MÉXICO
13/09/2018 11:39 AM CDT | Actualizado 13/09/2018 12:55 PM CDT

A 50 años de la Marcha del Silencio, hoy los estudiantes volverán a tomar las calles

El 13 de septiembre de 1968, los alumnos se manifestaron para exigir la autonomía universitaria y la libertad de los presos políticos.

Hace 50 años, diversos alumnos decidieron taparse la boca con cinta adhesiva para demostrar que podrían manifestarse sin decir una sola palabra que pudiera ser usada en su contra.
Twitter
Hace 50 años, diversos alumnos decidieron taparse la boca con cinta adhesiva para demostrar que podrían manifestarse sin decir una sola palabra que pudiera ser usada en su contra.

El 13 de septiembre de 1968 fue un día que marcó no solo a los estudiantes sino a la sociedad mexicana. El gobierno de Gustavo Díaz Ordaz llevaba dos semanas de haber incrementado la represión contra la comunidad estudiantil y los había tachado como los culpables de provocar disturbios con el único afán de impedir los XIX Juegos Olímpicos que se realizarían en nuestro país ese año.

De hecho, en su Cuarto Informe Presidencial, Díaz Ordaz le envió un contundente mensaje a todas aquellas personas que decidieran seguir "violando el orden".

Hemos sido tolerantes hasta excesos criticados, pero todo tiene un límite y no podemos permitir ya que se siga quebrantando irremisiblemente el orden jurídico como a los ojos de todo mundo ha venido sucediendo",Gustavo Díaz Ordaz

El Congreso entero le aplaudió. De hecho, el Senado le dio su "apoyo total" para que dispusiera de la totalidad de las fuerzas armadas "en defensa de la seguridad interna y externa de México, cuando fuera preciso".

Sin embargo, los alumnos en lugar de achicarse decidieron tomar las calles y callar al gobierno. Acordaron realizar el viernes 13 de septiembre una Marcha del Silencio para probar que ellos no eran los provocadores.

a50del68.com

Un día antes, el 12 de septiembre, la administración de Díaz Ordaz inició una campaña para provocar miedo por la manifestación estudiantil. Helicópteros sobrevolaron la ciudad y dejaron caer volantes firmados por uniones y sociedades de padres de familia de la UNAM e IPN, en los que recomendaban impedir que sus hijos acudieran a la Marcha del Silencio, pues serían "enfrentados con el ejército".

Estos eran los seis puntos del pliego petitorio de hace 50 años:

a50del68.com

En 2018, las expresiones de violencia por parte de grupos porriles, la inseguridad dentro y fuera de las escuelas y el acoso sexual que sufren las alumnas son parte de las demandas que la comunidad estudiantil le está demandando al rector de la UNAM, Enrique Graue, quien la tarde de este miércoles 12 de septiembre se reunió con la Asamblea General del Colegio de Ciencias y Humanidades Azcapotzalco y aceptó los nueve puntos que conforman el pliego petitorio.

Entre los principales puntos aceptados están: correcta asignación de docentes a cada asignatura, dar solución a los problemas de acoso y seguridad para miembros de la comunidad universitaria.

De acuerdo con un comunicado, Graue Wiechers también se habría comprometido a castigar a los autores materiales e intelectuales de los hechos violentos del pasado 3 de septiembre, así como a realizar las acciones necesarias para desarticular, destituir y expulsar de la UNAM a los grupos porriles y aquellas personas que los promovieran y protegieran.

Hoy, a la misma hora y con la misma ruta: partiendo del Museo de Antropología para el Zócalo, los alumnos de la UNAM, IPN, UAM y otras universidades caminarán para exigir la salida de los porros de las escuelas.

Twitter