POLÍTICA
17/08/2018 5:05 PM CDT | Actualizado 17/08/2018 5:10 PM CDT

El día en que AMLO habló de la consulta del NAIM, dio clases de periodismo y de Ciencia Política #crónica

Pero AMLO también habló del pueblo sabio y una consulta para definir el futuro del nuevo aeropuerto, ¿Texcoco o Santa Lucía?

Andrés Manuel López Obrador y su equipo en conferencia de prensa para definir el futuro del nuevo aeropuerto el 17 de agosto de 2018.
SAÚL LÓPEZ/CUARTOSCURO
Andrés Manuel López Obrador y su equipo en conferencia de prensa para definir el futuro del nuevo aeropuerto el 17 de agosto de 2018.

Andrés Manuel López Obrador llegó tarde a uno de los anuncios más importantes desde la elección del 1 de julio, relacionado con el incierto futuro del nuevo aeropuerto internacional de México, el proyecto imposible desde hace tres sexenios.

Una demora inusual en el presidente electo de México que estuvo acompañada de fallas técnicas en el Salón D'Luz de la colonia Roma, el salón de fiestas que ha sido elegido como la sede del gobierno de transición para encuentros y conferencias de prensa.

La conferencia del viernes 17 de agosto de 2018 era una de las más esperadas por los medios de comunicación, quienes fracasaron en su intento por obtener algo de información entre los miembros del equipo de López Obrador que llegaron a tiempo a su cita: Javier Jiménez Espriú (próximo secretario de Comunicaciones y Transportes), Carlos Urzúa Macías (próximo secretario de Hacienda y Crédito Público), Alfonso Romo Garza (próximo jefe de gabinete) y José María Riobóo (asesor).

Sin el resultado esperado, los periodistas terminaron por resignarse a esperar la llegada del próximo presidente de México, se acomodaron en el oscuro salón, mientras el equipo de AMLO platicaba en círculo, como afinando detalles de un mensaje que terminaría por abarcar el tabasqueño.

A falta de organización oficial, los camarógrafos comenzaron a hacer las pruebas de sonido para que cuando llegara el invitado especial no hubiera fallas. Fracasaron en su primer intento. Una bocina parecía tronada.

"Amigas y amigos", dijo finalmente al micrófono Andrés Manuel López Obrador en el inicio de su discurso, pero se vio interrumpido por los gritos de "no se escucha" de los periodistas. "Ustedes son consentidos, yo espero", dijo Andrés Manuel coqueteando con los medios de comunicación. Cuando finalmente pudieron arreglar el problema técnico, comenzó diciendo sobre el esperado dictamen que elaboró su equipo sobre las dos propuestas en disputa: el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) (en construcción) y la base aérea militar de Santa Lucía.

Después de varias semanas de expectativa, el próximo gobierno de México presentó el dictamen con los pros y contras de las dos propuestas que buscan solucionar la necesaria demanda de crear un nuevo aeropuerto en la capital, un estudio que será compartido primero con asociaciones de ingenieros para su opinión, luego con organizaciones de la sociedad civil y grupos empresariales y finalmente sometido a consulta.

JOSÉ BELTRÁN
Conferencia de prensa de Andrés Manuel López Obrador y su equipo sobre el futuro del nuevo aeropuerto, en Ciudad de México, el 17 de agosto de 2018.

La persona indicada para explicar los puntos importantes fue Javier Jiménez Espriú, quien habló de sobrecostos, ahorros y riesgos de operación y ambientales tanto del aeropuerto que comenzó a construirse en 2014 en Texcoco durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, como de la propuesta que AMLO defendió a capa y espada durante la campaña para desplazar al proyecto "faraónico" del NAIM en Santa Lucía.

Después de la explicación técnica del próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, tocó el turno de López Obrador, quien se quitó de complicaciones y llamó a resolverlo entre todos, poniendo el interés general por delante, "el interés de la nación".

Para no equivocarnos lo mejor es preguntar a todos.-Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México.

Pese a criticar el NAIM en campaña, AMLO prometió no inclinar la balanza respecto a la decisión que habrán de tomar los mexicanos en la última semana de octubre, cuando se realizará la "consulta o encuesta nacional" con carácter vinculatorio y, con base en ello, "se tomará la decisión definitiva."

