INTERNACIONAL
08/09/2018 11:36 AM CDT | Actualizado 08/09/2018 12:11 PM CDT

La administración de Trump discutió sobre un golpe militar contra Nicolás Maduro: NYT

Para derrocar a Maduro, funcionarios del gobierno de Donald Trump estuvieron presentes en reuniones secretas con militares venezolanos.

HuffPost

La administración del presidente estadounidense, Donald Trump, sostuvo reuniones secretas con militares rebeldes de Venezuela durante 2017 para discutir sus planes para derrocar al presidente Nicolás Maduro, reveló este sábado The New York Times.

De acuerdo con el diario estadounidense, la información la dieron a conocer funcionarios estadounidenses.

En el artículo titulado "La administración Trump discutió planes de golpe con oficiales rebeldes venezolanos" refiere que la Casa Blanca indicó que era importante entablar diálogo con los venezolanos que "demuestren tener un deseo de democracia" para "traer un cambio positivo a un país que ha sufrido" tanto con Nicolás Maduro.

Sin embargo, señala que los comandantes militares venezolanos involucrados en las conversaciones no eran la figura ideal por estar en la lista de sanciones del gobierno de EU por ser corruptos.

Los funcionarios estadounidenses finalmente decidieron no ayudar a los conspiradores, y los planes de golpe se estancaron. Pero la voluntad de la administración Trump de reunirse varias veces con oficiales amotinados que intentan derrocar a un presidente en el hemisferio podría ser contraproducente desde el punto de vista político". New York Times

El artículo se publica en medio de la situación de escasez extrema de alimentos y medicinas que se vive en el país latinoamericano que ha ocasionado un éxodo de venezolanos desesperados que huyen hacia países vecinos, algo que también ha tenido consecuencias en países como Colombia, Brasil, Ecuados y Perú.

NYT señala que los oficiales militares buscaron acceso directo al gobierno de EU desde la administración de Barack Obama, pero fueron rechazados, por lo que después de que en agosto de 2017 Trump señalara que su gobierno tenía una opción militar para Venezuela, los militares llegaron a Washington una vez más.

Establecer un canal clandestino con golpistas en Venezuela fue una gran apuesta para Washington, dada su larga historia de intervención encubierta en América Latina. Muchos en la región todavía se resienten profundamente de los Estados Unidos por respaldar rebeliones anteriores, golpes de Estado y conspiraciones en países como Cuba, Nicaragua, Brasil y Chile, y por hacer la vista gorda ante los abusos de los regímenes militares cometidos durante la Guerra Fría". New York Times