ENTRETENIMIENTO
15/07/2018 12:49 PM CDT | Actualizado 15/07/2018 5:19 PM CDT

Gana la diversidad, Francia se lleva la Copa del Mundo

La Selección Francesa festeja su bicampeonato mundial.
Laurence Griffiths via Getty Images
La Selección Francesa festeja su bicampeonato mundial.

Unos migraron buscando una mejor oportunidad en la nación que engendró la Révolution, otros sobrevivieron a una guerra que vio nacer a un país en 1991, pero solo uno de ellos logró conquistar la Copa del Mundo de Rusia 2018. Francia se erigió como campeón del Mundial por segunda vez.

Stanislav Krasilnikov via Getty Images
Francia festeja que ganó la Copa del Mundo de 2018

Ambas escuadras sortearon los obstáculos dispuestos en un mes de futbol para disputar una final inédita en los anales del balompié, a excepción de que los balcánicos jugaron 90 minutos más para ganar un espacio en la gran final (debido a que durante los últimos tres partidos se fueron a tiempos extras).

La final de la Copa Mundial de Rusia 2018 llegó en medio de una crisis migratoria, provocada en la mayoría de los casos, por conflictos armados de los que la gente huye para abrazar la vida. Discursos de odio como aquellos impulsados, implícitamente o no, por personajes definitorios del rumbo del mundo, como Donald Trump se perdieron entre los alaridos que celebraron el triunfo de Francia, de la diversidad cultural.

Este episodio de la historia del futbol se coció a fuego lento, pero fue hasta la segunda parte de la justa que el destino se declaró inapelable.

Mario Mandzukic marcó la primera diana, un autogol en el minuto 18. Después de haber sido clave en el partido contra Inglaterra, Ivan Perisic volvió a sacar el pecho por su equipo e igualó el partido en el minuto 28.

Christian Hartmann / Reuters
Gol de Ivan Perisic en la final de Croacia frente a Francia 2018.

Minutos después y haciendo uso de las herramientas otorgadas por la tecnología para la legitimación de los resultados, el sistema VAR ayudó al árbitro a conceder un penal a Francia; Antoine Griezmann en se encargó de la exitosa ejecución al minuto 38.

Michael Dalder / Reuters
Griezmann festeja su gol en la final de Croacia vs Francia.

Las tribunas gozaban de las hazañas de sus compatriotas, mientras que el mundo entero solo disfrutaba de un partido que dominado por Croacia, quien tuvo el 66% total de la posesión del balón.

Paul Pogba, verdugo estrella del Manchester United, se encargó de minar las ilusiones croatas con el tercer gol francés en el minuto 59. Pero en este partido quedaban más pendientes.

Kylian Mbappé, jugador más joven y veloz de todo el mundial, anotó el último gol galo -de carácter irrevocable- en el 65. Quien por cierto, metió goles en fase de grupos, en ronda de eliminación directa y en la final: todo en su primer mundial, todo a los 19 años.

Getty Images

Cuando el futbol te da la oportunidad de redimirte, pocos son los que no lo aprovechan. Mario Mandzukic encontró en el minuto 69, la mejor manera de calmar las olas de su culpa con un gol. No obstante, el Estadio Luzniki de Moscú fue testigo de cómo los Vatreni fueron víctimas del encarnizamiento de los contragolpes galos.

La Selección de Francia es la sexta escuadra más joven que compitió en Rusia con un promedio de 26 años con cuatro meses de edad. Prepárense para una suerte de revolución ilustrada en el futbol de Europa, de nuevo comandada por la juventud francesa.

En 1789 Francia rompió el paradigma predominante en este entonces, al revelarse en contra de la monarquía absoluta y así declarar los derechos del hombre. 229 años después, Los Blues son estandarte de que la inclusión es necesaria y benéfica para muchas partes. De los 23 jugadores convocados por Didier Deschamps, solo cuatro son hijos de franceses, dos de ascendencia francesa nacidos en otro país y 17, 78% del equipo, son hijos de migrantes africanos; en contraste con el 7% de la población migrante que reside en el país gobernado por Emmanuel Macron.

Mientras tanto en Francia, la Plaza de la Concordia y el Arco del Triunfo serán invadidos por mujeres y hombres de raza negra, blanca, de religión musulmana o católica, todos entre los colores de la libertad y la victoria.

"Esta es la Francia de la diversidad. Eso la hace bonita, tener hermosos colores, de diversos orígenes, así es la Francia de hoy con muchos colores", declaró Paul Pogba antes de disputar la final contra Croacia.