ENTRETENIMIENTO
18/08/2018 7:01 AM CDT

La iniciativa de Eugenio Derbez en pro de los animales

El actor Eugenio Derbez le pidió ayuda a sus seguidores para que en Mérida dejen de existir las calesas.

Mérida, México
Henry Romero / Reuters
Mérida, México

¿En qué partes de México y del mundo han presenciado o se han subido a una calesa? Por decir algunos sitios: Acapulco, Mérida, Guadalajara, Nueva York y Sevilla.

Aunque muchos podrán decir que se trata de una tradición y hay que conservarla, la realidad es que estas actividades turísticas suelen ser peligrosas para los caballos. Como se ha visto en diferentes videos de todo el mundo, los animales suelen ser maltratados; mal comidos y hasta han sufrido golpes de calor, lo que ocasiona que terminen en el suelo y sufriendo.

Mediante Twitter, Eugenio Derbez ha levantado la voz y le pidió a sus casi 10 millones de seguidores que firmen una petición en Change.org para que se terminen las calesas.

"Bajo el rayo del sol de más 40°C, los caballos de las calesas en Mérida son obligados a trabajar diariamente. Esta tortura tiene que parar. Es urgente dejar atrás tradiciones que impliquen sufrimiento animal. Ayúdame firmando y compartiendo esta petición", escribió el comediante.

Si deseas firmar esta petición, dale clic aquí.

Hasta el momento, la iniciativa de Jimena Obieta ha sido firmada por más de 5 mil personas, pero todavía faltan un par de miles para que se pueda llevar al gobierno de Mérida.

"En condiciones físicas muy malas, los equinos pasan horas formados, bajo el sol, en espera de que las "calesas" sean rentadas. Para que, una vez en marcha, deambulen entre los vehículos provocando caos vial, aunado a que los caballos son expuestos a ruidos fuertes a los que son sensibles y que pueden provocar que corran desbocados poniendo en riesgo a la sociedad. A menudo, los animales están susceptibles a enfermedades respiratorias por inhalar emisiones contaminantes, muchos presentan desnutrición, dolor en dientes, úlceras en la piel por el uso de arneses inadecuados y no quedan exentos de graves padecimientos en sus extremidades por las altas temperaturas y lo duro de las superficies en las que caminan por horas", se lee en change.org.