POLÍTICA
06/09/2018 5:00 AM CDT | Actualizado 06/09/2018 8:04 PM CDT

'Si se hablara de las víctimas como se habla del NAIM las cosas serían muy distintas' #VocesDeLaTransición

Para el académico Jacobo Dayán, la discusión de las víctimas de la violencia en México está en el olvido, pero se habla mucho del nuevo aeropuerto. #VocesDeLaTransición

Las víctimas de la violencia en México no fueron el principal tema de la pasada campaña presidencial, ni siquiera porque 101 políticos y candidatos fueron asesinados en los nueve meses que duró. El tema que sí mereció la atención de los candidatos presidenciales fue la propuesta del entonces candidato puntero Andrés Manuel López Obrador de cancelar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Han pasado dos meses desde la elección en la que resultó electo López Obrador y el tema del NAIM sigue en boca de todos, aunque se discute poco otro de los grandes temas pendientes que deja la saliente administración.

"Si hubiera en México la mitad de la discusión que hay del aeropuerto en estos temas estaríamos mucho mejor, la atención está centrada en el avión presidencial, en el aeropuerto, en la descentralización de secretarías, pero no está en la generación de una agenda sólida de justicia, verdad y víctimas", dice en entrevista Jacobo Dayán, profesor-investigador del Seminario de Violencia y Paz del Colegio de México (Colmex) y profesor de la Universidad Iberoamericana.

Para Dayán, el gobierno de Enrique Peña Nieto continuó por la misma línea que su antecesor Felipe Calderón Hinojosa, que se vio representada por la negación del problema y un abandono absoluto a las víctimas.

Con una estrategia de seguridad que se centró en gran medida en la militarización de la seguridad pública, el descabezamiento de los líderes de cárteles del narcotráfico y cuyo saldo son más de 250 mil víctimas de homicidios en los últimos 12 años y más de 37 mil personas desaparecidas, el gobierno electo prometió la pacificación del país con una ruta distinta que incluye una Ley de Amnistía, Comisiones de la Verdad y el retiro de las Fuerzas Armadas de las calles, esto último culminaría en 2021, de acuerdo con el secretario de Seguridad propuesto, Alfonso Durazo.

Académicos, activistas y organizaciones de la sociedad civil que conforman el colectivo Seguridad Sin Guerra han pedido el retiro gradual de las Fuerzas Armadas para que la seguridad pública esté a cargo de instituciones civiles, no militares, además del fortalecimiento de las policías en todos los niveles de gobierno. El colectivo admite que reformar a las policías no será suficiente, por lo que "es necesario reformar también las procuradurías, fortalecer al Poder Judicial y atender la crisis penitenciaria".

"Se entiende que (las Fuerzas Armadas) no se pueden retirar de un día para otro de las labores de seguridad pública, pero (hemos escuchado) un discurso de perfeccionamiento y profesionalización de policías tanto federales, estatales y municipales desde hace veintitantos años. La pregunta es: ¿en qué momento va a ser tomado en serio eso?", dice Dayán.

La propuesta de prescindir de las Fuerzas Armadas en las labores de seguridad pública contrasta con la confianza que tiene la población en el Ejército y la Marina. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2017, el 88% de la población de 18 años y más identifica a la Marina como la autoridad que mayor confianza le inspira, seguida del Ejército con 84.8%. Por su parte la confianza en la policía estatal es del 56.4% y de 51.2% en la policía preventiva municipal.

INEGI/ENVIPE
Nivel de percepción de confianza en la sociedad en las autoridades, ENVIPE.

Aunque el investigador reconoce que hay un cambio de paradigma en el nuevo gobierno principalmente por el acercamiento con las víctimas y la propuesta de despenalizar la marihuana, persisten dudas de origen sobre las propuestas planteadas por el nuevo gobierno, comenzando por los foros de pacificación convocados por AMLO y su equipo.

