POLÍTICA
01/07/2018 8:02 PM CDT | Actualizado 01/07/2018 9:05 PM CDT

¿Cuál apatía? Los mexicanos retan a los pronósticos y votan masivamente

Las autoridades electorales esperan una participación de cerca del 70 por ciento

Cientos de votantes indígenas esperan su turno para votar en el poblado de Nahuatzen, Michoacan. REUTERS/Alan Ortega
REUTERS/Alan Ortega
Cientos de votantes indígenas esperan su turno para votar en el poblado de Nahuatzen, Michoacan. REUTERS/Alan Ortega

La clase política no se cansó de acuñar para este domingo el concepto de "la elección más grande en la historia de México". Los candidatos presidenciales insistían un día sí y el otro también en llenar esta jornada electoral de adjetivos: "histórica", "única", "la más importante". Era lógico: en unas campañas que dejaron más 130 políticos asesinados y que bombardearon con más de 22.9 millones de spots a un país donde 9 de cada 10 habitantes no cree en los partidos políticos, se corría el riesgo de que la votación fuera raquítica hasta el ridículo.

Sin embargo, los mexicanos desafiaron a los pronósticos y salieron a votar copiosamente. A las 8 de la noche, en punto, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, aseguró en un mensaje en cadena nacional que la jornada electoral tuvo una "votación masiva" con "incidentes aislados".

Daniel Becerril / Reuters
Funcionarios de casillas cuentan miles de boletas de la elección presidencia. Mexico July 1, 2018. REUTERS/Daniel Becerril

Las imágenes más contundentes fueron capturadas alrededor de las mil 154 casillas especiales del país, dedicadas a personas que están lejos de su domicilio. Ahí, por ley, sólo pueden entregarse 750 boletas, que fueron insuficientes para la avalancha de votantes que quería decidir sobre su país. En algunos lugares, como la delegación Benito Juárez, en la Ciudad de México, ya había personas esperando desde las 4 de la mañana y la gente esperó hasta 10 horas para depositar su voto.

En otras zonas de la capital del país, como la delegación Tlalpan, la frustración de cientos de personas por no poder votar debido a la falta de boletas las llevó a bloquear Periférico Sur a la altura de la sede nacional del INE. Y el cierre de vialidades también ocurrió en Guanajuato, Oaxaca, Puebla y Morelos, entre otros estados.

Pero también hubo escenas de multitudes en pos de su voto en las 156 mil 804 casillas tradicionales. En el Estado de México, Veracruz, Jalisco, hubo largas filas para sufragar. E incluso en estados donde la violencia salpicó a los comicios, como Guerrero, la gente encontró su camino hasta las urnas. En la Ciudad de México, la participación electoral fue tan numerosa que el Sistema Colectivo Metro amplió, de último momento, dos horas más su servicio gratuito.

Si el pronóstico que hizo hace 28 días del consejero del INE, Marcos Bolaño, es certero, ésta sería la elección con mayor participación política en el México del siglo XXI con una cifra que ronda el 70 por ciento de la lista nominal, sólo por debajo de la elección presidencial de 1994 que ganó Ernesto Zedillo, antes de la transición democrática.

Carlos Jasso / Reuters
Las autoridades electorales esperan una participación de cerca del 70% de la lista nominal. REUTERS/Carlos Jasso

La última elección presidencial, que resultó en el triunfo del presidente Enrique Peña Nieto, tuvo una participación del 63,1 por ciento de la lista nominal. Y la del 2006, que acabó en la reñida victoria del panista Felipe Calderón, fue de 58,5 por ciento.

Si se compara con otras elecciones presidenciales a nivel internacional, México ha dado una lección de civismo: en los comicios federales de 2016 en Estados Unidos que acabaron en la unción de Donald Trump, votó el 55,4 por ciento de los estadounidenses. Y en los comicios de Canadá que dieron la victoria al primer ministro Justin Trudeau, la participación electoral fue de 68,5 por ciento.

Este año, el 54,05% por ciento de los colombianos eligieron al presidente electo Iván Duque. Y el año pasado, en Honduras, la participación electoral de 59,2 por ciento acabó en la llegada a la presidencia de Juan Orlando Hernández.

Con estas cifras, México se acerca a países como Francia y Reino Unido, donde las últimas elecciones que dieron como ganadores a Emmanuel Macron y Theresa May que ganaron con 77,7 y 68,7 por ciento, respectivamente.

En el año del Mundial, los mexicanos rompieron el mito de su apatía por la política: la lección de la elección presidencial.