ESTILO DE VIDA
24/09/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 24/09/2018 6:00 AM CDT

¿Qué es la leche de avena? Te decimos por qué esta (deliciosa) leche cobra cada vez más fuerza

¿Es mejor que la leche de coco, almendras o soja? Esto es lo que debes saber.

belchonock via Getty Images

En la década de 1990, una compañía llamada Oatly nació en Suecia. Rickard Öste, fundador de Oatly, descubrió que al combinar avena, agua y una pizca de aceite de canola, podía elaborar una leche cremosa, naturalmente dulce, sin lácteos y sin gluten, que resultaba perfecta para casi todo. El resto de Europa se recuperó bastante rápido y 25 años después de que Oatly abriera sus puertas, Estados Unidos se unió a la fiesta.

La manía de la leche de avena comenzó a alcanzarse en los EE. UU., a principios de 2018. Llegó a un punto álgido el verano: su capacidad de producir el café con leche perfecto sin lácteos se ha puesto especialmente de moda en las cafeterías, y los baristas y las tiendas de comestibles de todo el mundo pronto se encontraron con escasez de leche tradicional.

A medida que Oatly y otros fabricantes de leche de avena se esfuerzan por remojar, drenar y envasar su leche de avena lo más rápido posible, surge la pregunta: ¿qué es exactamente la leche de avena, por qué es tan deliciosa y es buena para nosotros? Miremos más de cerca.

He aquí por qué las personas aman la leche de avena

Anna-Ok via Getty Images

A lo largo de los años, se ha necesitado una gran cantidad de intentos de prueba y error para perfeccionar el proceso de producción de leche de soja, leche de coco y leche de almendras con la consistencia y sabor adecuados. También involucra muchos ingredientes adicionales, y no siempre son excelentes para nosotros.

La leche de avena, por otro lado, es muy sabrosa: la avena es fibrosa y absorbe el agua con mayor facilidad que las nueces, lo que da lugar a una consistencia cremosa natural. Además, la avena es un poco dulce, lo que aumenta que sepa deliciosa.

Mientras que un puñado de compañías fabrican leche de avena, Oatly es la más popular. La nutricionista basada en D.C. Lisa Hayim dijo que también hay algo que decir sobre el marketing en torno a Oatly: sucede que tiene un envase muy lindo. "Como nutricionista que se frustra con las modas y la comercialización a consumidores inocentes, este no me molesta", dijo Hayim.

Sí, la leche de avena es buena para ti

¿Por qué no le molesta la moda de la leche de avena a Hayim? Porque además de probar muy bien, también está llena de nutrientes.

"Es una gran adición a la concurrida industria de la leche de nueces no lácteas debido a su composición nutricional única", explicó. "La leche de avena traerá muy poca grasa, un poco de carbohidratos y solo una pequeña cantidad de proteína. Parte de su composición de hidratos de carbono proviene de la fibra, y el tipo específico de fibra podría tener efectos reductores del colesterol".

Además, el hecho de que la avena sea naturalmente un poco dulce hace que agregar azúcar no sea necesario para que tenga un sabor excelente. Ese es un sueño para cualquier nutricionista.

Y lo mejor es que la puedes preparar por ti mismo, mira cómo aquí (en inglés):

¿La leche de avena es mejor alternativa a la tradicional?

¿Y qué hay de la leche de coco, la leche de almendras y la leche de soja? ¿Deberíamos abandonarlas por completo a favor de la leche de avena? Hayim advierte en contra de eso, diciendo que las diferentes leches no lácteas traen diferentes perfiles de nutrición a la mesa.

"No es que una sea 'mejor' o 'peor', sino que debe considerarse el cambio en las composiciones de macronutrientes", explicó Hayim. "La leche de soja proviene de la soja, por lo que naturalmente obtendrás una cantidad decente de proteínas similar a la leche de vaca normal. La leche de almendras (o cualquiera de las leches de nueces) proviene de nueces o semillas que se componen principalmente de grasa. Dependiendo de la cantidad de dilución, es probable que veas un porcentaje más alto de grasa que se encuentra en la leche de almendras en comparación con la leche de avena. La leche de coco también será más alta en grasa y contendrá grasas saturadas".

Si bien no cabe duda de que la diversidad es clave para la nutrición, también vale la pena señalar que la leche de avena puede ser una opción más sostenible que otras leches no lácteas. Por ejemplo, se requieren seis veces más agua para cultivar almendras que avena, según la Water FootPrint Network. Además, la leche de avena es una bendición para las personas con alergias a los alimentos: la avena no tiene nueces y, en su mayoría, no contiene gluten (¡pero asegúrate de consultar la etiqueta!).

"""Besancon, Lydie""" via Getty Images

Al igual que otras leches no lácteas, la leche de avena se vende en el pasillo del refrigerador y en cajas no refrigeradas. Marcas como Elmhurst y Pacific Foods normalmente se pueden encontrar en los pasillos cerca de las sopas en caja, mientras que Califia Farms y Oatly están en la sección refrigerada cerca del yogurt y los huevos. Como advertencia, las leches en caja no lácteas generalmente tienen más ingredientes en ellas, pero ese no es siempre el caso. Solo asegúrate de ser un detective de etiquetas mientras seleccionas tus leches de avena.

Como la mayoría de las cosas, probablemente no deberías exagerar con la leche de avena. Tiene una cantidad decente de carbohidratos, y los carbohidratos se descomponen como azúcar en el cuerpo. Pero en general, disfruta cada sorbo de ese café con leche de avena, porque ¿adivinen qué? En realidad es bastante buena para ti, y para el medio ambiente.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.

VIDEO SUGERIDO: