ENTRETENIMIENTO
07/09/2018 11:51 AM CDT | Actualizado 07/09/2018 12:02 PM CDT

Ser obscenamente libre y amar los cambios en el mundo: entrevista con Fito Páez

Aún con su trayectoria, Fito Páez todavía puede experimentar la emoción que trae consigo el presentarse por primera vez en un gran escenario como el Carnegie Hall.

Dentro de algunas semanas, acompañado de un grupo electroacústico y una orquesta, el músico argentino, Fito Páez se va a presentar por primera ocasión en el Carnegie Hall de Nueva York. AFP photo / Omar Torres.
AFP/Getty Images
Dentro de algunas semanas, acompañado de un grupo electroacústico y una orquesta, el músico argentino, Fito Páez se va a presentar por primera ocasión en el Carnegie Hall de Nueva York. AFP photo / Omar Torres.

Con más de cuatro décadas de carrera artística, Fito Páez todavía tiene la oportunidad de experimentar primeras veces. La siguiente que aparece en el horizonte es la de pisar por primera vez el Carnegie Hall de Nueva York y al ser una ocasión especial, se presentará en compañía de su banda completa y de una orquesta.

Por tal celebración es que platicamos con él por teléfono y al enterarse de que estábamos en Ciudad de México, no dudó en expresar su añoranza por estar pronto de regreso en este país en el que pasó más de la mitad de su vida. Es por ello por lo que le preguntamos sobre los grandes cambios que han sufrido ambos países y de la vigencia que mantienen sus canciones en los contextos actuales.

Fito Páez: Hablabas de la palabra vigencia hace unos instantes, y yo creo que eso tiene que ver con el amor al lenguaje cuando se aplica a la música, a las letras, al cine, al teatro o a lo que sea que hagas. Eso está ligado a que, en ese amor y en ese laboratorio que es la vida misma con esos lenguajes, las cosas están en movimiento permanente y siempre hay una manera u otra de expresar algún sentimiento, una idea o reflexión.

Entonces, eso hace que también haya atravesado todos estos años de una manera muy feliz, incluso contando sucesos trágicos o dramáticos. Y acompañando luchas de todo tipo en todo el continente, pero sobre todo en Argentina o en México que es donde más tiempo he pasado.

Ahora, las cosas a las que muestro mi solidaridad ahora las he apoyado siempre. Cuando uno ve a todas las mujeres en Argentina, o a una gran parte, porque todavía hay un sector bastante conservador, con el tema del aborto se generó una situación altamente conflictiva, la ley no salió en el Congreso, pero se ganó una batalla cultural de tal manera que se instaló el tema de que las mujeres no pueden seguir muriendo en estos gabinetes tan espantosos donde se realizan los abortos ilegales.

Esta lucha fue muy positiva la que encararon las mujeres, de altísimo valor filosófico y legal. Esas son cuestiones que muchas personas hemos defendido durante muchos años, aunque no seamos mujeres. Si la ley no sale hoy, va a salir mañana o el año que viene, en algún momento.

El artista es una persona que busca la libertad, y a mí me gusta lo que hace bien a la mayoría y que tiene alegría, buena leche y un buen pulso. No hay manera de no apoyar todos estos movimientos libertarios. Fito Páez

HuffPost:¿Te sientes libre o es una idea que sigues buscando?

Fito: Bueno, la libertad de verdad debe de dar miedo, ¿no?, la libertad total. El poder cumplir todos tus deseos, hasta el más absurdo, porque es una zona donde no hay ninguna atadura. Estamos hablando siempre de libertades civiles y de libertades que nos permitan lograr una convivencia en armonía. Y hasta eso es una utopía. Pero siempre es bienvenido cada paso que se da en la búsqueda de una libertad individual, que permita a las personas ser más felices.

Personalmente, me considero una persona obscenamente libre y tengo que agradecerle al mundo que me ha permitido ser así y a mi voluntad también, porque tampoco tenés ese lugar por una varita mágica, hay que pelear mucho por esa libertad para poder ser quien uno es. Se mezcla un poco eso y también el lugar que te dan los otros, que cuando te ven eso te lo celebran. Me considero una persona bastante afortunada.

