UN MUNDO MEJOR
09/08/2018 7:38 AM CDT | Actualizado 09/08/2018 7:43 AM CDT

Perseidas, la lluvia de estrellas que iluminará el cielo tres noches seguidas 🌠

Durante su pico de actividad, se podrán ver entre 60 y 70 meteoros o estrellas fugaces cada hora.

Una perseida o Lágrima de San Lorenzo atraviesa el cielo junto a la Vía Láctea.
EFE/Pedro Puente Hoyos
Una perseida o Lágrima de San Lorenzo atraviesa el cielo junto a la Vía Láctea.

La lluvia de Perseidas, también conocida como Lágrimas de San Lorenzo, alcanzará su máximo nivel entre las noches del 11, 12 y 13 de agosto. Durante este pico de su actividad, se podrán ver entre 60 y 70 meteoros o estrellas fugaces cada hora.

Este fenómeno astronómico que sucede cada año entre julio y agosto se produce por el reguero de gases, polvo y escombros que arrojan al espacio los cometas. Algunos de estos son posteriormente atrapados por el campo gravitatorio de La Tierra y caen a gran velocidad a través de la atmósfera formando una lluvia de meteoros.

Según el experto de la NASA, Bill Cook, el mejor momento para apreciarlas será la noche entre el 12 y 13 de agosto entre las 21 y 23 horas, pues la Luna Nueva sucederá la noche anterior lo cual garantiza un cielo con gran oscuridad.

Los amantes de voltear al cielo tendrán un espectáculo doble pues estos días también podrán admirar a Marte, que estará visible hasta las 4 de la mañana, y Saturno, que se asoma hasta aproximadamente las 2 de la madrugada.

Las Lágrimas de San Lorenzo, llamadas así por la proximidad que tienen con el día que se festeja al mártir español (10 de agosto) serán visibles desde todo el hemisferio norte del planeta como Europa, Estados Unidos, México, Centroamérica y una parte de Sudamérica.

Se pueden ver desde cualquier lugar; sin embargo, los expertos recomiendan elegir un lugar alto y lo más oscuro posible, sin luces artificiales y pocos obstáculos como edificios, árboles o montañas. Además, recomiendan que contrario a lo que se podría creer, lo mejor es observarlas sin ningún instrumento óptico como los telescopios para no limitar nuestro campo de visión.