UN MUNDO MEJOR
14/09/2018 1:02 PM CDT | Actualizado 14/09/2018 1:06 PM CDT

Las lecciones de tres adultos mayores que trabajan en Starbucks

El pasado 28 de agosto, la empresa abrió su primera tienda atendida por personas de la tercera edad.

Ellos son los nuevos partners que inauguraron la primera cafetería de Starbucks en México y América Latina que es atendida por personas mayores de 60 años.
Starbucks México
Ellos son los nuevos partners que inauguraron la primera cafetería de Starbucks en México y América Latina que es atendida por personas mayores de 60 años.

Entrar a la cafetería Starbucks ubicada en el Corporativo Coyoacán, en Ciudad de México, tiene al menos dos alicientes, el primero es ver que gran parte del personal son adultos mayores a quienes se les nota el gusto que tienen por servir, y lo segundo, ya hablando con algunos de ellos ,es comprobar que no solo tienen ganas de trabajar, sino algo más importante: aprender.

El pasado 28 de agosto, en el mero Día del Abuelo, la empresa abrió las puertas de esta sucursal, que si bien ya existía desde hace varios años, ahora tiene el detalle de ser la primera en México y América Latina en ser atendida por personas de la tercera edad, quienes desde muy temprano se ponen el característico mandil verde con el logo de la sirena, toman las órdenes, preparan las bebidas y/o alimentos, gritan el nombre del cliente y hacen la entrega con una sonrisa en el rostro.

Miguel Martínez, Carmen Lazo y Gerardo Flores son parte de la plantilla de los 16 nuevos partners de este espacio. Los tres llegaron gracias al vínculo que tiene Starbucks con el Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) y la aceptación de la gente no solo la han percibido en la tienda, también en la calle, en donde les tocan el claxon para saludarlos o decirles: "¡hola, que tengas un bonito día!".

Starbucks México

Antes de incorporarse como barista, Miguel, de 61 años, se dedicaban a traducir libros universitarios. Así lo hizo de 1990 a 2017 y cuando llegó a la tercera edad en lugar de decidir encerrarse en su casa, tomó la elección de mantenerse activo y algo aún más significativo, salir de su zona de confort.

Hace dos o tres años empecé a leer sobre la zona de confort y sé que está bien para algunas personas, pero a mí me hacen daño la rutinas. A mí me gusta darle novedad a las situaciones y por eso hacer algo que no había hecho, para mí fue muy importante. Algo contrastante, que cuando parece que no es lo tuyo, entonces dices, pues sí va a ser lo mío".

Debido a su trabajo, Miguel no tenía tanto contacto social. De hecho él señala que era como "un científico loco hable, hable y hable, dictándole a la computadora". Sin embargo, ahora tiene convive diariamente con al menos 300 personas y aunque no es de los que planea su vida laboral a futuro, sí tiene un aprendizaje para el presente.

Yo prefiero hacer mejor hoy lo que hice ayer, yo sé que de esa manera pueden funcionar las cosas en cuestiones de escalafón para tener una mejor posición".

Y también para la vida, pues si bien acepta que en México las oportunidades de trabajo para las personas de la tercera edad son muy limitadas, también señala que esto tiene que ver con cada persona.

Yo creo que sí te cuesta trabajo como adulto mayor encontrar trabajo, pero finalmente si estás decidido a ocuparte, encuentras en donde. Entonces creo que ese es el mensaje: busca lo tuyo y no lo que te digan los demás qué te conviene, lucha por lo que tú quieres".

Starbucks México

Carmen, de 62 años, nunca ha parado de trabajar, le gusta mantenerse ocupada y sobre todo, tener una independencia económica. Por 12 años laboró en el extinto Instituto Mexicano de Comercio Exterior, después se fue a una empresa privada y luego empezó por su cuenta, tenía una empresa en la que rentaba equipo de audio y video, más tarde abrió su restaurante y finalmente, vendió joyería.

Para ella, Starbucks era un "lugar de jóvenes", hoy su visión ha cambiado y esto también se ha debido al apoyo que ha recibido por parte de sus hijos. Incluso, uno de ellos publicó un tuit para demostrar lo orgulloso que estaba de mamá.

AOL

Aunque a Carmen no le faltan muchos años para poder pensionarse, el ser parte de este nuevo reto la ha motivado, primero para aprender y después, por qué no, para ahora ser ella una de las personas que capacite a los futuros adultos mayores que lleguen a las cafeterías.

Aprender, aprender y aprender, me falta mucho y en esa medida lo que veo es que la gente no permanece en un lugar, siempre hay proyección para más y por qué no pensar en algo así para nosotros. Es muy motivante, muchos se quejan de "hay voy a trabajar, no hay de otra o qué nos queda" y están tan jóvenes; yo la verdad vengo muy contenta a trabajar".

Starbucks México

Al principio, Gerardo, de 64 años, dudo en tener la experiencia para un puesto en Starbucks; sin embargo, no desaprovechó la oportunidad que ahora para él representa un "paraíso" pues no solo se levanta con el entusiasmo de ir trabajar sino de convivir con sus partners y los clientes.

El aprendizaje ha sido mucho, tanto a nivel personal como emocional pues ahora se ha vuelto más sociable, y en el camino ha tenido anécdotas como las dos ocasiones que a un mismo cliente le preparó una bebida a la que "le faltaba algo".

La tercera vez que Víctor me pidió esa bebida, me dijo: 'un favor, ¿ahora si le pones café?'. No hubo reclamo, ni siquiera mala cara; me lo dijo con una sencillez que para mí fue de gran gratitud".

Si Gerardo te entrega tu pedido, sin duda tendrá una sonrisa en su rostro, no importa qué tan apurado o estresado esté, le pondrá buena cara a las cosas

El sonreírle a la gente es mostrarle el agradecimiento por haber venido y demostrarnos paciencia. Me gusta que se vayan relajados".

Para Christian Gurría, director de Starbucks México, estas personas le han impregnado estas tres características a la marca: un gran interés por aprender cosas nuevas, una gran atención al detalle y asegurar que su trabajo está bien hecho, y una necesidad social de platicar, conectar y compartir.

Actualmente en la empresa hay 65 adultos mayores trabajando, pero Christian tiene el reto de duplicar la base al terminar el 2019, es decir, tener 130 personas de la tercera edad entre sus filas, y replicar la tienda en otras ciudades de la República Mexicana.

Aunque originalmente es la inclusión al final tocas y mueves muchas cosas, es un tema de 'me siento incluido', 'me siento útil', 'sigo independiente', 'puedo mantenerme activo', 'puedo conocer gente' y 'estoy aprendiendo algo nuevo'".

VIDEO SUGERIDO