ENTRETENIMIENTO
17/07/2018 11:59 AM CDT | Actualizado 17/07/2018 12:11 PM CDT

Scooters y bicicletas invaden las calles de Rusia durante el Mundial

El transporte sustentable es uno de los grandes logros que ha tenido el gobierno ruso.

Huawei / P20 Pro

Como toda megalópolis, Moscú tiene anchas avenidas que ven circular miles de autos diariamente con mayor o menor dificultad dependiendo la hora en la que uno decida abordar un taxi. Sin embargo, algo llama la atención desde el aire cuando uno va llegando a la capital rusa. Se puede ver desde el avión que se trata de una ciudad arbolada de norte a sur, flanqueada por el majestuoso río Moscova, que atraviesa por completo una ciudad que lo cobija con suntuosos puentes y bellos muros durante su recorrido.

Cuando uno se adentra en la ciudad, es fácil descubrir que el transporte sustentable es en realidad uno de los grandes logros que ha tenido el gobierno ruso al implementarlo exitosamente, al menos en la capital.

Y es que además de su famoso y fastuoso Metro que traslada entre estaciones que se suceden entre líneas y círculos en el mapa de la ciudad, existen opciones que permiten reducir la huella de carbono al mínimo, como las bicicletas y los scooters, que son una constante entre los autos en las calles y, desde luego, en los los carriles confinados para este tipo de transporte.

Niños, mujeres y hombres han adoptado estas opciones de dos ruedas —además de la clásica motocicleta— como uno de los principales medios para trasladarse por la ciudad, cuya orografía privilegiada (un valle que hace olvidar subidas y bajadas por la ciudad) permite hacer traslados largos sin que se vuelvan tortuosos.

Huawei / P20 Pro

A diferencia de muchas ciudades latinoamericanas, donde se sigue impulsando el uso de un transporte ecológico —como la ecobici— con cierto éxito, en Rusia esto ha tenido un acierto importante. Una mayor cultura vial y un número superior de carriles confinados, da mayor garantía a los usuarios de no terminar debajo de un auto que se pasa un alto o invade los carriles especiales.

Así es como el gobierno de Putin ha demostrado al mundo que megalópolis como Moscú pueden ser perfectamente recorridas con transportes alternativos al automóvil sin contaminar, mejorando la calidad del aire e impactando favorablemente en la salud de sus habitantes.