INTERNACIONAL
26/07/2018 10:17 AM CDT | Actualizado 26/07/2018 11:20 AM CDT

Pasajera de aerolínea sueca se rehúsa a sentarse impidiendo deportación de migrante

La joven transmitió en vivo el video de su protesta personal y logó que al hombre afgano lo sacaran del vuelo.

Una mujer manifestante a bordo de un vuelo de Suecia a Turquía bloqueó la deportación de otro de los pasajeros, rehusándose a sentarse hasta que sacaran del vuelo al migrante afgano.

"Lo más probable es que termine muerto si toma este vuelo", dijo Elin Ersson, quien transmitió la confrontación vía Facebook Live en el vuelo programado para despegar de Gotemburgo, Suecia hacia Estambul. "Intento salvar su vida".

Ersson, cuyo perfil de Facebook dice que vive en Gotemburgo, compró un boleto de avión tras enterarse que las autoridades suecas planeaban deportar a afganos dentro de un vuelo comercial, según reportaron los medios.

Durante la transmisión de 14 minutos, (que para el miércoles ya tenía más de dos millones de vistas), Ersson dijo que los sobrecargos la empujaron e intentaron quitarle el teléfono mientras otros pasajeros se quejaban del retraso. Ella respondió que no se estaba comportando de manera ilegal y que cumpliría completamente con las órdenes de desembarcar del avión una vez que sacaran del avión al hombre afgano.

"Estoy tratando de cambiar las reglas de mi país", dijo, refiriéndose al historial de Suecia de deportar a los inmigrantes afganos cuyas solicitudes de asilo han sido denegadas. Más de 160,000 personas solicitaron asilo en Suecia en 2015, cuando Europa en su conjunto experimentó una afluencia de más de un millón de personas.

El hombre afgano, junto con el personal de seguridad, finalmente abandonó el avión, seguido de Ersson, y el vuelo despegó, según The Guardian. No quedó inmediatamente claro si el hombre será deportado más adelante.

Suecia no es el único país que deportó a afganos cuyas solicitudes de asilo no fueron aprobadas. Alemania regularmente envía a los afganos a casa también.

Afganistán, a diferencia de los estados asolados por la guerra como Siria, es considerado lo suficientemente seguro por una variedad de gobiernos para que la gente regrese a casa. Aún así, organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional han instado a los países a detener las deportaciones, dado que la situación en Afganistán es inestable y, a menudo, violenta.

"En su determinación de aumentar el número de deportaciones, los gobiernos europeos están implementando una política imprudente e ilegal", dijo en octubre Anna Shea, investigadora de Amnistía Internacional sobre los refugiados y los derechos de los migrantes.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.