UN MUNDO MEJOR
12/07/2018 9:00 AM CDT | Actualizado 12/07/2018 3:53 PM CDT

La pregunta del millón: ¿puedo contraer una infección, si me hacen sexo oral?

La mayoría de las infecciones de transmisión sexual no manifiestan síntomas, así que el riesgo siempre es posible

eclipse_images via Getty Images

Muchas personas dicen que sí a un encuentro sexual sabiendo que no terminará en un embarazo, si realizan o reciben sexo oral. Pero eso no significa que hay que bajar la guardia tan rápidamente.

El sexo oral no está completamente libre de riesgos, ya que aún es posible contraer una infección de transmisión sexual (ITS). De hecho, la mayoría se pueden transmitir de forma oral, asegura el doctor Ryan Berglund, urólogo y experto en salud masculina de la Clínica Cleveland, Estados Unidos.

"El virus más preocupante es el virus del papiloma humano que causa las verrugas genitales, pero que también se ha relacionado con los cánceres de cuello uterino, pene, anal y cuello", dice el especialista. Aproximadamente, unas 630 millones de personas en el mundo tienen ese virus, que a menudo es asintomático y por lo general desaparece por sí solo en personas menores de 30 años, pero que puede, en raras ocasiones, conducir a problemas de salud más graves.

Otras infecciones que pueden contraerse a través del sexo oral son "herpes, VIH, tricomoniasis, hepatitis A, B y C", dice Sunny Rodgers, sexóloga clínica en Los Ángeles y embajadora de la Asociación Americana de Salud Sexual. "Además, también es posible contraer verrugas genitales y piojos del pubis".

Las ITS suelen ser invisibles

Las ITS pueden ser asintomáticas, por lo que es posible que sus portadores o las parejas de los portadores no noten algún problema antes de realizar o recibir sexo oral. Esta es la razón por la cual la mayoría de los educadores de salud sexual han dejado de usar el concepto "enfermedades de transmisión sexual" (ETS) y comienzan a usar al término más apropiado "infección de transmisión sexual" (ITS). Si bien son similares, la "enfermedad" es engañosa, dice Rodgers.

"La enfermedad insinúa un problema médico que tendrá un signo o síntoma aparente", dijo. "La mayoría de las personas infectadas con ETS comunes son asintomáticas o muestran síntomas leves, por lo que el virus o bacteria de transmisión sexual podría describirse más adecuadamente como una infección".

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, solo el 10 por ciento de los hombres y entre el 5 y el 30 por ciento de las mujeres con clamidia muestran síntomas. Algunas estimaciones sugieren que más del 90 por ciento de las personas con herpes genital nunca serán diagnosticadas; las llagas rojas y dolorosas asociadas con la enfermedad en realidad se pueden confundir con espinillas simples o vellos encarnados. La gonorrea es más común entre las mujeres de 15 a 24 años y se puede propagar sin síntomas. Y si tiene síntomas, podrían ser leves, como flujo vaginal o ardor al orinar.

La naturaleza invisible de la mayoría de las infecciones es la razón por la cual es necesario hacerse pruebas médicas. Por supuesto, si un miembro de la pareja nota llagas, cambios en la orina, dolor en los genitales u otros síntomas anormales, debe visitar a su médico.

"Hay formas de reducir el riesgo de contraer una infección utilizando diferentes barreras, pero recomiendo someterse a pruebas regulares a todas mis pacientes femeninas y sus parejas", aconseja Rodgers.

Solo un médico puede aconsejar cuál es el mejor tratamiento para quienes tienen una ITS. La gonorrea y la clamidia se pueden tratar con antibióticos. Los antivirales pueden acortar o disminuir los brotes de herpes. Y se pueden recetar nitroimidazoles para reducir el riesgo de transmisión y acortar los síntomas de la tricomoniasis.

¿Qué puedo hacer para protegerme durante el sexo oral?

Antes que nada, hacer una prueba médica y empezar un tratamiento antes de tener relaciones sexuales de cualquier tipo, incluido el sexo oral. Si hay una lesión anormal en los genitales de la pareja, no hacer sexo oral. "La presencia de enfermedades activas o llagas en los genitales o la boca de cualquiera de las partes aumentará el riesgo de transmisión", dice Berglund.

Los preservativos también pueden disminuir el riesgo de contraer o transmitir una ITS. "Los condones y las presas dentales, que son láminas delgadas de látex, se pueden utilizar durante el sexo oral", aconseja Rodgers. Una presa dental se aplica sobre la abertura vaginal; en un apuro, un condón se puede transformar en una presa dental y también se puede usar un lubricante a base de agua para tener más sensación.

También hay otras maneras en las que alguien puede conectarse físicamente con su pareja que están libres de riesgo o de menor riesgo. Otras actividades sexuales que reducen la posibilidad de propagar una ITS son besarse, acariciarse, masturbarse o masturbarse mutuamente, plantea Rodgers.

"Realísticamente, no existe el sexo 100 por ciento seguro, sino sexo más seguro con pruebas regulares de ITS y el uso de medidas de precaución", asegura Rodgers. "Mientras más conocimiento se tenga de una persona, mejor".

Los expertos recomiendan no omitir medidas de seguridad cuando se trata de la salud, sexual o de otra manera. Obtener educación, hacerse la prueba y, entonces sí, hacerlo.