UN MUNDO MEJOR
26/07/2018 11:56 AM CDT | Actualizado 26/07/2018 12:56 PM CDT

Este invento crea agua en el desierto y podría salvar la vida de miles de migrantes

Universidad de Berkeley

La meta de este invento parecía sacada de una película de ciencia ficción: sus creadores buscaban obtener agua del viento que corre por el desierto. Pero lo lograron. Y gracias a su tesón, en un futuro no muy lejano hasta en los climas más secos se podrá obtener agua apta para el consumo humano.

Se trata de un prototipo creado por investigadores de la Universidad de Berkeley, California, que, según sus propias palabras, es "esencialmente" una caja que cosecha agua potable las 24 horas del día usando un mínimo de energía, lo que la hace ideal para zonas áridas y donde el agua escasea.

El invento sigue el principio de una lata de cerveza afuera del refrigerador: cuando alguien saca una bebida de la nevera, el envase se llena de pequeñas gotas de agua que, después de un tiempo, forman un charco. Esto es porque el vapor de agua solo se condensa hasta convertirse en líquido, si el material donde se condensa es más frío que el aire que lo rodea.

Para lograr que una máquina en el desierto estuviera más fría que el aire que la rodea, la lógica dicta que se necesitaría un sistema enfriador o un aire acondicionado. Pero eso consume demasiada energía y requiere de una conexión eléctrica o costosos paneles solares.

Este invento ofrece una innovadora solución: a grandes rasgos, dentro de la caja se coloca otra caja y adentro de esa se esparce un puñado de una tierra porosa que absorbe la temperatura. Cuando llega la noche, y el desierto cambia a una temperatura gélida, la caja se abre que la tierra entre en contacto con el aire frío. Cuando amanece, y el calor aparece, la caja se cierra. El contraste entre ambas temperaturas encerradas en un mismo espacio provoca un efecto invernadero. El resultado: el vapor de agua se condensa en agua y entonces el líquido es recolectado.

"No hay nada como esto", dijo Omar Yaghi, uno de los creadores de esta tecnología, al sistema de noticias de la Universidad de Berkeley. "La caja opera a temperatura ambiente con la luz natural y sin energía adicional puedes recolectar agua en el desierto. Este realmente es un fenómeno muy interesante".

Gracias a su bajo costo y su alta capacidad para extraer agua del viento, es que varias incubadoras de negocios ya han hecho ofertas millonarias para comprar la tecnología, mejorarla, patentarla y ponerla a la venta tan pronto como sea posible, aseguró Yaghi. Su invento, dijo, podría ser uno de esos productos que organizaciones sociales usen con mucha frecuencia para salvar vidas o mejorar la condición de vida de las personas más vulnerables.

La exitosa prueba de la cosechadora de agua se hizo en el desierto de Arizona, uno de los lugares más comunes por donde cruzan migrantes mexicanos y centroamericanos que intentan llegar hasta Estados Unidos sin documentos migratorios.

NACHO RUIZ /CUARTOSCURO.COM
Una patrulla fronteriza vigila el perímetro que divide a México y el desierto de Arizona.

El número exacto de hombres y mujeres que caminan días completos por el desierto hasta una ciudad estadounidense es incierto, pero se calcula en cientos de miles. Cada año, unos 500 mueren afectados por las altas temperaturas, el cansancio y la deshidratación.

La disponibilidad de agua en el desierto es tan importante para salvar vidas que una organización no gubernamental en Estados Unidos, No más muertes, deja en el desierto de Arizona decenas de galones con agua potable para que los migrantes se refresquen y no mueran por choques de calor. Con mensajes "¡Ándale güey, ya casi llegas!", los activistas motivan a los viajeros a hidratarse y continuar su camino.

El invento de la Universidad de Berkeley abre otra esperanza para los sedientos del mundo.