UN MUNDO MEJOR
09/07/2018 10:56 AM CDT | Actualizado 09/07/2018 12:05 PM CDT

6 mitos sobre las personas asexuales (no, no es una enfermedad)

Unas 760 millones de personas en el mundo tienen esta orientación sexual

Jose Luis Gonzalez / Reuters
La comunidad LGBTQ+ ha adoptado entre sus comunidades a los asexuales como parte del abanico de diversidad sexual. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

Cuando la sociedad piensa en la sexualidad humana, usualmente trata de ubicar a las personas en algún lugar entre la heterosexualidad y la homosexualidad. Entre ambos extremos están las personas que definitivamente se sienten atraídas por el otro sexo, las que a veces se relacionan sexualmente con su mismo sexo y las que sienten interés por las personas independientemente de su sexo y género. Pero hay una orientación sexual que se sale de esa regla: la asexualidad.

Las personas asexuales tienen una orientación sexual caracterizada por una persistente falta de atracción sexual hacia cualquier sexo o género. Es decir, son felices sin tener relaciones sexuales. De acuerdo con estimaciones de especialistas en sexualidad, al menos el 1 por ciento de la población se identifica como asexual — unas 760 millones de personas, de cualquier sexo, edad, color de piel, religión o estado socieconómico.

Para entender más sobre la asexualidad, aquí están 6 mitos sobre esta orientación sexual que tiene entre sus más públicos defensores a celebridades como el cantante Morrisey o el crítico de modas Tim Gunn.

  1. Las personas asexuales tienen una enfermedad mental. No, no se trata de ninguna enfermedad. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría eliminó hace años de su famoso Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales un supuesto padecimiento conocido como "deseo sexual inhibido". En su lugar quedó el "trastorno de deseo sexual hipoactivo" que ocurre cuando la persona quiere tener relaciones sexuales, pero alguna dificultad personal se lo impide. El cambio es significativo porque si la orientación sexual de la persona no le trae infelicidad o dolor, entonces no hay problema que arreglar.
  2. Las personas asexuales son célibes. Las persona célibes son aquellas que optan por no tener relaciones sexuales, ya sea por una creencia religiosa (como llegar virgen al matrimonio para no incurrir en un pecado capital), una filosofía personal o por razones de salud, entre otras. A diferencia de las personas asexuales, los célibes pueden tener deseos sexuales, pero eligen no llevarlos a cabo, ya sea durante toda la vida o durante un periodo de tiempo.
  3. Las personas asexuales no sienten placer. Hay asexuales que sí sienten placer y lo buscan, por ejemplo, masturbándose. O cuando ven una película o una serie de televisión hay algo que los excita. La diferencia respecto a otras orientaciones sexuales es que algunos asexuales ignorarán esa excitación o buscarán satisfacer ese deseo por sí mismos, no con otras personas.
  4. Las personas asexuales tienen miedo a las relaciones. Esto es falso. Las personas asexuales se enamoran, se desenamoran, tienen parejas, se casan y se divorcian. En muchos casos, establecen relaciones afectivas con otras personas asexuales y, en otros, son pareja de personas heterosexuales u homosexuales con un deseo sexual más común que el resto del mundo. En cualquier caso, cada pareja pone sus propias reglas sobre lo que pasa dentro de la habitación.
  5. La asexualidad se "cura" con hormonas. Las orientaciones sexuales no se "arreglan" con hormonas ni con terapias de conversión o rezando. Simplemente existen. Del mismo modo que no hay inyecciones para eliminar la heterosexualidad ni pastillas contra la homosexualidad, la asexualidad no tiene cura porque no se trata de ningún desequilibrio (salvo que la persona sufra por su falta de deseo sexual).
  6. Si tiene relaciones sexuales, no puede ser asexual. Hay muchos asexuales que tienen relaciones sexuales. Incluso, con una altísima frecuencia. La diferencia es que, en el fondo, no quieren hacerlo. No sienten deseo y están presionados por la norma social de que tener muchas relaciones sexuales equivale a un tipo de éxito social. Para esas personas, asumirse y definirse como asexuales puede ayudarles a evitar muchos años de sufrimiento.