INTERNACIONAL
21/07/2018 5:59 AM CDT | Actualizado 21/07/2018 5:59 AM CDT

Así es el paraíso de las viviendas accesibles en Viena

A diferencia de muchos países, las viviendas sociales no son el último recurso de alojamiento en la capital de Austria.

Alt-Erlaa es uno de los residenciales más grandes de Austria para personas de bajos ingresos. Se construyó en la década de los 70. La estructura completa incluye cerca de 3,200 departamentos.
Alt-Erlaa municipal housing, Vienna.
Alt-Erlaa es uno de los residenciales más grandes de Austria para personas de bajos ingresos. Se construyó en la década de los 70. La estructura completa incluye cerca de 3,200 departamentos.

Uwe Mauch ha llamado a Viena su hogar por más de 30 años. El periodista y escritor austríaco de 52 años vive en un departamento subsidiado en el norte de la ciudad europea, en uno de los muchos complejos de viviendas de bajo costo construidos por el gobierno municipal alrededor de frondosos patios.

Mauch paga 300 euros, o el equivalente a 6,650 pesos, por mes en alquiler por su departamento de una habitación, solo el 10% de sus ingresos.

"Es genial, estoy muy feliz viviendo aquí", asegura. "Me gusta todo el espacio verde que hay justo afuera de mi ventana. Cuando personas de otros países lo visitan, no pueden creer que sea tan agradable y tan barato a la vez".

Con lugares asequibles y atractivos para vivir, la capital austriaca se está convirtiendo rápidamente en el estándar de oro internacional en temas de vivienda pública o "vivienda social" como lo llaman en Europa, y en el caso de Viena, viviendas subsidiadas por el gobierno que rentan las municipalidades o asociaciones de vivienda sin fines de lucro. A diferencia de los proyectos de vivienda pública en otros lados como Estados Unidos, que carecen de fondos suficientes y son poco dignos, por lo general se considera que los esquemas de la ciudad están a la vanguardia, no solo por una política de planificación progresiva, sino también por su diseño sostenible".

Un proyecto de vivienda "sin automóviles" en el distrito de Floridsdorf donde vive Mauch, por ejemplo, utiliza el espacio, generalmente reservado para el estacionamiento, como un taller de reparación de bicicletas, áreas de juegos para niños y algunas bahías para compartir automóviles. Un desarrollo experimental subsidiado públicamente en Oberlaa, en el sur de Viena, calienta las casas utilizando aguas residuales de las aguas termales locales y recicla el agua de lluvia para jalar los escusados y regar los jardines.

La vivienda social en Viena ha crecido desde la década de 1920 cuando la municipalidad de la posguerra, liderada por los socialdemócratas, comenzó a construir urbanizaciones de alta densidad en toda la ciudad, típicamente bloques de departamentos de seis a ocho pisos con espacios verdes comunes. Hoy en día, cualquier persona que gane hasta lo equivalente a un millón de pesos por año, después de impuestos, es elegible para solicitar un departamento subsidiado en Viena, en un país donde el ingreso bruto anual medio es de aproximadamente 27,000 euros (600,000 pesos).

Según el municipio, el 62% de los ciudadanos de Viena viven actualmente en viviendas sociales. Aquí, los alquileres están regulados y los derechos de los inquilinos están fuertemente protegidos. En contraste, menos del 1% de la población de Estados Unidos vive en viviendas públicas, que se limita a familias de bajos ingresos, ancianos y personas con discapacidades.

WIENER WOHNEN/STADT WIEN

Kathrin Gaál, concejala de vivienda de Viena, explica que la vivienda social está dirigida tanto a personas con bajos ingresos como a "una amplia clase media" en la ciudad. "Lo que hace que Viena sea única es que no se puede saber cuánto gana alguien simplemente revisando la dirección de su casa", explica Gaál.

Eugene Quinn, quien conduce caminatas guiadas por algunos de los proyectos de viviendas y otras partes de Viena, se mudó de Londres a la capital austriaca hace nueve años. Habla con cariño de las "parrilladas" en el patio de la ciudad en las que los residentes de viviendas sociales se conocen entre sí.