Sin embargo, aún hay personas que se dejan tomar por sorpresa por las decisiones creativas que toma el rockero argentino en su carrera. Como ejemplo se puede poner la portada de su disco La Ciudad Liberada (2017), en la que aparece su rostro encima sobre el cuerpo de su novia, María Eugenia Martínez Kolodziej. Pero el compositor asegura que quien hoy se asusta con una imagen como esa es porque vive en la época de las cavernas.

Eso era realmente un juego entre nosotros, mis amigos. Alejandro Rojo y yo jugamos a eso hace muchos años, esta portada era como la broma de la broma y hoy en día eso no asusta a nadie. En mundo donde hay tanta visibilidad de la vida trans, drag, lésbica y gay, es un chiste como diciendo "hola, muchachas también nosotros estamos acá" porque ya saben.

HuffPost:La canción que da nombre a ese disco es un retrato de un lugar fascinante dentro de Buenos Aires, ¿cómo no perder la capacidad de sorpresa dentro de tu ciudad, ya no digamos en tu país?

Fito: Buenos Aires siempre ha sido muy conservadora y muy salvaje, entonces cuando descubres un lugar como en el que está inspirada la canción, este caso el refugio Monteagudo, resulta muy hermoso. Cuando vi el reporte del refugio en las noticias, me comuniqué con la dirección y al día siguiente ya estaba yo tocando ahí con el piano, fue una cosa muy espontánea con amor.

Lo que te encontrás ahí es que, en medio de una ciudad tan salvaje, hay mucha gente que está necesitada de dar y recibir amor. Entonces la cantidad de besos, abrazos y las cosas que me invitaron, "tomáte un vaso de vino y tomá un pedazo de pizza", fue como estar con una familia que no sabía que tenía.

Ahí te das cuenta de que la solidaridad y la bondad también están instalados, al igual que el mal y la codicia, en el centro del corazón humano. Entonces no está todo perdido.Fito Páez

En alguna entrevista que dio hace unos meses, Fito mencionó que los jóvenes tienen la obligación de "aplastar el cráneo" de los artistas que los precedieron. A nosotros nos comentó que, si lo logran o no, es problema de ellos.

Pero él graba todas las semanas con artistas que le llaman de México, Brasil, Argentina o de donde sea que se lo pidan. Asegura que es un ejercicio permanente de vinculación puesto que ha encontrado músicos y artistas nobles, hermosos y con muy buen rollo a pesar de estar en los márgenes de la popularidad.

HuffPost:Preguntarte a estas alturas de tu trayectoria si sientes nervios antes de subirte a un escenario sería ridículo, pero ¿cuáles son las sensaciones previas por presentarte por primera vez en el Carnegie Hall?

Fito: Son muchas cosas. Primero, es una sala muy querida que tiene tanta historia como la propia ciudad, que ha recibido a grandes artistas de mucho prestigio. Para mí es un gran honor que me hayan convocado a tocar ahí porque es un lugar de excelencia.

Entonces, estamos preparando arreglos cercanos al álbum Euforia (1996), con una banda electroacústica y atrás vamos a tener una orquesta de veintiún músicos con cuerdas, metales y vientos, va a ser un conciertazo que va a abarcar casi la totalidad de los álbumes.

A pesar de hacer un constante repaso por su discografía, entre risas dice que no tiene tiempo para pensar en los tiempos que ya sucedieron pues hace un concierto tras otro. Y cuando no está sobre el escenario, está componiendo y actualmente escribe otra película, un libro de cuentos y además tiene que criar hijos.

Fito: Para lo que sí tengo tiempo es para disfrutar el tocar, desde en el bar de la esquina de la casa para los borrachos y luego prepararme para un escenario como el Carnegie Hall. Tocar ahí es el sueño que uno tiene de pibe, estar en ese lugar tan bello, con esa acústica perfecta y esas reverberaciones tan geniales. Todo eso frente a un público atento en una ciudad cosmopolita como lo es Nueva York, plena de una colectividad latinoamericana vital que vamos a llenar esa sala. Todo es alucinante y experiencias hermosas.

Animado, recalca las ganas que tiene de volver a México, a las cuevas, como él les llama, en las que tanto se divierte haciendo música y escuchándola. Despide nuestra entrevista con un envidiable candor en las palabras y un manifiesto entusiasmo por lo que sea que venga.

Omar Torres via Getty Images
Fito Páez.