MÉXICO
03/07/2018 3:04 PM CDT | Actualizado 03/07/2018 4:12 PM CDT

AMLO y EPN se reunirán con Mike Pompeo, secretario de Estado de EU

Este será el primer encuentro que tenga AMLO con el gobierno de Donald Trump.

Especial

El próximo viernes 13 de julio, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llegará a México para reunirse con Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la elección presidencial y Enrique Peña Nieto, presidente de México.

La Secretaría de Relaciones Exteriores, informó que en la reunión también estará presente el titular de la dependencia, Luis Videgaray con el objetivo de revisar temas de la relación bilateral.

"El objetivo de la reunión es trabajar en temas de la relación bilateral en sus diferentes aspectos incluyendo el migratorio, comercial, seguridad y cooperación para el desarrollo", detalló la SRE en un comunicado.

En la conferencia de prensa que dio López Obrador en Palacio Nacional adelantó que Pompeo visitaría el país.

Vamos a tener pronto una reunión con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Ayer lo que se acordó es que va a visitar México el jefe de departamento de Estado en una fecha posterior.Andrés Manuel López Obrador

Ayer lunes, el tabasqueño tuvo una llamada telefónica con Trump en la que trataron temas generales como el de los mexicanos migrantes, seguridad fronteriza y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Esta sería la primera vez de Mike Pompeo a México desde que fue nombrado por el presidente Donald Trump y ratificado por el Senado.

A principios de junio, el canciller mexicano se reunió con Mike Pompeo para discutir sobre la guerra comercial que sostienen ambos países a partir de que Estados Unidos impuso aranceles al acero y aluminio mexicanos, a los que México respondió con medidas recíprocas a productos estadounidenses.

¿Quién es Mike Pompeo?

Pompeo se ha distinguido por ser fiel aliado de Donald Trump. La BBC lo ha definido como un "republicano de línea dura".

Desde enero de 2017 hasta el pasado mes de marzo se desempeñó como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) manteniendo un delicado equiñibrio en las relaciones entre los servicios de inteligencia y Trump.