"La gente aquí está acostumbrada a los espacios comunes de las urbanizaciones sociales y se siente muy cómoda viviendo al lado de alguien de origen distinto", dice Quinn. "Y como las personas no son aplastadas por sus rentas como en otras ciudades importantes, tienen un poco más de tiempo para ser creativas, estudiar, involucrarse en el trabajo comunitario".

El impacto positivo de Viena en sus ciudadanos no ha pasado desapercibido. A principios de este año, la ciudad se posicionó por ofrecer la mejor calidad de vida de cualquier ciudad del mundo por noveno año consecutivo.

Eva Bauer, jefa de economía de la vivienda en la Federación Austriaca de Asociaciones de Viviendas de Beneficio Limitado (VG), dice que mantener las viviendas asequibles se considera un factor vital que contribuye al bienestar de los ciudadanos.

De hecho, la extensión de la vivienda subsidiada de Viena la convierte en una de las ciudades más asequibles del mundo. Según la VG, la renta mensual promedio pagada por quienes viven en viviendas subsidiadas por el gobierno equivale a casi 9,000 pesos para inquilinos del concejo municipal y casi 11,500 pesos para inquilinos de asociaciones de vivienda, con pagos de asistencia mensuales disponibles para aquellos que luchan por cubrir los costos de vivienda. En promedio, los inquilinos en Viena gastan el 27% de sus ingresos en renta.

La vivienda social es una prioridad valiosa en toda Austria, financiada por el impuesto a la renta, el impuesto de sociedades y una contribución específica a la vivienda hecha por todos los ciudadanos empleados. Según el concejal Gaál, el presupuesto anual de vivienda de Viena, que se gasta en la renovación de apartamentos más viejos en la ciudad y en la construcción de nuevos proyectos de viviendas sociales, asciende a US$700 millones con US$530 millones provenientes del gobierno nacional.

Bauer dice que alrededor de un tercio de los 13,000 nuevos departamentos construidos en Viena cada año son financiados por el gobierno y comisionados por las asociaciones de vivienda.

"La vivienda social es muy popular", dice ella. "Hay muchos jóvenes que quieren convertirse en inquilinos de asociaciones de vivienda, incluso así tengan que esperar en una lista durante un par de años antes de poder obtener algo. La ciudad está creciendo, por lo que el desafío ahora es construir suficientes viviendas asequibles y mantener la calidad que las han hecho tan popular".

El proceso de competencia de desarrolladores introducido en la década de 1990 significa que arquitectos, abogados y otros expertos en vivienda participan en los paneles que juzgan las licitaciones para construir nuevos complejos de vivienda social, asegurando que los desarrolladores compitan entre sí para ofrecer viviendas de alta calidad y de bajo consumo.

WIENER WOHNEN/STADT WIEN
Vivienda municipal Karl-Marx-Hof en Viena.

Si bien Viena puede ser un ejemplo de cómo mejorar la vivienda pública, Austria no ha sido inmune a los temores sobre la afluencia de refugiados que se han beneficiado de la asistencia del gobierno en los últimos años. El país eligió un gobierno de coalición de derecha en diciembre, y la retórica sobre los inmigrantes que ejercen presión sobre los recursos públicos ha crecido incluso en su ciudad capital cosmopolita.

"Todavía existe una fuerte idea aquí de que la vivienda pública es algo para todos", dice Andreas Rumpfhuber, un arquitecto vienés. "Pero tenemos problemas similares a otros países. Tenemos populistas de derecha que hablan sobre si los refugiados merecen una vivienda pública. Entonces todavía hay peligros por delante para el modelo [de Viena] ".

Problemas en el paraíso, tal vez, pero el contraste entre Austria y otros países como Estados Unidos y México sigue siendo duro.

En Viena, la gente sigue orgullosa de los logros de la ciudad en viviendas con subsidio público. "Aquí tenemos una vieja idea de que no solo los ricos deberían vivir en buenas condiciones", dice Mauch, que no puede imaginarse viviendo en otro lugar que no sea Viena. "Es una idea importante y debemos conservarla".

WIENER WOHNEN/STADT WIEN
Vivienda municipal Metzleinstalerhof en Viena.

Este artículo se publicó originalmente en The HuffPost.

También te puede interesar: