ESTILO DE VIDA
01/08/2018 11:42 AM CDT | Actualizado 02/08/2018 12:51 PM CDT

Distimia: El tipo de depresión que quizá has tenido toda tu vida sin saberlo

Ver la vida a través de un cristal empañado, así es vivir con este tipo de depresión.

Ir por la vida con una melancolía constante, un desánimo y pesimismo que parece no tener solución. ¿Esos sentimientos han afectado tu desempeño en el trabajo, tus relaciones familiares, amorosas y actividades diarias? Quizá padeces del trastorno depresivo persistente, también llamado distimia.

"La distimia se considera un trastorno depresivo mayor, persistente. La sintomatología puede presentarse desde la niñez, acentuarse en la adolescencia y persistir en la edad adulta. Esta condición crónica puede aparecer por dos meses, atenuarse, y volver a aparecer (con la misma o mayor intensidad) durante años", dijo la neuropsicóloga clínica Tania Gómez.

Con la distimia "es posible que pierdas interés en las actividades normales de la vida cotidiana, que te sientas desesperanzado, que te vuelvas improductivo y que tengas baja autoestima y una sensación general de ineptitud. Estos sentimientos duran años y pueden afectar en gran medida tus relaciones y tu desempeño en la escuela, en el trabajo y en las actividades diarias"Clínica Mayo

Getty Images

Como cualquier padecimiento, solo un especialista de la salud mental puede diagnosticar distimia. Gómez detalló que lo primero es hacer una valoración clínica retrospectiva, en el caso de los adultos. Para los niños es más complicado de diagnosticar, pero es posible hacer algunos exámenes de laboratorio y encefalograma para valorar si hay un patrón que pueda sugerir la distimia; también valorar a los padres porque la distimia está asociada con factores hereditarios.

Síntomas del trastorno depresivo persistente (distimia):

  • Falta de interés en las actividades diarias
  • Tristeza, sensación de vacío, depresión
  • Desesperanza
  • Cansancio y falta de energía
  • Baja autoestima, autocrítica o sentirse incapaz o inútil
  • Dificultades para concentrarse y tomar decisiones
  • Irritabilidad o enojo excesivo
  • Disminución de la actividad, eficacia y productividad
  • Evitar las actividades sociales, aislamiento
  • Sentimientos de culpa y preocupaciones por el pasado
  • Falta de apetito o comer demasiado
  • Problemas para dormir

Qué sigue tras el diagnóstico

La distimia "no es curable porque está asociada a factores biológicos, genéticos. Sin embargo, es controlable", dijo Tania Gómez.

Un factor esencial para las personas que han sido diagnosticadas con distimia es la terapia psicológica con espacios de psicoeducación para que el paciente "sea consciente de que la condición que tiene es crónica y que suele ir y venir; y que ha estado en su vida durante muchos años", detalló.

De acuerdo con la Clínica Mayo, "sobrellevar los síntomas de la depresión puede resultar difícil, pero una combinación de sesiones de terapia comunicativa (psicoterapia) y medicamentos puede ser eficaz para tratar esta afección".

Si crees que tienes algún padecimiento mental y necesitas ayuda, es completamente válido y necesario consultar a un especialista. Estas son algunas sugerencias: