ESTILO DE VIDA
28/06/2018 10:45 AM CDT | Actualizado 28/06/2018 1:27 PM CDT

Así es como se prepara emocional y psicológicamente la Selección Mexicana

Después de la derrota ante Suecia, a la Selección Mexicana le tocará enfrentarte a la mítica selección de Brasil.

Javier Hernández y Carlos Salcedo después de la derrota de México ante Suecia en el Mundial de Rusia 2018.
Donat Sorokin via Getty Images
Javier Hernández y Carlos Salcedo después de la derrota de México ante Suecia en el Mundial de Rusia 2018.
A la sombra de Juan Carlos Osorio, el seleccionador colombiano que ha devuelto la esperanza a México, trabaja el español Imanol Ibarrondo, un entrenador personal, clave en la clasificación del Tri para octavos de final y que ahora tiene la función de programar al equipo para ganar a Brasil.

Desde hace dos años, este bilbaíno colabora con la selección mexicana para poner a los jugadores en las mejores condiciones mentales para afrontar sus partidos.

Aunque Osorio no ha parado de reconocer su aportación, Ibarrondo asegura que apenas llega "al 1 %" del mérito, mientras que "el 99 % es de técnico y jugadores".

Tras haber trabajado duro para atenuar la euforia que siguió a la victoria contra Alemania en el debut, ahora su esfuerzo se centra en minimizar la pérdida de confianza que supuso la derrota contra Suecia, para afrontar en las mejores condiciones el duelo contra Brasil.

Jason Cairnduff / Reuters
Javier Chicharito Hernández durante el partido de México contra Suecia.
"Nos reuniremos para procesar las emociones tras una derrota decepcionante. El último partido marca el estado emocional y hay sensaciones de pena, decepción, tristeza, enfado. Hay que dejar surgir eso y convertirlo en el mejor estado para afrontar a Brasil", asegura.

Después de la derrota ante Suecia, Javier Hernández publicó un mensaje en su cuenta de Instagram acerca de la fortaleza mental del equipo.

Instagram

Así viene trabajando con el Tri desde hace un par de años, "un reto personal duro" en un país que, asegura, "vive el fútbol, y la vida en general, con una especial pasión".

"Tanta pasión no es una virtud, puede mutar en obsesión. Es un tsunami emocional. No es fácil equilibrar eso, las victorias y las derrotas. Somos campeones del mundo sin jugar y de buenas a primeras somos los peores. Hay que desdramatizar", afirma.

Para Ibarrondo, "más allá del disgusto de perder queda la satisfacción de estar en octavos y aspirar a todo frente a Brasil", asegura que la clasificación de México "fue merecida" y que otros países, como Argentina o España, la han celebrado más con menos puntos en su casillero.

Es un equipo maduro, experto, ambicioso, sereno y con ganas de hacer bien las cosas.

No duda de las opciones de México de derrotar a la pentacampeona, algo que muchos de los actuales jugadores ya hicieron en la final de los Juegos Olímpicos de Londres en los que en Brasil ya estaban algunas de las estrellas actuales, como Neymar.

Ibarrondo asegura que México "es un equipo maduro, experto, ambicioso, sereno y con ganas de hacer bien las cosas", por lo que confía en sus opciones de llegar a cuartos.

El entrenador personal señala que tras la figura de Rafael Márquez, que tuvo un gran predicamento, el equipo carece de un liderazgo personal, pero tiene "varios, en función de los momentos y todos volcados al bien del equipo".

"No creo en un liderazgos autoritario, hay diferentes líderes, en función de las situaciones, son líderes que se ponen al servicio de los demás", revela.

Andrew Couldridge / Reuters
Afición mexicana durante el partido de Tri y Suecia, durante el Mundial de Rusia 2018.

Ibarrondo comenzó a trabajar con México tras la derrota del Tri contra Chile en la Copa América de 2016 por 7-0.

El equipo necesitaba un revulsivo moral y en las manos de Osorio cayó el libro La primera vez que la pegué con la izquierda, firmado por Ibarrondo, por lo que le invitó a trabajar con ellos.

El motivador recuerda que el equipo estaba "dolido pero para nada rendido".

"El primer partido era contra Estados Unidos en Columbus tres días después de la elección de (Donald) Trump, con todo lo que eso significaba de que quería construir un muro con México. Era un momento delicado, de mucha presión. Ganamos (1-2) y me extendieron la invitación a trabajar a toda la fase de clasificación y ahora el Mundial", recuerda.

Aunque valora de forma muy positiva la experiencia de un Mundial, Ibarrondo, que acaba de comprometerse con la Real Sociedad de la Primera división española, asegura que no volverá a repetirla por todo el esfuerzo "mental y humano" que supone.

Ahora, espera que la aventura con México llegue lo más lejos posible y para ello cuenta con una selección "muy comprometida" con su seleccionador.

"El líder de este equipo es Juan Carlos Osorio, es quien les inspira, les motiva, les hace creer. Les da confianza por su forma de afrontar las situaciones, los problemas, de apoyarles siempre, de exigirles también", señala.

Menciona sus constantes rotaciones, muy criticadas por la prensa pero que, asegura "les demuestra que cuenta con todos".

"Han decidido comprometerse con él, les cree y le siguen. El responsable de que este equipo esté en octavos de final, con todas las opciones de ganar a Brasil y de pasar a cuartos es Juan Carlos Osorio",