UN MUNDO MEJOR
17/07/2018 2:28 PM CDT | Actualizado 17/07/2018 3:27 PM CDT

Este país europeo reconoce, por primera vez, un matrimonio homosexual en su territorio

Una ciudadana francesa y otra australiana serán tratadas por la ley como un matrimonio enBulgaria

Una multitud festeja el anual desfile de orgullo gay en la ciudad de Sofía, capital de Bulgaria. REUTERS/Stoyan Nenov
Stoyan Nenov / Reuters
Una multitud festeja el anual desfile de orgullo gay en la ciudad de Sofía, capital de Bulgaria. REUTERS/Stoyan Nenov

Una pareja de mujeres se convirtió en el primer matrimonio igualitario reconocido en Bulgaria, aunque las leyes de ese país no permiten las bodas entre personas de mismo sexo.

El inusual estatus jurídico de ese matrimonio histórico se delineó a finales de junio, cuando una corte federal de Bulgaria falló a favor de dos ciudadanas extranjeras que viven en la capital del país, Sofía, y que buscaron el reconocimiento como una familia, dado que se casaron en Francia hace dos años, donde los matrimonios igualitarios sí son legales.

La australiana Cristina Palma y su esposa, la francesa Mariama Dallo, iniciaron en 2017 los trámites para obtener una visa familiar e instalarse en Bulgaria, pero el Ministerio del Interior les negó el documento, con el argumento de que su Constitución sólo reconoce el matrimonios como una unión entre hombre y mujer.

La pareja apeló el falló y litigó ante los tribunales que la Unión Europea establece que cualquier ciudadano de cualquiera de las 28 naciones que la integran tiene derecho a la movilidad dentro los países miembros y que se respeten los derechos ganados en sus naciones de origen.

Después de un año de batalla legal, la Corte Administrativa de la Ciudad de Sofía dictaminó que los tratados internacionales firmados por Bulgaria cuando ingresó a la Unión Europea le "ganan" en peso jurídico a la Carta Magna, por lo que Cristina Palma y Mariama Dallo deben tener las mismas obligaciones y derechos que cualquier matrimonio.

"Estoy feliz de celebrar no sólo mi derecho a vivir en Bulgaria, pero también el derecho de cualquier pareja del mismo sexo a ejercer sus derechos de movilidad en la Unión Europea", dijo Cristina Palma, después del fallo de la corte, a la cadena australiana de noticias SBS.

Aunque la Constitución de Bulgaria prohíbe también la adopción lesbo y homoparental, y el Código Penal no contempla sanciones específicas para crímenes de odio por homofobia y transfobia, los activistas búlgaros creen que este fallo en su país abre la posibilidad para reformar la ley hacia ideas más progresistas.