ENTRETENIMIENTO
26/06/2018 5:20 PM CDT | Actualizado 26/06/2018 7:57 PM CDT

Lo importante no son los éxitos personales, sino lo mejor para mi país: Chicharito

Chicharito Hernández si puede ser máximo goleador en Mundiales será bonito, pero de nada serviría si, por ejemplo, no logramos clasificarnos mañana.

El delantero mexicano Javier Hernández da una conferencia de prensa en el Ekaterinburg Arena en Ekaterinburg, en la víspera de su partido de fútbol del Grupo F de la Copa Mundial Rusia 2018 contra Suecia.
JORGE GUERRERO via Getty Images
El delantero mexicano Javier Hernández da una conferencia de prensa en el Ekaterinburg Arena en Ekaterinburg, en la víspera de su partido de fútbol del Grupo F de la Copa Mundial Rusia 2018 contra Suecia.

Javier, Chicharito, Hernández, el que fuera artillero del Manchester United y del Real Madrid, máximo anotador de la historia de la selección mexicana y que en el Mundial de Rusia puede conseguir nuevos hitos personales, no piensa en sus marcas particulares, sino en lo mejor para su país.

Así se expresó el delantero mexicano, nacido hace 30 años en Guadalajara, al ser cuestionado por Efe durante su comparecencia ante los medios en la víspera del tercer partido del Tri, este miércoles, contra Suecia, en Ekaterimburgo, la localidad más oriental del campeonato, a 17 kilómetros de Asia.

Nadie ha anotado más para la selección absoluta de México que el punta del West Ham, formado en su Chivas natal y que regresó al fútbol inglés -en el que deslumbró la temporada 2010-11- tras jugar de nuevo la Champions League con el Bayer Leverkusen alemán.

El sábado marcó el segundo tanto en la victoria del Tri contra Corea del Sur y amplió su propia plusmarca a 50 goles, al tiempo que se convertía en el tercer mexicano que anotaba en tres Mundiales, tras Cuauhtémoc Blanco y Rafael Márquez.

ANNE-CHRISTINE POUJOULAT via Getty Images
El delantero mexicano Javier Hernández asiste a una sesión de entrenamiento en el Ekaterinburg Arena en Ekaterinburg el 26 de junio de 2018, en la víspera de su partido de fútbol del Grupo F de la Copa Mundial Rusia 2018 contra Suecia.

Hijo y nieto de mundialistas, Chicharito emuló a su abuelo, Tomás Balcázar (que lo había hecho en el de Suiza'54) al marcarle un gol a Francia (2-0) en Suráfrica 2010, en un Mundial en el que también anotó el día que se cayó ante Argentina en octavos (1-3). Hace cuatro años, en el de Brasil, ayudó a derrotar a Croacia (3-1) con otro gol en la fase de grupos.

Y en el de Rusia, al marcar contra Corea, igualaba el récord anotador en Mundiales de otro Hernández, Luis, que marcó cuatro veces. El Matador anotó sus cuatro tantos en el mismo torneo, el de Francia'98.

El astro mexicano, que apuntó que las críticas -"da igual que seas el máximo goleador o que el equipo esté jugando bien"- siempre existirán, "porque forman parte del show" explicó a Efe en el recinto en el que este miércoles pueden seguir escribiendo historia que "Javier Hernández pasará y vendrán otros jugadores".

"Lo importante no son los logros personales, sino el país, que es al que representamos en esta competición. Si puedo ser máximo goleador también en Mundiales, será bonito, pero de nada serviría si, por ejemplo, no logramos clasificarnos mañana", opinó 'Chicharito' horas antes del partido ante Suecia.

AFP/Getty Images
El delantero mexicano Javier Hernández asiste a una sesión de entrenamiento en el Ekaterinburg Arena en Ekaterinburg el 26 de junio de 2018, en la víspera de su partido de fútbol del Grupo F de la Copa Mundial Rusia 2018 contra Suecia.

Un choque que se jugará en un estadio construido en 1953, poco después de la muerte de Stalin, remozado para el Mundial y con unas curiosas gradas supletorias, en la cuarta ciudad más populosa de Rusia, por detrás de Moscú, San Petersburgo y Novosibirsk.

Una localidad situada a unos 2.000 kilómetros de Moscú fundada por Pedro I el Grande en 1723, en la que numerosas efigies de Lenin y otras construcciones de la era soviética se entremezclan con estatuas de los Beatles, de Michael Jackson y el más grande monumento al teclado de un ordenador del mundo (en escala de 30 a 1, con piezas de piedra que pesan entre 50 y 800 kilos). Pero cuyo principal símbolo siempre será la Catedral de la Sangre Derramada.

Chicharito no habló de sangre. Pero sí del grupo de la muerte, como definió el suyo, en el de México, con seis puntos, aún no está clasificado. Apuntado muy alto en Rusia, el Tri intentará al mismo tiempo que no le pase lo que en el Mundial de España'82 sucedió con Argelia, la última selección en ser eliminada en la primera fase a pesar de haber ganado sus dos primeros choques.

El delantero tapatío insistió en que, siendo bienvenidos, no quiere éxitos personales, sino lo mejor para su país. "Me quedo con toda la gente que se ilusiona, con ser un espejo en el que ellos se miren y que sepan que con trabajo se pueden lograr cosas", dijo.

"Me quedo con el país detrás de nosotros, con la reacción del estadio cuando suena el himno nacional. Me quedo con México. Javier Hernández podrá lograr lo que logre, pero aquí lo que importa es el país al que representamos", explicó a Efe Chicharito.

"Si se da que pueda acabar siendo también el máximo goleador de México en unos Mundiales sería muy bonito. Pero de nada serviría si mañana no pasamos a la siguiente ronda. Siempre lo he dicho: es el país, el grupo y el equipo lo que importa. Los logros individuales van después", comentó a Efe la estrella mexicana este martes en Ekaterimburgo.