UN MUNDO MEJOR
02/08/2018 2:58 PM CDT | Actualizado 02/08/2018 4:38 PM CDT

Una maestra mexicana defendió a una víctima de acoso y como premio... la despidieron

A la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas no le cayó nada bien que se acusara a un veterano docente

Una de las cartulinas pegadas afuera de la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas por el despido de la maestra y activista Patricia de los Santos Chandomí.
Patricia Chandomí
Una de las cartulinas pegadas afuera de la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas por el despido de la maestra y activista Patricia de los Santos Chandomí.

En un mundo ideal, una maestra que defiende a una alumna víctima de acoso sexual por parte de un profesor recibiría un ascenso o, al menos, felicitaciones por sus acciones. Pero en el micromundo de la Universidad Autónoma de Chiapas, el "premio" es un despido y la humillación pública.

Eso le sucedió a la investigadora Patricia de los Santos Chandomí, quien al llegar al plantel este martes 31 de julio se encontró con tres mantas anónimas que colgaban de los edificios de la universidad con su nombre y fotografías. En ellas, "alumnos" y "maestros" sin nombre exigían el despido de Patricia de los Santos, y dos familiares, por supuestos actos de corrupción.

En el fondo, dijo la docente, las mantas son una reacción a un conflicto entre ella y las autoridades escolares que comenzó hace unas semanas, cuando Patricia de los Santos acompañó a una estudiante de primer semestre a denunciar ante la Fiscalía General del Estado al maestro Juan Alonzo Cruz López, cercano a los directivos de la universidad, por acoso sexual.

Patricia Chandomí
Así lucía una de las tres mantas contra Patricia de los Santos, maestra y abogada de una estudiante que acusó abuso sexual.

Según la alumna, el maestro Juan Alonzo Cruz López la acusó de copiar en un examen, por lo que la expulsó del salón y la citó más tarde para una prueba oral. A solas, en el aula de clases, el maestro tocó de manera inapropiada a la estudiante,insinuando que si aceptaba tener relaciones sexuales su calificación cambiaría. La estudiante huyó del salón para evitar que la agresión subiera de tono.

El caso llegó hasta Patricia de los Santos, catedrática en la carrera de Derecho y reconocida activista a favor de los derechos de las mujeres, quien se ofreció a litigar a favor de la alumna y en contra de su compañero profesor. Días después de que se hizo pública su posición, otros maestros le informaron que "desde arriba" se había tomado la decisión de quitarle sus horas de asignatura, es decir, había sido despedida.

Desde entonces, la maestra ha intentado reunirse en varias ocasiones con las autoridades más importantes de la universidad chiapaneca para conocer las razones de su despido, pero el rector Carlos Eugenio Ruíz, no la ha recibido. Lo único que ha logrado fue recuperar tres horas de clase, de 18 que impartía, gracias al laudo de un juez que consideró injustificado su despido.

"Los casos de acoso y abuso sexual docente son frecuentes en la Facultad de Derecho de la UNACH, sin embargo, existe poca denuncia, debido a las represalias que sufren las denunciantes y sus acompañantes", señaló la catedrática, quien acusó que el director de la Facultad, Miguel Ángel Yañez, y su adjunto, Jacobo Mérida, ordenaron la colocación de mantas para forzarla a abandonar el caso.

El Huffington Post México intentó conocer la postura de los directores y la rectoría de la Universidad Autónoma de Chiapas, pero hasta la publicación de este texto no hubo contestación.

En respuesta, 15 personas, incluidas estudiantes del Departamento de Humanidades, realizaron este miércoles 1 de agosto un performance llamado "Semestre Machirulo", en el que aprovecharon la afluencia del regreso a clases para vestirse como "maestros con penes de globo" para visibilizar la violencia "sistemática" contra las alumnas de esa universidad.

Patricía Chandomí
Instantánea del performance "Semestre Machirulo" para denunciar violencia sexual contra alumnas de la universidad

"No pienso retroceder un milímetro en esta lucha. Estoy haciendo lo correcto: defender a una víctima de acoso que tuvo el valor de hablar y denunciar. No me toca a mi cambiar de posición, sino a ellos, los machos, que sienten que una universidad libre de agresiones sexuales los hace vulnerables", afirmó Patricia de los Santos.

VIDEO SUGERIDO