"Qué pasará con los militares?", "¿quién realizará la consulta?", eran algunas de preguntas que quedaron el aire porque el presidente electo se limitó a decir que "la consulta se tiene que hacer para que se escuche a todos".

"No estemos actuando o queriendo actuar como tutores. El pueblo de México lo acaba de demostrar, es un pueblo avispado, sabio, no es tonto. Tonto es el que piensa que el pueblo es tonto", dijo Andrés Manuel a los medios de comunicación, explicando lo que para él es una obviedad.

Frente a camarógrafos que se molestaban cuando algún periodista osaba tomar una foto de López Obrador y su equipo, estorbando su toma, el presidente electo se contuvo de decir otras cosas en medio del regaño sobre el pueblo avispado, y mejor explicó que era necesario quitarse "esta concepción elitista de que nada más la clase política, los expertos son los que deciden". "No, decidimos todos", dijo el próximo presidente de México y volvió a expresar por enésima vez el gran respeto que le tiene al pueblo.

Para que quedara clara la importancia de quitarse esa visión elitista, el presidente electo expresó el método con el que buscará cambiar esa percepción. "En vez de saludo, voy a pellizcar, ¡despierta!", dijo y acompañó cada una de las palabras moviendo su mano derecha como si tocaras las maracas o repartiera agua bendita.

Este viernes 17 de agosto no solo Andrés Manuel López Obrador llegó tarde, también perdió la calma que lo caracteriza y alzó la voz. En algún momento de la conferencia, cambió ese estilo pausado, lento, calmo, y subió el tono para regañar a los periodistas presentes que no terminaban por entender cómo el próximo gobierno de México resolverá uno de los temas más complicados por la suma de intereses y visiones distintas. Pese a no responder los detalles que pedían los reporteros, el presidente electo se dio el permiso de pedirles su apoyo en informar sobre las consultas que se realizarán para determinar el futuro del aeropuerto y, de paso, los aleccionó.

"Yo les pido, y no es mucho pedir, que actuemos con objetividad. Sí existe la objetividad en el periodismo. Si vamos a actuar a partir de intereses personales o de intereses de grupo, por legítimos que sean, no pueden esos intereses personales o intereses de grupo estar por encima del interés general, aunque sea un lugar común, lo repito y lo repito, la patria es primero", dijo López Obrador apuntando con un dedo a los asistentes. "Ya basta de estar pensando en lo individual, de manera egoísta, sin pensar en el bien común", dijo junto a su equipo, que veía a otro lado, salvo Alfonso Romo que lo miraba atento.

JOSÉ BELTRÁN
Andrés Manuel López Obrador y su equipo dan conferencia sobre el futuro del nuevo aeropuerto, en Ciudad de México, el 17 de agosto de 2018.

El día en el que dio clases de periodismo y habló de objetividad también fue el día en el que aleccionó en Ciencia Política. "Democracia representativa y democracia participativa, esto (la consulta) corresponde a la democracia participativa", dijo y su voz resonó en las bocinas que ya funcionaban correctamente.

Aunque hay dudas sobre cómo podrán ponerse de acuerdo sectores tan encontrados como los militares, los ejidatarios de Atenco, los empresarios, constructores y las organizaciones ambientalistas, Andrés Manuel prometió "libertad para todos" y aseguró que el pueblo tomará la mejor decisión.

Al terminar la conferencia, Jiménez Espriú intentó aclarar las numerosas dudas de los reporteros. Entre el escándalo del llamado 'chacaleo' y ante la pregunta repetida una y otra vez sobre si el pueblo es el indicado para decidir sobre un tema tan técnico como la construcción del nuevo aeropuerto, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes prefirió guardar silencio y responder otras dudas.

Aunque Andrés Manuel llegó a la cita con el tiempo encima, para el futuro de la obra de infraestructura más importante de los últimos años hay tiempo para deshacer, cambiar o continuar, pero sobre todo para consultar al más sabio de todos, el pueblo que votó por él. Mientras tanto, las obras del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México continúan, como si no pasara nada.