ESTILO DE VIDA
24/07/2018 1:23 PM CDT | Actualizado 24/07/2018 1:26 PM CDT

9 poderosos consejos por el Día Internacional del Autocuidado

Cuidemos a nuestro cuerpo hoy y siempre.

Halfpoint Images via Getty Images

"La felicidad radica, ante todo, en la salud" decía el escritor estadounidense George Williams Curtis y hoy es un buen día para recordar esa frase. Como cada año, se celebra el Día Mundial del Autocuidado para recordarnos que ser responsables y cuidar de nuestra salud es tarea de cada uno de nosotros.

No hay nada mejor que sentirse bien. Por muy difícil que parezca cambiar ciertos hábitos, siempre es buen momento para tomar conciencia y empezar a mejorar nuestra salud física y mental. Recuerda que mucho de lo que hagas hoy repercutirá en tu vida adulta o en tu vejez. Así que te traemos algunos consejos que no está de más recordar. Toma nota.

1. Más vale prevenir que lamentar

Hero Images via Getty Images
Hero Images

Esta frase la hemos escuchado cientos de veces que no estaría mal hasta pegárnosla en la frente, sobre todo cuando de salud se trata. No somos exagerados al pensar hasta en lo peor cuando tenemos algún malestar, siempre y cuando ese pensamiento venga acompañado de una visita al doctor que nos revise, resuelva nuestras dudas y nos despeje angustias.

Por eso, para evitar esas angustias es importante acudir a un chequeo médico por lo menos una vez al año, aunque esto dependerá de tu edad. En menores, las revisiones pueden ser más de una vez porque están en desarrollo, en adultos dependerá de las recomendaciones del médico, así que nunca prolongues tu visita, sobre todo si en tu familia hay antecedentes de enfermedades.

2. DE-SA-YU-NO

Arx0nt via Getty Images

Así, separado por sílabas para que se te grabe bien mientras lees esto. A veces las prisas hacen que el desayuno sea la comida que nos saltamos con más frecuencia y queremos recuperarlo en la comida, lo cual es un grave error. No desayunar tiene más efectos negativos en la salud de lo que crees.

Primero, te faltará energía y fuerza durante el día; segundo, tu organismo trabaja de forma más lenta, lo cual puede repercutir en subir de peso; tercero, eres más propenso a la ansiedad por comer cualquier cosa, así que será muy probable que comas algo grasoso, nada bueno para tu cuerpo. Por último, las personas que se saltan el desayuno constantemente están más propensas a desarrollar diabetes tipo 2.

3. Olvídate de las dietas

Enrique D�z / 7cero via Getty Images

Querer estar "en forma" a veces nos hace recurrir a una dieta, luego a otra y a otra y sin ver resultados. La verdad es que es mucho más sano aprender a comer que a restringirte ciertas comidas, recuerda que la cantidad es a veces lo que nos afecta más que el alimento mismo.

Para esto, puedes acudir con un especialista en nutrición que te dé un tratamiento acorde a tu condición y tu estado de salud, es MUY IMPORTANTE que no sigas consejos de algún familiar o conocido que le haya funcionado tal o cual cosa, no todos compartimos los mismos niveles de azúcar, colesterol, etc., así que será mejor que optes por un plan alimenticio que te enseñe a comer de acuerdo a tus necesidades.

4. Cuida tu salud mental

Getty Images

El cuidado de la salud mental no es algo que esté en el radar de muchas personas, en una cultura como la nuestra, lamentablemente, se tiene la idea de que quien va a terapia psicológica es porque "está loco" y eso es totalmente falso. A veces, una decepción amorosa, laboral, familiar y personal nos pueden llevar a conductas o a generar hábitos no deseados y nos guardamos lo que eso nos hace sentir en vez de afrontarlo.

Acudir a terapia es más que necesario en una era como la nuestra en la que la depresión, una enfermedad que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo, según la OMS, ha aumentado sobre todo en jóvenes de 15 a 29 años.

5. Relájate

Adriana Duduleanu / EyeEm via Getty Images

No es una palabra simple hoy en día, sin embargo, reflexiona y ponte a pensar si en verdad vale la pena que toques el claxon en cuanto se pone la luz verde o comienzas a molestarte si la fila del banco no avanza. En una ciudad tan grande como lo es Ciudad de México el estrés y las prisas están a la orden del día pero no está mal que de vez en cuando te des la oportunidad de dejarte llevar y que no sea tu estrés el que hable por ti.

Créenos que tu cuerpo te lo agradecerá y existen poderosas razones para hacerlo.

6. Desconéctate de las redes sociales

ViewApart via Getty Images

Son las 2 de la mañana y tú bajo las cobijas revisando tu timeline, NO, por favor. Las redes pueden ser muy poderosas y conectarnos con personas que se encuentran lejos pero también pueden perjudicar nuestra salud al estar pegados en el celular la mayor parte del día. Disfruta de lo que hay a tu alrededor y suelta tu smartphone un rato.

7. Haz ejercicio

Getty Images/iStockphoto

El no hacer ejercicio es la madre de todas las excusas habidas y por haber. "No tengo tiempo", "empiezo el lunes", "no veo resultados rápido para qué hago", "está caro el gimnasio" y un eterno etcétera. Hacer ejercicio no debería estar ligado a tener un "cuerpo perfecto" sino a tener una buena salud, en México 7 de cada 10 mexicanos tienen sobrepeso. No seas parte de la estadística y mejora tu salud, te traerá grandes beneficios no solo físicos, sino también mentales y eso hará que te sientas mucho mejor contigo mismo.

8. Toma agua

PeopleImages via Getty Images

Sí y mil veces sí, el agua es nuestra mejor aliada para mantenernos saludables. Aunque ojo, muchas veces la sed puede confundirse con hambre, así que aprende a escuchar a tu cuerpo, no te saltes comidas y come más saludable. ¿No puedes con ocho vasos diarios de agua natural? Pues qué crees, es normal y está bien, esa regla que se ha impuesto a lo largo de los años ya no es válida. Los mecanismos de sed del ser humano son tan variados que no es necesario que te apegues a esa regla.

¿Recuerdas lo de acudir a un especialista o checarte con tu médico? Pues son ellos quienes mejor te pueden decir cuánta cantidad de agua necesita tu cuerpo. Muchas veces, si consumes alimentos altos en líquido como sandía, pepino, lechuga, entre otros, tu ingesta de agua será menor, pero nada mejor que acudir con un especialista en el tema.

9. Cambia la rutina

eclipse_images via Getty Images

El trabajo, la escuela o los pendientes hacen que nos olvidemos de las cosas simples que nos hacen sentir bien. ¿Qué tal que retomas aquél libro que dejaste empezado? ¿O comienzas a tomar clases de algo que te guste? Busca el tiempo para alguna actividad extra y olvídate de la rutina, uno de nuestros mayores enemigos. Lo mejor es que no necesitas salir de casa para comenzar a sentirte bien.

Recuerda, tu salud es primero.