UN MUNDO MEJOR
02/08/2018 10:07 AM CDT | Actualizado 02/08/2018 11:06 AM CDT

La inspiradora historia de un hombre que a diario lleva al mar una foto de su esposa

Durante los últimos siete años, el italiano Giuseppe Giordano ve el mar a solas con una imagen de su pareja

El dueño de un negocio cercano a la playa de Gaeta, Italia, tomó esta fotografía y descubrió una gran historia de amor
Facebook Giorgio Moffa
El dueño de un negocio cercano a la playa de Gaeta, Italia, tomó esta fotografía y descubrió una gran historia de amor

Una historia de amor de esas que ya no existen: por los últimos siete años, Guiseppe Giordano, de 70 años, ha acudido todos los días a la playa de Gaeta, Italia, con una fotografía de su esposa fallecida. La razón: que ni siquiera la muerte interrumpa su amoroso ritual de tomarse un momento del día para ver juntos el mar.

La historia de amor de Guiseppe y su esposa Ida fue descubierta por el dueño de una pizzería local, quien sintió curiosidad por ese hombre que a diario veía a solas el mar mientras sostenía la fotografía enmarcada de una mujer.

Caters News Agency / Dailymail
Giuseppe y Ida celebran el cumpleaños de su hijo más joven.

"Lo vi y estaba seguro que ahí había una gran historia Hay pocos hombres como él", escribió Giorgio Moffa en Facebook, donde publicó la historia y fotografía del viudo. "Creo que todos en el mundo hemos perdido a alguien especial y todos tenemos nuestros procesos de duelo. Pero Guiseppe ha tenido el coraje y la dignidad de mostrarlo en público".

En 1969, Giuseppe y Ida se conocieron a los 16 años. Por aquellos años, la relación superó su primer gran obstáculo: Ida quedó embarazada antes de casarse de Guiseppe, lo que provocó que los familiares de ambos reprobaran la relación.

Pese a ello, tuvieron otros dos hijos y se mantuvieron juntos por casi medio siglo hasta 2011, cuando Ida falleció a causa de un agresivo cáncer.

Desde entonces, Giuseppe cumple con el diario ritual de llevar a Ida a la playa, el lugar donde tuvieron su primera cita cuando eran adolescentes, como una manera de contarle que no la ha olvidado ni lo hará.

Desde que el propietario de la pizzería publicó la fotografía del viudo amoroso, cientos de personas han mostrado su apoyo y admiración por la devoción de ese hombre hacia su esposa.