ESTILO DE VIDA
08/08/2018 9:04 AM CDT | Actualizado 08/08/2018 11:24 AM CDT

Cómo beber cerveza y mantenerte en forma

Hay un movimiento completo que combina el consumo de cerveza y el estado físico.

Brewery Boot Camp imparte clases en donde los asistentes pueden ejercitarse y después tomar una cerveza gratis.
INSTAGRAM / BREWERYBOOTCAMP
Brewery Boot Camp imparte clases en donde los asistentes pueden ejercitarse y después tomar una cerveza gratis.

Sabemos que la cerveza no es exactamente libre de calorías (hola, frases como panza chelera) pero ¿no es realista pensar que podemos mantenernos saludables mientras tomamos una bebida que usualmente nos infla?

Primero, aclaremos una cosa: la panza chelera es un nombre inapropiado, según la dietista registrada, científica de alimentos y la administradora de la Asociación de Maestros Cerveceros de las Américas, Joy Dubost.

"La noción del vientre de cerveza no es científica. La cerveza no aporta más calorías que cualquier otro alimento o bebida", aclaró.

Si estás bebiendo cerveza con moderación junto con una dieta saludable y un estilo de vida activo, algunas frías no te van a crear un vicio. Y si estás bebiendo cerveza y no comiendo tan bien, las cervezas no son las únicas culpables del aumento de peso.

Lo segundo a tener en cuenta es un concepto que se aplica a cualquier alimento o bebida: equilibrio. No tienes que decidir entre tus cervezas y los objetivos físicos. Es por eso que hay un movimiento completo que combina el consumo de cerveza y el estado físico, del que hablaremos más adelante. Pero primero, hablemos sobre tomar decisiones informadas.

Debes entender cuántas calorías hay en una cerveza

Dos o tres cervezas pueden irse fácilmente en una sentada, y puedes fácilmente olvidar que una cerveza artesanal puede tener tantas calorías como una comida pequeña. ¿Exactamente cuántas? Eso a menudo no está claro.

En este momento, los cerveceros en EU no están obligados a revelar el número de calorías de sus cervezas en las etiquetas.

Bajo una creciente presión por la transparencia, el Beer Institute —un grupo comercial que representa a Anheuser-Busch, MillerCoors, Heineken USA y Constellation Brands— dio a conocer una iniciativa de divulgación voluntaria en julio de 2016. Las cervecerías representadas por el grupo (que producen alrededor del 80 por ciento de la cerveza vendida en Estados Unidos) se han comprometido a incluir información nutricional en sus botellas para 2020.

Tomar tales medidas, sin embargo, puede ser extremadamente costoso y en muchos casos poco realista para cervecerías más pequeñas. Ahora que la autoridad sanitaria de EU ha hecho que el conteo de calorías de impresión sea obligatorio para los puntos de venta de alimentos con 20 o más ubicaciones, cualquier fábrica de cerveza que desee obtener sus cervezas en esos menús deberá cumplir.

A medida que se filtra más información durante esta transición, tenemos al menos datos suficientes para comprender los rangos de calorías de diferentes estilos de cerveza. Las lagers, pilsners y a veces las cervezas ámbar aparecen en el nivel más bajo, con 100 a 150 calorías por porción de 12 onzas. Las pale ale que son tan populares tienen de 200 a 400 calorías en el mismo tamaño. Y algo así como una cerveza de barril puede dar un golpe real: solo un chorro de 6 onzas de la cerveza de barril imperial envejecida de Bruery contiene 500 calorías.

Aquí es de donde provienen esas calorías

¿Por qué tal diferencia en calorías entre los estilos? De acuerdo con Mark Eurich, presidente del comité técnico de la Sociedad Estadounidense de Químicos de Elaboración de la Cerveza, hay que retomar las cosas de las que provienen las calorías de la cerveza: proteínas, alcohol y carbohidratos.

El grueso de estos tres componentes proviene de la malta, típicamente hecha de cebada o trigo. La malta comienza como un almidón, y durante la elaboración de la cerveza sus enzimas naturales convierten el almidón en azúcares. La levadura agregada luego convierte la mayoría de los azúcares en dióxido de carbono y alcohol.

INSTAGRAM: WILDLEAP
Wild Leap Brew Co. in LaGrange, Georgia, es otra cervecera que da clases de ejercicio para mantenerse en forma.

Los cerveceros usan varias recetas para diferentes estilos, con diferentes maltas y levaduras que dan como resultado niveles variables de alcohol y azúcares restantes.

"Tome una cerveza ligera, por ejemplo", explicó Eurich. "La gente se pregunta cómo tienen menos calorías y son más livianas en carbohidratos. Bueno, el alcohol es mucho más bajo ... Un IPA promedio tendrá alrededor de un 7 por ciento de ABV [alcohol por volumen], en comparación con una lager ligera de 5 por ciento o menos ".

Si no conoces un recuento de calorías exacto, ten en cuenta que cuanto más alcohol, más calorías. Es por eso que Dubost recomienda verificar el ABV de su cerveza (si se encuentra en un estado donde está permitido incluir ABV).

Beber conscientemente tiene beneficios más allá de mantenerlo a salvo

Una vez que te sientas informado acerca de la cerveza que estás bebiendo, no tienes que preocuparte por los números, siempre y cuando mantengas ese equilibrio saludable al beber con atención.

