UN MUNDO MEJOR
12/07/2018 9:00 AM CDT

7 señales de que tu matrimonio funcionará (según los planificadores de bodas)

No sólo los terapeutas pueden ver si tu cuento de hadas tendrá final feliz

Hinterhaus Productions via Getty Images

Los terapeutas de pareja no son los únicos que pueden ver si un par de recién casados estarán juntos hasta que la muerte los separe.

Al parecer, los planificadores de bodas saben una cosa o dos acerca del potencial de los matrimonios, dado que pasan mucho tiempo con sus clientes preparando la boda. El trabajar de cerca con las parejas y verlos durante sus días buenos y malos, permite a estos profesionales tener una fuerte corazonada sobre quiénes permanecerán juntos durante mucho tiempo.

Estas son las señales que, según los planificadores de bodas, dan indicios de que están frente a una pareja con un gran futuro por delante.

1. Están dispuestos a ceder.

La habilidad de una pareja para pedir y ceder en lo que quiere es crucial, no solo a la hora de elegir el lugar de la boda o el sabor del pastel. A veces, significa encontrar un punto medio. Otras veces, dejar que tu pareja se salga con la suya, sabiendo que la otra persona haría lo mismo por ti.

"En la planeación de una boda, y en la boda, ser capaz de entender la perspectiva del otro y adaptarse para encontrar soluciones para ambos es una habilidad clave", dijo Lori Stephenson, fundadora de Lola Event Productions en la ciudad de Chicago. "La habilidad para resolver problemas y estar dispuesto a trabajarlos juntos para encontrar una solución son indicadores sólidos de una relación exitosa".

Incluso, cuando las diferencias de opiniones lleven a una discusión, una pareja fuerte será capaz de mantenerse calmada y realmente escuchar a la otra persona.

"No todas las parejas tienen que estar de acuerdo en todo y todo el tiempo, pero lo que abre la puerta de un matrimonio exitoso es respetar las ideas ajenas, puntos de vista y experiencias y encontrar un punto medio", comentó Jove Meyer de Jove Meyer Events en Nueva York.

2. Están más enfocados en el matrimonio que en la boda.

La boda es un momento excepcional, sin duda, pero también es el primer día de un posible largo matrimonio. Las parejas que tienen su prioridades bien enfocadas son capaces de ver la imagen completa: es mejor pensar en el matrimonio que obsesionarse con cada pequeño detalle de la fiesta.

"Las parejas que se enfocan más en el matrimonio que en la boda aún les importan los detalles, pero no enloquecen por asuntos menores durante la planeación o el día de la fiesta", dice Tracie Domino, fundadora de Tracie Domino Events, en la ciudad de Tampa, Florida. "Cuando una pareja no enloquece porque deben mover la ceremonia a un lugar cerrado por la lluvia o no enfurece porque la banda tocó accidentalmente una canción que no estaba en la lista, eso es un signo inmediato de que ese matrimonio va a durar".

La planificadora Maggie Gaudaen, cofundadora de Pop! Wed Co, en Washington D.C., hizo una observación similar. Las parejas más felices son "aquellas que no están tronándose los dedos cada vez que un detalle no sale a la perfección".

"Ellos simplemente están fascinados con casarse", cuenta. "Cuando todo el glamour de la boda se acaba, y están sentados en un sillón junto a su nueva esposa o esposo, el matrimonio es todo lo que queda. Y esa es la mejor parte".

3. Planean la boda juntos, tomando decisiones como equipo.

No es inusual que una de las dos personas sea la cabeza de la planeación de la boda, especialmente si esa persona encuentra placer al hacer tiempo en su agenda para dedicarse a la fiesta. Pero si una persona está tomando todas las decisiones y la otra está completamente ajena al proceso, eso significa que la pareja no actúa como un equipo en otras áreas de la relación.

"Las parejas que se suman juntas a una plática, que acuden juntas a ver un posible lugar de la boda o que incluso se dividen tareas tienen más posibilidades de durar", asegura la planificadora Liz Coopersmith de Silver Charm Events en Los Angeles. "Tuve un novio que quería que se sirvieran tacos el día de su boda. Ellos fueron a cinco diferentes restaurantes de tacos antes de elegir el indicado y ella estuvo dispuesta a hacerlo porque eso era importante para su novio".

4. Están de acuerdo en cuánto pueden gastar.

No es ningún secreto que el dinero es una de las principales cosas que estresan a un matrimonio. Las parejas que pueden equilibrar los gastos de la boda, o que al menos pueden ponerse de acuerdo sobre lo que no pueden pagar, están mejor preparadas para grandes discusiones como hipotecas, deudas y el gasto de tener un hijo.

"Ya sea que la pareja esté pagando las cuentas de la boda o las familias estén ayudando, tener discusiones honestas sobre los gastos prioritarios y no estirar la liga en el presupuesto es clave para la vida", asegura Stephenson. "Nadie debería entrar a un matrimonio con una deuda impagable a causa de una fiesta que resultó demasiado costosa para su estilo de vida".

5. Son asertivos cuando se necesita serlo con algunos miembros de la familia.

Una vez que estás comprometido, padres, hermanos, incluso primos segundos, podrían empezar a darte opiniones que no les pediste sobre tu boda. Si el novio y la novia tienen relaciones sanas con sus respectivas familias, entonces deberían poder escuchar esos "consejos" e ignorarlos respetuosamente, si no les convencen.

"Si el novio elige las ideas de la madre por encima de las de su futura esposa, eso no está bien", afirma Summer McLane de My Simply Perfect Events en la ciudad de Atlanta. "Hay un momento en que la pareja tiene que empezar a moverse como una unidad, independientemente de las familias. A veces, una familia abrumadora puede complicar las cosas. Cuando la novia o el novio apoya a su pareja, es perfecto. Es una muestra de que protegerán a su pareja cuando se necesite".

6. Tienen expectativas reales sobre la boda y el matrimonio.

Las parejas que están preparadas para los inevitables baches en el camino, ya sea un proveedor que llegó tarde a la cita o una mala racha en la relación, están mejor equipadas para durar mucho tiempo.

"¿Estás esperando el sol, la luna y las estrellas con un presupuesto limitado? ¿Esperas la completa cooperación de la madre naturaleza y un clima perfecto cuando el gran día se acerca?, pregunta Stephenson. "¿Esperas que las cosas sucedan minuto a minuto como las planeaste, sin dar lugar a la espontaneidad? Todas esas cosas son señales de que tus expectativas son poco realistas y necesitan ser ajustadas".

7. Son capaces de tener complicadas discusiones sin escalar el conflicto.

Incluso las parejas más sanas van a tener desacuerdos. La clave es cómo manejas esas emociones: ¿gritas, insultas o haces como que no escuchas? ¿O vas a tomar un respiro y expresar tus emociones de una manera honesta y madura?

Los planificadores de bodas a menudo tocan temas sensibles, como la familia o el dinero, que hay que afrontar.

"Planear una boda no es solo flores y pasteles", cuenta McLane. "Soy parte de una conversación realmente difícil con mis parejas y cuando una pareja se abre, de manera honesta y realista, es una gran señal de que el matrimonio va a durar. He tenido novios que le esconden a sus novias sus problemas financieros y eso lleva a una situación muy incómoda, porque si eres opaco durante la boda, serás opaco durante el matrimonio".