POLÍTICA
27/09/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 27/09/2018 5:00 AM CDT

'Cuatro años sin poder abrazarlos': testimonios de padres de Ayotzinapa

A cuatro años de la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, los padres hablaron de cómo ha sido este tiempo sin sus seres queridos.

Padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa encabezan la marcha del Ángel de la Independencia rumbo al zócalo capitalino como parte de las actividades del cuarto aniversario de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2018.
DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ/CUARTOSCURO
Padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa encabezan la marcha del Ángel de la Independencia rumbo al zócalo capitalino como parte de las actividades del cuarto aniversario de los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2018.

Lo que más extraña Cristina de su hijo Benjamín son los abrazos. Han transcurrido cuatro largos años y admite que se siente muy triste.

"A cuatro años, sin poder darles abrazos a cada uno de ellos. Cuando llegan sus cumpleaños, o como madres y padres llegan nuestros cumpleaños sin recibir abrazos de nuestros hijos", dice en la explanada del Zócalo Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista, uno de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa que fueron víctimas de desaparición forzada y de los que se desconoce su paradero desde el 26 de septiembre de 2014.

A Cristina le duele que el presidente Enrique Peña Nieto "sigue defendiendo su verdad histórica", pese a que "ya fue destruida". En medio de su dolor, Cristina recuerda a los miles de familiares que tampoco saben en dónde están sus seres queridos. Sin tener mayor certeza del destino de su hijo, tiene algo claro: "debemos de caminar juntos para llegar a la verdad".

Nicanora García, madre de Saúl Bruno García, dice que durante cuatro años no han descansado, pero seguirán buscando a sus hijos hasta encontrarlos.

Para mí es muy triste porque ya cuatro años en los que el gobierno no ha dado una respuesta para darnos a nuestros hijos. Porque mi hijo vino con un sueño a estudiar para ser maestro y el gobierno nos los ha arrebatado, por eso nosotros a cuatro años le seguimos exigiendo que los queremos de regreso, queremos que regresen ellos.-Nicanora García, madre de Saúl Bruno.

El rostro serio de Saúl está impreso en la playera que viste Nicanora, junto con el letrero que carga a todos lados con la frase "¡Vivo se lo llevaron!". Avanza hasta al frente del contingente de padres y recuerda que su hijo no es un delincuente y que su sueño es prepararse para ser maestro y poder compartir el conocimiento con los niños de donde viven (Tecoanapa, Guerrero). Con un hijo desaparecido, Nicanora García no tiene miedo de asegurar que "el gobierno sabe a dónde los fue a dejar; no están desaparecidos, él los tiene". Como Cristina Bautista, se solidariza con los otros familiares de desaparecidos: "Me quitaron a un hijo y ahora busco a 43, y a miles de desaparecidos, no nada más son ellos".

A Aristeo González no solo le quitaron a un hijo aquella fatídica noche del 26 de septiembre. Desde hace 1,461 días busca a Jorge Luis González Parral y a Doriam González Parral. Aunque dice que en este tiempo no han tenido una respuesta por parte del gobierno mexicano, alberga "una nueva esperanza con el gobierno que va a entrar".

(Andrés Manuel) nos lo dijo hoy en una reunión que va a poner todo a su alcance para dar con el paradero de nuestros hijos. Una nueva investigación en donde se va a esclarecer todo el caso..Aristeo González, padre de Jorge Luis y Doriam González Parral.

Para Estanislao Mendoza, padre de Miguel Ángel Mendoza Zacarías, no ha sido fácil porque ya son cuatro años sin resultados. "Nunca nos dieron ninguna respuesta, nomás nos quisieron engañar: primero que lo habían encontrado en las fosas, segundo en el basurero de Cocula y después que lo encontraron en una bolsa por un fragmento de un estudiante, que nada más ese fragmento encontraron, pero ninguno de los demás normalistas", cuenta Estanislao mientras avanza el contingente sobre Paseo de la Reforma.

Estanislao Mendoza duda de la versión del gobierno federal de que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula, en el estado de Guerrero. Aunque peritos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) confirmaron en 2014 que los restos presuntamente encontrados en el Río San Juan, en Cocula, correspondían al estudiante Alexander Mora, el papá de Miguel Ángel desconfía de cómo llegó la bolsa con los restos a ese lugar. "Ninguna otra persona vio si en verdad allí los tiraron o cómo llegaron allí las bolsas. Es la única prueba, pero de los demás nada, ni vivos ni muertos, no sabemos".

JOSÉ BELTRÁN
Los padres se detienen en el monumento a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos para hacer el pase de lista de los jóvenes, el 26 de septiembre de 2018.

Cuarenta y ocho meses sin resultados, pero aún así Estanislao Mendoza no pierde la esperanza porque el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió ese mismo miércoles en la mañana a crear una Comisión de la Verdad para el caso, a emitir un decreto para garantizar la no obstaculización de ninguna investigación y a solicitar la asistencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) para que apoyen en la investigación.

Lo que sí advierte es que ellos seguirán buscando: "No olvidamos y no perdonamos hasta que no sepamos la verdad". Tanto para Estanislao como para los demás padres, no hay lugar para la solicitud de perdón de AMLO. "No va a haber ni perdón ni olvido".

"Una administración de gobierno federal que tuvo una oportunidad histórica para generar un punto de no retorno en la medida en que tutelara la justicia y la no verdad. No solo perdieron esa posibilidad, sino que construyeron una teoría de caso que no pasó el asidero de la supervisión internacional", dice Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), una de las organizaciones que ha acompañado a los familiares de las víctimas de Ayotzinapa.

Mario Patrón comprende la esperanza que albergan en el nuevo gobierno los padres de los estudiantes normalistas. En cuatro años encontraron que "esta PGR de hoy está contaminada, es corrupta y no va a poder generar una investigación autónoma y eficaz", por lo que el diálogo con el presidente electo abre oportunidades no solo para el caso de Ayotzinapa, sino para miles de familias que buscan a sus seres queridos.

"La expectativa de inaugurar una nueva etapa, Ayotzinapa representa la historia y el dolor de más de 37 mil personas desaparecidas en los últimos diez años. Resolver Ayotzinapa es probar y construir un camino que puede ser una luz para estos más de 37 mil personas desaparecidas", dice el director del Centro Prodh, minutos antes de que Cristina Bautista, la madre que extraña los abrazos de su hijo Benjamín, jure a los asistentes: "no nos vamos a rendir".