INTERNACIONAL
24/09/2018 9:39 AM CDT | Actualizado 24/09/2018 9:44 AM CDT

Venezuela acusa a México de participar en el presunto atentado contra Maduro

Funcionarios de la embajada mexicana en Venezuela estarían involucrados, según el gobierno de Caracas.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, duranta una conferencia de prensa en Caracas, Venezuela, el 18 de septiembre pasado.
Bloomberg vía Getty Images
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, duranta una conferencia de prensa en Caracas, Venezuela, el 18 de septiembre pasado.

Venezuela pidió este domingo a Chile, Colombia y México aclarar si funcionarios de sus embajadas apoyaron la fallida fuga de uno de los presuntos responsables del estallido de drones con explosivos, en agosto, durante un acto encabezado por el presidente Nicolás Maduro.

"No hay inmunidad diplomática en el caso de encubrimiento de terroristas", advirtió en rueda de prensa el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, sin identificar a los diplomáticos.

Agregó que Maduro ordenará al canciller Jorge Arreaza que pida directamente a esos funcionarios aclarar si participaron.

Rodríguez anunció que la madrugada del sábado fueron capturados Henryberth Rivas Vivas, alias Morfeo, y otras dos personas por la explosión de dos drones el 4 de agosto en las proximidades de la tarima desde la cual el mandatario socialista presidía un desfile militar.

En confesiones en video difundidas por el ministro, Rivas relató que personal diplomático estaría relacionado con sus frustrados planes de huir de Venezuela.

El hombre dijo haber recibido instrucciones para contactar con un funcionario de la embajada chilena, quien lo ayudaría a trasladarse a Colombia con la mediación de personal de las sedes diplomáticas de México y Colombia.

"Tiene que explicar la embajada de Chile por qué un asesino, un terrorista (...), recibe la instrucción (...) de que se dirija a la embajada", expresó Rodríguez.

Allí está refugiado el parlamentario opositor Freddy Guevara, acusado de incitar a la violencia durante protestas contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en 2017.

Las cancillerías de los tres países señalados rechazaron cualquier participación.

Chile citó para el lunes al embajador de Venezuela y rechazó de forma "enérgica" las "gravísimas y calumniosas insinuaciones y amenazas del gobierno de Nicolás Maduro", según un comunicado.

Por su parte, Colombia dijo que las acusaciones "carecen de todo fundamento" y expresó "preocupación por las repercusiones" que pudiesen tener sobre la seguridad de su personal diplomático y consular. México también repudió "categóricamente" la denuncia.

Secretaría de Relaciones Exteriores
Comunicado de la Cancillería mexicana en el que rechaza las acusaciones del gobierno de Caracas.

Van 28 detenidos

Junto con Rivas fueron arrestados Ángela Expósito, de doble nacionalidad española-venezolana, señalada por esconderlo en su residencia, y el coronel en retiro Ramón Velasco.

Hasta el momento 28 personas están detenidas por el caso de los drones, precisó Rodríguez, quien pidió a Estados Unidos y Colombia aprobar la extradición de quienes el gobierno venezolano señala como autores intelectuales.

Entre ellos está el expresidente del Parlamento Julio Borges, exiliado en Bogotá, quien califica de "farsa" el atentado.

"Cumplan con las leyes y tratados internacionales en materia de terrorismo", exigió Rodríguez, quien tildó de "sandeces" los cuestionamientos a la veracidad del fallido magnicidio.

En Twitter, Borges desestimó los nuevos señalamientos y aseguró que responden a una "demanda que adelantan Perú, Colombia, Argentina, Paraguay y Chile ante la Corte Penal Internacional" contra Maduro.

Rodríguez reiteró acusaciones contra el expresidente colombiano Juan Manuel Santos por el ataque.

"El señor presidente de Colombia, Iván Duque, tiene que deslindarse de los hechos planificados en el gobierno de Juan Manuel Santos. ¿O no? ¿O está de acuerdo con el intento de asesinato?", manifestó.

Un funcionario de migración en Colombia, que el gobierno venezolano identifica como Mauricio Jiménez, es acusado de haber permitido el paso por la frontera de responsables del ataque para recibir entrenamiento en la localidad colombiana de Chinácota.