ESTILO DE VIDA
07/08/2018 12:54 PM CDT | Actualizado 07/08/2018 1:32 PM CDT

Desnudos y un poema: la nueva controversial campaña de Benetton

Una campaña de moda pero sin ropa: Nudicome, la nueva campaña publicitaria de Benetton

Una campaña de moda sin ropa. United Color of Benetton es una conocida marca de ropa casual que se caracteriza por sus coloridas prendas y sobre todo por sus polémicos anuncios publicitarios. El lanzamiento de campañas que poco tienen que ver con la ropa y mucho con temas polémicos en la sociedad es ya un sello de la marca.

La nueva campaña publicitaria de Benetton es Nudicome. Nueve personas provenientes de diferentes partes del mundo y con distintos rasgos y color de piel posan desnudos y tocándose entre ellos. El objetivo: un mensaje "contra las guerras civiles, contra las mafias y las violencias urbanas de identidad, contra los feroces conflictos étnicos, contra los choques de civilizaciones y de religiones, contra el terrorismo y contra todos los racismos resurgentes", indicó la compañía en un comunicado.

El poema íntegro que acompaña la campaña:

Desnudos como San Francisco, que se despojó del hábito y de las riquezas del demonio, y desnudos como todas las criaturas de su Cántico de las Criaturas: «Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra» y por estas nuevas criaturas de la Ciudad Futura que ni tan siquiera Giotto supo pre-ver y dibujar. Ya no son criaturas de ciudades afligidas por los coches y el hormigón, el acero y el polvo, aquí hay nueve ejemplares, únicos y sin embargo iguales, de una humanidad que pronto abandonará el viejo mundo a su hedor desalentador de materia en descomposición y de cosas desechadas. Pupilas de luz que brillan como en un arcoíris y pieles de colores que se mezclan, estos nueve hijos nuestros son el hermano Sol y la hermana Luna que finalmente se abrazan y se confunden: criaturas jóvenes de roca fértil, de piedra blanda de la cual nos podremos fiar al fin. Gracias a ellas los colores volverán a ser inocentes: ya no habrá la bruja negra que ofrece una manzana envenenada roja a la muchacha blanca-nieve. Tampoco guerra de razas, sino el milagro étnico con la riqueza de sus reminiscencias pacificadas. Quizá aquí la piel oscura es también la de los beduinos del monte Sinaí, y hay trazas de Asia hasta en las cejas; y quizá en los ojos azul claro hay el frío de Suiza, mientras que en los azul-negro está el calor de la Grecia madre de Europa, y puede que en la nariz oscura y fina se esconda la Etiopía somalí. Veo recuerdos imperiales en los cabellos de seda y evocaciones tribales en el rizo indomable, hasta una nota de la perfumada Italia en las pestañas largas. Hay incluso ritmo cubano en la imagen que, en verdad, no tiene movimiento, pero sin embargo las criaturas parecen danzar el Cántico de la sucesión: desplazamientos, contactos, aferramientos con centelleos de África y China y de amarillos y rojos, como en una pintura creativa. Es la foto de la Metamorfosis típica de las civilizaciones imperiales, de la Roma de los Augustos y de la América de los Presidentes, de la Globalidad donde cada cosa pasa a ser otra, se transmuta en su contrario. En verdad, esta imagen alude a Michael Jackson, que emblanquecía el negro, y a la evolución de los Lumumba, de los Senghor y de los Frantz Fanon, que ennegrecían el blanco, pero también a la de los Lenin y a la de los Lin Biao; muestra de revolución que deviene con-fusión porque quita la identidad cierta al Oriente y al Occidente y los con-funde; aparece el pavo real del Zoroastrismo que asimila la cruz de Roma, el Ramadán que se convierte en banquete pascual, la leche de camella que muta en zumo de vid, el burka transparente sobre el cuerpo de Venus, y aparece Fátima, hija de Mahoma, que adopta la imagen de María, madre de Cristo. Contra las guerras civiles, contra las mafias y las violencias urbanas de identidad, contra los feroces conflictos étnicos, contra los choques de civilizaciones y de religiones, contra el terrorismo y contra todos los racismos resurgentes existe la alegre con-fusión como valor, el Cántico de las Criaturas que acerca al cielo y somete al mundo.

Una historia controversial

Desde los años 90, en Estados Unidos, Benetton causó controversia por lanzar anuncios comerciales de larga duración, bajo la dirección del fotógrafo Oliviero Toscani. En varias ocasiones, la publicidad de esta marca se ha considerado polémica e incluso ofensiva, pero siempre memorable y, por supuesto, ha dado mucho de qué hablar en los medios y en las redes sociales.

Algunas de las campañas más famosas, por la polémica provocada, incluyen fotografías de gente muriendo de SIDA, un bebé recién nacido lleno de sangre, imágenes de líderes mundiales besándose, como Barack Obama y Hugo Chávez, un sentenciado a muerte, una monja y un sacerdote besándose, entre otras.

BENETTON
Campaña AIDS de Benetton, 1992

William STEVENS via Getty Images
Bebé recién nacido, anuncio publicitario de Benetton, 1991

BENETTON
Imagen de la campaña UNHATE de Benetton en donde Obama y Chávez se besan, 2011

STR New / Reuters
Imagen de un sentenciado a muerte, como parte de una campaña de Benetton, 2000

BENETTON
Campaña publicitaria de Benetton en donde una monja y un sacerdote se besan, 1991