NEGOCIOS
16/08/2018 10:01 AM CDT | Actualizado 16/08/2018 10:08 AM CDT

Volkswagen Puebla no solo le quita lluvia a Puebla: se acaba su agua

La armadora alemana Volkswagen también se apodera del agua de Puebla desde hace años.

Blog Volkswagen México
Una de las vistas en la planta de Volkswagen en Puebla, cuando anunciaron la ampliación para la producción del modelo Tiguan.

La alteración climática y que tiene en sequía a miles de campesinos no es la única ni la primera protesta en contra Volkswagen en Puebla. Acaparamiento de mantos acuíferos y preferencias del gobierno local con las armadoras instaladas en el estado, se suman también a los reclamos de la ciudadanía.

A nivel internacional y en la última década, dos escándalos involucran a esta compañía y que también contribuirían en dañar el medio ambiente. En uno se acusaba a la compañía de crear unidades con componentes que fomentaban la explotación petrolera en el Ártico, lo que contribuiría en el cambio climático; el otro es el escándalo destapado en 2015 en el que se detectó que la empresa había instalado un software ilegal que alteraría los datos de las emisiones contaminantes en 11 millones de automóviles.

La armadora alemana Volkswagen, como le informó MTP Noticias, ha perjudicado al campo poblano con el uso de bombas antigranizo que se activan continuamente ante la formación de nubes y ahuyentan las precipitaciones, esto con tal de que las unidades que fabrican no sean dañadas por la lluvia. Esa decisión perjudicó a más de 10 mil campesinos y 2 mil hectáreas de cosecha.

Volkswagen se apodera del agua desde hace años

En medios nacionales se ventiló hace un par de años que la empresas internacionales contaban con diferentes beneplácitos para apoderarse del agua de las comunidades indígenas y se abordó que al menos tres compañías tenían esa "autorización" en Puebla.

Reportajes como los publicados por Letras Libres, dan cuenta de que las empresas Coca Cola, Bonafont y Volkswagen se apoderan del agua en diferentes regiones del estado, especialmente en la zona sur. En el texto se acusaba que, en el estado, ciudades podían pasar semanas sin el líquido pero no "los ricos".

Acaparamiento del agua sigue

Apenas la semana pasada, cientos de pobladores de Santa Rita Tlahuapan reclamaron a la planta armadora de Volkswagen que el uso del agua de su comunidad ha mermado el servicio regular y ha perjudicado la calidad del aire.

Los inconformes se manifestaron afuera de la armadora e, incluso, bloquearon la Autopista México–Puebla, pero la automotriz pidió la intervención del gobierno estatal para atender el conflicto y negaron las acusaciones.

Pobladores contra Audi

Entre 2016 y 2017, gente de Soltepec, Mazapiltepec de Juárez, Rafael Lara Grajales, Nopalucan de la Granja y San José Chiapa, protestó en reiteradas ocasiones en contra de la instalación de la Ciudad Modelo que alberga a Audi.

Hilda Ríos / Cuartoscuro
SAN JOSÉ CHIAPA - 14 de mayo de 2014. Inicio de los trabajos de construcción del Parque Industrial que alberga a las empresas proveedoras de la planta de autos Audi. En la inauguración estuvieron el entonces gobernador Rafael Moreno Valle; Bernd Martens, miembro del Consejo de Dirección de Audi México y Klaus-Peter Körner, director de producción de la planta de Audi internacional.

En sus manifestaciones, denunciaron "beneplácitos excesivos" con la armadora, además de que el manejo de esta zona, a través de un Organismo Público Descentralizado, iba en contra de la autonomía municipal de la región y derivaba en la privatización de los servicios.

VW y sus escándalos internacionales vs el medio ambiente

En 2012, el grupo ambientalista Greenpeace denunció que la empresa Volkswagen alentaba a la explotación petrolera en áreas frágiles, especialmente en el Ártico y en donde especies como los osos polares se encuentran casi al borde de la extinción por los acelerados impactos del cambio climático.

La protesta más fuerte fue la que realizaron en el marco de la exposición del Motor Show en la ciudad de Bruselas, Bélgica. Ahí, también se acusó que la acción directa de la empresa era la promoción de echar abajo diferentes leyes europeas, que son muy estrictas sobre las emisiones controladas de carbono.

JOHN MACDOUGALL / AFP / Getty Images
Activistas de Greenpeace en la entrada de la planta Volkswagen en Wolfsburg, Alemania central, el 9 de noviembre de 2015.

Cinco años después, y precisamente por alterar los sistemas que detectaban los gases contaminantes en sus automóviles, en más de 11 millones de unidades se encontró un nivel de óxidos de nitrógeno (NOx) mucho más elevado que lo establecido por convenios y leyes internacionales.

Estados Unidos obligó a la empresa a pagar más 17 mil 500 millones de dólares por el engaño y los daños realizados en lo que fuera el Volkswagen gate.

Este texto se publicó originalmente en MTP Noticias.