UN MUNDO MEJOR
05/07/2018 1:07 PM CDT | Actualizado 05/07/2018 2:06 PM CDT

La propuesta de despenalizar la marihuana 'huele' bien a pacientes con Alzheimer

Las personas con Alzheimer podrían llegar hasta 6,5 millones para 2050

Un hombre cosecha marihuana en el norte de Israel para usarla con fines medicinales. REUTERS/Nir Elias
Nir Elias / Reuters
Un hombre cosecha marihuana en el norte de Israel para usarla con fines medicinales. REUTERS/Nir Elias

Una nueva esperanza para mejorar la calidad de vida de casi un millón de mexicanos se ha abierto con el proyecto de despenalización de la marihuana con fines médicos y lúdicos que elabora el equipo cercano de la eventual secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

La ministra en retiro, propuesta para llevar las riendas de la política interior durante el sexenio del ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, aseguró esta semana en una entrevista con la agencia de noticias AFP que cuando llegue al cargo propondrá al presidente la legalización de la marihuana en toda su cadena productiva, desde la siembra, cosecha, trasiego y producción.

La noticia envía una señal de confianza en el futuro para los pacientes y familias de los 900 mil mexicanos que viven con Alzheimer, una de las enfermedades neurodegenerativas más comunes entre personas de la tercera edad. Su crecimiento entre esta población es de tal tamaño que el instituto Alzheimer México calcula que para 2050 habrá 6,5 millones de personas con ese padecimiento.

Sin un tratamiento adecuado y potente, el Alzheimer puede derivar en un rápido deterioro de la salud mental que pasa por la demencia y, finalmente, la muerte. Los medicamentos actuales han probado tener una mediana eficacia, mientras los investigadores apuntan a que el cannabis podría ser el complemento necesario para ganar varios años con buena calidad de vida para los pacientes.

La razón: los cannabinoides en la hierba tienen componentes naturales, abreviados como THC y el CBD, que tienen efectos fisiológicos relevantes para combatir el avance del Alzheimer: activan neuroprotectores, actúan como antioxidantes en el cerebro, estimulan el crecimiento de nuevo tejido neural, entre otros beneficios.

Según la Fundación Canna, promotora del uso medicinal de la marihuana, la planta también ayuda con los problemas cotidianos que sufren paciencias y las familias, como la agitación nocturna, la desorientación, la falta de apetito, además de que la marihuana actúa como un antiemético natural, es decir, un fármaco contra el vómito y náuseas.

En julio de este año, el diario sudamericano Perú 21 narró que en la edición local de la Marcha Mundial de la Marihuana, una mujer contó el cambió que vio en su esposo, enfermo de Alzheimer, después de usar marihuana: "Le empecé a dar la mitad de un arrocito (de aceite de cannabis) a mi esposo cada 12 horas. El primer día siguió agresivo, al tercer día pude ver el resultado. Estaba alegre, inclusive le ponía canciones del recuerdo y balbuceaba, pese a que no hablaba hace 12 años. A veces hablaba y comenzó a bailar".

Para David Schubert, investigador principal y profesor en el Instituto Salk para Estudios Biológicos, ubicado en California, Estados Unidos, es innegable el "potencial terapéutico de los canabinoides" para el tratamiento de esta enfermedad.

Hasta el momento, la mayoría de las investigaciones han coincidido en la mayoría de las consecuencias benéficas a corto plazo y las repercusiones a mediano y largo plazo aún siguen estudiándose sin consenso entre los investigadores.