INTERNACIONAL
18/07/2018 10:20 AM CDT | Actualizado 18/07/2018 10:44 AM CDT

Con un "Hello" inició el milagro de los 12 niños rescatados en una cueva de Tailandia

Los 12 niños y el entrenador de los Jabalíes Salvajes salieron del hospital y contaron cómo fue el rescate de la cueva.

Los 12 niños tailandeses rescatados de una cueva la semana pasada se dirigieron a los medios este miércoles después de recibir el alta médica; los menores y su entrenador ofrecieron nuevos detalles de cómo quedaron atrapados y fueron rescatados.

Un funcionario de salud dijo que los 12 miembros del equipo de futbol Wild Boar (Jabalíes Salvajes), además de su entrenador de 25 años, están en buena salud física y emocionalmente. Están deseando volver a casa y regresar a sus vidas.

Los miembros del equipo se turnaron para presentarse, y les dijeron a los periodistas en qué posición jugaban.

Dul, uno de los jugadores, relató los momentos en que se dio cuenta de que un rescatista los había localizado. Escuchó ruidos e imploró a sus compañeros de equipo que se callaran, dijo, para determinar si estaba soñando o si alguien realmente los había encontrado.

"Cuando surgió el socorrista, dije 'Hello (hola)'", dijo Dul, al darse cuenta de que el hombre no era tailandés, sino británico.

El socorrista preguntó cuántas personas estaban atrapadas, lo que obligó a Dul a traducir, agregó el entrenador, de nombre Ake. Dul tenía problemas para entenderlo debido al hambre intensa, pero Ake le dijo que fuera paciente.

Nuestros corazones estallaron, era la primera vez que podíamos decirnos a nosotros mismos que ahora había esperanza.Testimonio de uno de los niños rescatados en Tailandia

Ake dijo que el equipo acordó explorar la cueva después de leer sobre ella en Facebook. Vieron agua una vez que entraron, pero se encontraron atrapados cuando intentaron salir. Al contrario de lo que se ha informado, agregó, todos los niños saben cómo nadar.

Intentaron abrirse camino, dijo Ake, y consoló a los niños que estaban asustados. Supusieron que saldrían al día siguiente o serían rescatados. Mientras tanto, bebieron agua de las paredes de la cueva.

"No teníamos comida, solo bebíamos agua", dijo otro niño.

Los chicos se turnaban para cavar, pero el agua seguía subiendo, según Ake.

Una vez que los buzos los localizaron, pasaron el tiempo esperando ser rescatados jugando damas con el equipo de buceo.

Uno de los buzos, Saman Kunan, murió durante la misión, y los niños se sintieron culpables por la pérdida, dijo Ake. Los chicos escribieron mensajes de gratitud a la familia de Kunan, que mostraron durante la conferencia de prensa.

Los Navy SEALs tardaron casi dos semanas en localizar a los niños y comenzar el rescate. Un equipo internacional de más de 100, incluidos 18 buceadores, realizó el rescate por etapas, llevando a los niños en camillas uno por uno. El gobierno tailandés publicó videos en el camino, mostrando a los niños de buen humor, disfrutando de alimentos y chequeos médicos, mientras esperaban que los trajeran afuera.

Varios de los niños dijeron que querían convertirse en jugadores de futbol o Navy SEAL cuando crecieran, recibiendo el aplauso de la gente que miraba la conferencia de prensa.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.