"Me parece que no son foros de pacificación, son foros donde han puesto su agenda, la agenda del nuevo gobierno que es la del perdón y el olvido. Lo que las víctimas que han contestado en Juárez y en Torreón es 'ni perdón ni olvido, verdad y justicia'", dice Jacobo Dayán en entrevista con el HuffPost México.

Los foros de pacificación servirán "para validar una política que ya tienen predefinida, sus leyes de amnistía, que todos los expertos han dicho que las leyes de amnistía van después de los procesos de memoria y verdad. No puedes tú empezar a amnistiar antes de garantizar verdad y justicia. Le están sugiriendo a las víctimas que perdonen, cuando el Estado no ha empezado a enmendar la situación".

Hay repetición y a las víctimas actuales no se les está garantizando tampoco verdad y justicia. Entonces se quita lo esencial que una víctima pide y se le pide que pida perdón, eso es demencial, ninguna víctima lo va a aceptar. No sabemos si los perpetradores quieren ser perdonados. El Estado mismo tendría que pedir perdón primero, por los actos, omisiones y colusiones con los criminales.-Jacobo Dayán, profesor-investigador.

En los últimos dos sexenios, los esfuerzos también se han concentrado en la erradicación de cultivos de drogas y aseguramientos de drogas, vehículos y armas, aunque en el caso de las armas en el sexenio de Peña Nieto fueron a la baja, como se vio en el Sexto Informe de Gobierno.

SEXTO INFORME DE GOBIERNO
Decomisos y detenciones en la guerra contra el narcotráfico.

Para Jacobo Dayán, una política de seguridad distinta pasa por la despenalización de las drogas, descriminalización de algunas actividades, controlar las actividades de los grupos criminales, pero siempre acompañados por el desmantelamiento de las redes de negocio, las redes criminales, de impunidad y de protección política.

Poca claridad en Comisiones de la Verdad

Aunque el próximo gobierno ha hablado de Comisiones de la Verdad para investigar los casos de graves violaciones a derechos humanos, Jacobo Dayán considera que "no queda claro los mandatos" ni si habrá o no "un Mecanismo Internacional contra la Impunidad como lo hay en países como Guatemala".

Para el profesor-investigador también es preocupante el mensaje que manda el próximo gobierno con la Fiscalía General de la República que está en proceso tras la reforma de 2014. "Parece que será una cercana al presidente, el mensaje que manda el presidente a los gobernadores es 'ustedes pongan también a sus fiscales cercanos', si el gobierno federal no toma una decisión de liberar la Fiscalía y hacerla autónoma e independiente con los amarres que sean necesarios para que no esté cooptado por intereses económicos, pues el mensaje a los gobernadores es el mismo".

"Andrés Manuel ha dicho que no va a perseguir crímenes del pasado, entonces, ¿cuál es la política en materia de impunidad? Una continuación de lo que hemos venido viviendo, espero equivocarme", dice Jacobo Dayán. Mientras la impunidad se mantiene arriba del 90% y hay nuevos crímenes a diario, el próximo gobierno prometió pacificar el país. Las dudas sobre cómo lo logrará persisten.

Este texto forma parte de la serie #DerechosHumanosMéxico #VocesDeLaTransición

Primera entrega: 'Enrique Peña Nieto deja un país de fosas, desaparecidos y feminicidios': Denise Dresser

Segunda entrega: Desastres ambientales, minería y despojo de tierras: las deudas del sexenio de EPN (entrevista con Benjamin Cokelet, de PODER).

Tercera entrega: México, donde el gobierno lo vio todo y se hizo cómplice de las desapariciones #6toInforme (entrevista con Lucía de los Ángeles Díaz, fundadora del Colectivo Solecito)

Cuarta entrega: 'Si se hablara de las víctimas como se habla del NAIM las cosas serían muy distintas' #VocesDeLaTransición

Este texto forma parte de la serie #VocesDeLaTransición y es la cuarta entrega sobre el balance de EPN en materia de derechos humanos. Consulta el resto del serial aquí.