POLÍTICA
06/07/2018 5:00 AM CDT

La debacle del PRD y la duda entre renovarse o morir

Luego de las elecciones del domingo, el PRD pierde fuerza y se convierte en la cuarta potencia política, lo que obliga a sus militantes a repensar el partido.

Edgard Garrido / Reuters

De poco o nada le sirvió al Partido de la Revolución Democrática ir en coalición con Acción Nacional y Movimiento Ciudadano durante el proceso electoral 2018, con el aplastante apoyo que recibió en las urnas Movimiento de Regeneración Nacional, el partido del Sol Azteca pasó a ser la cuarta fuerza política en México con apenas siete senadores y 11 diputados federales. Además, a nivel nacional en la elección presidencial sólo logró 1 millón 300 mil votos, el 2.87%, lo que se equipara con el número de sufragios anulados, que se acerca al 2.73%.

Si el PRD mantiene su registro a nivel nacional es porque sus candidatos a las cámaras de senadores y diputados representan un 5%, apenas lo necesario para conservar el registro. Luego de 21 años, el PRD perdió Ciudad de México y sólo conserva tres delegaciones: Coyoacán, Venustiano Carranza y Milpa Alta. A pesar de haber presumido la asistencia de 150 mil personas a su cierre de campaña, en CDMX obtuvo 237 mil votos y perdió las delegaciones Iztapalapa, Iztacalco, Álvaro Obregón y Gustavo A. Madero.

Dentro de la República Mexicana también perdieron las gubernaturas que disputaban aliados con el Frente: Morelos y Tabasco, conservan Michoacán, porque no hubo elecciones a gobernador, pero Silvano Aureoles decidió mostrar su apoyo hacia José Antonio Meade, candidato del PRI.

Juan Zepeda, aspirante al Senado por el PRD, calificó los resultados como los peores en la historia del partido y consideró que es primordial refundar al partido, disminuyendo las corrientes y evitar que se siga utilizando como franquicia para obtener candidaturas. Sin embargo, en entrevista con Pascal Beltrán del Río para Imagen Radio, no descartó la posibilidad de desaparecer el partido si es que ya no funciona y fundar uno nuevo con los sectores progresistas del país.

Cuartoscuro

Pero el excandidato al gobierno del Estado de México no pierde de vista que los escenarios son difíciles, considerando que es ahora Morena el partido que encabeza la lucha por las ideas de izquierda en nuestro país. Al mismo tiempo, llama a la unidad y pide no buscar culpables de las derrotas. "Así fuimos responsables de sus grandes triunfos, ahora todos somos responsables y nos necesitamos para rescatar el partido", mencionó.

También recalcó que la alianza con el PAN no fue una mala idea, pues de no haberse realizado, el PRD hoy ya no tendría registro con la cantidad de votos obtenidos.

La otra entidad que debe preocupar haber perdido es Morelos, donde el desempeño de Graco Ramírez, fundador del PRD, estuvo en entredicho todo el tiempo por las confrontaciones que sostuvo con distintos sectores. De los municipios en disputa, sólo pudo ganar en Miacatitlán, Tlaltizapán de Zapata, Yautepec y Jonacatepec.

Cuartoscuro

El diputado Jesús Zambrano, líder de la corriente Nueva Izquierda del PRD, aceptó en una conferencia de prensa que la contundente derrota frente a Morena como partido de izquierda había sido un golpe contundente, pero se resiste a la idea de que estén "al borde de la sepultura".

Aunque coincide con Zepeda en que tienen que hacer una labor importante de reinvención y reorganización pues, considera, el PRD sigue siendo un partido importante en el espectro político del país.

A su vez, el diputado panista Agustín Basave coincidió con Ricardo Anaya cuando afirmó que van a ser una oposición firme frente al eventual gobierno de Andrés Manuel López Obrador en aquellas cuestiones en las que choquen sus agendas, y también prometió su colaboración en las causas comunes que comparten en favor de México.