"Vivimos en una sociedad donde las personas son impulsadas por los números y esperamos que contar las calorías les dé una sensación de control sobre la salud, pero en realidad crea más estrés", dijo la nutricionista registrada Hannah Turnbull. "Soy una gran admiradora de la intuición saludable, lo que significa escuchar a tu cuerpo para decidir qué funciona para ti".

Ella dijo que cada persona es diferente y necesita encontrar su equilibrio, que incluye comer sano, estar activo y pensar en sus cervezas: ¿todavía te sientes bien después de una?, ¿después de dos?

Las pautas dietéticas de los EU definen el consumo moderado de alcohol como una bebida (para la cerveza, un aporte de 12 onzas a un ABV del 5 por ciento o menor) por día para las mujeres, dos para los hombres. Turnbull dijo que no necesitamos darnos una paliza por tomar una copa o dos más a veces, siempre y cuando estemos atentos.

Beber con el estómago vacío es probable que no evite el aumento de peso a largo plazo

Turnbull hizo hincapié en la importancia de comer comidas balanceadas, consistentes en proteínas, grasas, carbohidratos y fibra, especialmente cuando vamos a beber. Nunca es una buena idea beber con el estómago vacío porque el alcohol ingresa al torrente sanguíneo rápidamente y te sentirás más borracho (y lo sentirás más rápido) de lo normal.

Sentirse satisfecho cuando bebes también puede ayudar a evitar ese impulso de cargarse con comida basura después. Men's Health cita un estudio de Northwestern que descubrió que podemos asociar la comida grasosa con diversión, amigos y alcohol después de que muchas noches terminan en un restaurante o en una cochera. Un estudio de la Universidad de Purdue encontró que el consumo de alcohol mejora el sabor de la sal y la grasa.

Según la Clínica Mayo, beber sin comer puede evitar que el hígado libere glucosa almacenada en el torrente sanguíneo, lo que causa un nivel bajo de azúcar en la sangre, lo que puede hacer que anhelemos alimentos que eleven rápidamente ese nivel: alimentos con alto contenido de azúcar y otros carbohidratos.

#EarnYourBeer: cómo la comunidad cervecera fomenta hábitos más saludables

Últimamente, la inspiración para un equilibrio saludable viene directamente de la comunidad cervecera.

Busca el hashtag #EarnYourBeeren Instagram y encontrarás profesionales de la cerveza artesanal, blogueros y fanáticos que demuestran cómo se entretienen mientras se mantienen en forma.

Una de esos instagrammers es Mikaelaa Crist, una nativa de Santa Rosa, California, que es jefa de ventas y educación locales en Alvarado Street Brewery en Monterey. Ella había planeado ser bombero, pero fue dejada de lado por una fractura de espalda. Con un aprecio por las cervezas artesanales, usó su tiempo de recuperación para publicar lo que estaba bebiendo y se encontró en una nueva carrera profesional. Tan pronto como pudo volver a activarse, regresó al gimnasio y a las actividades al aire libre.

"Cuando eres más joven, puedes beber lo que quieras y no subir de peso, y luego te alcanza", dijo. "Dejé dos años de beber cerveza en mis 20, pero luego me di cuenta de que si cortaba algunos carbohidratos de otros lugares en mi dieta, podría beber cerveza".

Lindsay y Paul Chavez, entrenadores personales casados detrás de Brewery Boot Camp en Centennial, Colorado, hicieron eco de la importancia de mantener una sensación general de bienestar en un estilo de vida activo.

"Mi esposo tiene un lema", dijo Lindsay Chavez. "No puedes estar físicamente en forma si no eres mentalmente apto".

Organizaban entrenamientos en parques para amigos que vivían demasiado lejos de los gimnasios y notaron que después, la gente quería ir a tomar cervezas. También cerveceros, los Chavezes decidieron combinar ejercicio con cerveza artesanal y socializar. Su programa ha crecido hasta asociarse con 40 fábricas de cerveza en Colorado (incluidos los entrenamientos de destino) e imparten clases para trabajar todo el cuerpo durante una hora cuatro días a la semana. Después de las clases, las cervecerías ofrecen a los asistentes descuentos o primeras cervezas gratis.

"Si al final del ejercicio, no puedes tomar la cerveza que quieres o si tienes esa cerveza sin sentirte en forma, simplemente no se siente tan bien", dijo Lindsay Chavez. "Creo que a veces la gente se queda atrapada en este hecho, como 'solo puedo comer saludablemente' o 'tengo que hacer ejercicio', y lo hacen durante dos semanas, y luego se desalientan y dicen: 'Bueno, olvídalo'. '

Tratemos de crear algo que puedas hacer por el resto de tu vida. Creemos en una alimentación limpia, pero son esas cosas divertidas con moderación que hacen que el ejercicio valga la pena ".

Las cervecerías que ofrecen sus propios programas de entrenamiento son cada vez más comunes. Dark City Brewing en Asbury Park, Nueva Jersey, organiza un evento de cerveza y yoga Bottoms Up todos los domingos, y la cervecería danesa Mikkeller tiene un club de corredores que ha despegado a nivel internacional.

Desde dietistas hasta cerveceros, el consenso parece ser que podemos disfrutar de nuestras cervezas, pero esas cervezas deben ser parte de un estilo de vida balanceado por una alimentación saludable y ejercicio. Si crees que la cerveza sabe bien ahora, piensa qué bien sabrá después de una caminata o una clase de Spin.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' US.