UN MUNDO MEJOR
11/08/2018 11:20 AM CDT | Actualizado 11/08/2018 12:19 PM CDT

Si la vida te da sargazo, haz cosméticos, combustible, velas...

Emprendedores y científicos mexicanos buscan ver el vaso medio lleno ante la proliferación de algas en Quintana Roo

En los últimos 52 días Quintana Roo en Coordinación con los tres niveles de gobierno y sociedad ha recolectado 124 mil 725 metros cúbicos en 41 playas de 7 municipios.
FOTO: CUARTOSCURO.COM
En los últimos 52 días Quintana Roo en Coordinación con los tres niveles de gobierno y sociedad ha recolectado 124 mil 725 metros cúbicos en 41 playas de 7 municipios.

Si la vida te da limones, haz limonada. Y si la vida te da sargazo, entonces haz maquillaje, biocombustible, telas... todo lo que se pueda extraer de las algas.

Ante la crisis de sargazo que vive Quintana Roo, la creatividad y la inteligencia de los mexicanos está trabajando ver el lado positivo a la proliferación de esta alga gigante que está afectando al sector turístico en Playa del Carmen, Cancún y otras playas. Una forma es aprovechar las grandes cantidades de alga en las costas para impulsar nuevas industrias.

Por ejemplo, José Luis Godínez Ortega, investigador y catedrático de la Facultad de Ciencias de la UNAM, consideró que del sargazo se puede extraer ácido algínico, un agente que puede usarse en la industria alimentaria como espesante y emulsionante.

Godínez Ortega incluso citó en una entrevista con la agencia de noticias Notimex a algunos estudios que sugieren que se puede generar etanol, un biocombustible.

"Además se están usando en muchísimos productos cosméticos. Como tiene esa facilidad de ser espesante, tiene esa cualidad", afirmó el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La bióloga marina Guadalupe Dayre Catzín contó esta semana a la agencia de noticias Efe que su empresa, Salgax, está lista para comercializar un papel creado a partir del sargazo.

El papel se sumaría a la variedad de productos que ofrece la empresa, como un abono líquido para árboles, y a una futura línea de cremas, protectores solares y tratamientos capilares elaborados a base de sargazo.

En 2015, cuando también hubo una crisis de sargazo en Quintana Roo, el investigador José Luis Godínez Ortega aseguró que había potencial en la alga para convertirla en alimento para el ganado, suplementos alimenticios, medicinas y hasta ropa, pero faltaba inversión y visión a mediano plazo.

"Se requieren varias cosas. Se necesita mucha agua dulce. Tiene que haber un barco que lo lleve (el sargazo) directamente de la cosecha", detalló.

En México, comentó, existe una propuesta del Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar) para aprovechar ese recurso.

"Hicieron una planta piloto para extraer el ácido algínico. Pero la cuestión es que ellos veían que ningún accionista decidió invertir en esto. La cuestión es que también necesitamos equipo industrial. Una planta piloto pues no da abasto para las toneladas".

Entre los ejemplos internacionales exitosos está Dinamarca, donde esta industria se encuentra desarrollada y hasta hace unos años Estados Unidos contaba con lo necesario para tratar el sargazo, pues han visto que la alga tiene un gran potencial para crear productos duraderos y amigables con el ambiente.