POLÍTICA
27/06/2018 8:38 PM CDT | Actualizado 27/06/2018 10:58 PM CDT

'Sin miedo al tigre ni al diablo', Meade cierra campaña en Coahuila

Y, por supuesto, no podía faltar la mención a Andrés Manuel López Obrador en el último acto de campaña.

Un Meade que no le tiene miedo al tigre ni al diablo. Un Meade casi de voz desgarrada. Un Meade con dominio del escenario, el dominio que –a veces— da el tele prompter. Un Meade acompañado de una especie de coreografía, en la que todos los asistentes se levantaban de su silla al mismo tiempo y, al mismo tiempo también, alzaban el brazo, coreaban. "Viva Pepe Meade", "Vamos a ganar", "Juana, primera dama", etcétera, etcétera, etcétera, según la porra organizada por la maestra de ceremonias.

Así llegó, José Antonio Meade, candidato de la coalición Todos por México, a su último acto de campaña en el Parque Las Maravillas, en Saltillo, Coahuila, uno de los estados que aún es bastión del PRI y que actualmente es gobernado por el priista Miguel Ángel Riquelme Solís, quien estuvo en primera fila, a una silla de Juana Cuevas, esposa del candidato, y quien mereció un agradecimiento especial.

Especial.

En su mensaje no faltó Andrés Manuel López Obrador como tampoco faltaron al evento Claudia Ruiz Massieu, Aurelio Nuño, Armando Ríos Piter, Vanessa Rubio, pero también diversos diputados del PRI y candidatos de la coalición Todos Por México, quienes, en algún momento se acercaron a Meade para levantarle el brazo y "en este jale, ganar en el mecate", gritó Meade.

"Esta es la campaña que va a ganar el 1 de julio", sentenció el candidato del PRI, como si todas las encuestas hechas en este proceso fueran erradas. Y destacó que fue una campaña de propuestas, aunque reconoció que "hay mucho que cambiar en este país"; se enfocó entonces al tema de la inseguridad rampante en el país, en los 121 candidatos muertos en campaña y en específico mencionó a Fernando Purón, asesinado el sábado 9 de junio al salir de un debate entre candidatos realizado en la Universidad de Coahuila.

Entonces llegó el momento de hablar de López Obrador, quien "amenaza con sacar a tigres y a diablos" y le decimos que "le vamos a ganar".

Un Andrés Manuel que amenaza a todos, amenaza a la Suprema Corte, a las fuerzas armadas, a las familias con sacar a los criminales a la calle."

Y poco más adelante reiteró que el domingo 1 de julio se saldrán a contar votos no amenazas, por lo que "no habrá tigres ni diablos que puedan cambiar lo que ustedes elijan con los votos".

No hay veda electoral ni para la razón ni para los ideales".

Aquí puedes ver íntegro el acto de cierre: