UN MUNDO MEJOR
26/06/2018 11:53 AM CDT | Actualizado 26/06/2018 4:10 PM CDT

Cuando su madre quiso matarla, veterinarios mexicanos salvaron a esta bebé jaguar

Se llama Xel-Ha y es la más reciente cría en México de esta especie en peligro de extinción

Una jaguar es vista en un árbol de la selva amazónica en Brasil. REUTERS/Bruno Kelly
Bruno Kelly / Reuters
Una jaguar es vista en un árbol de la selva amazónica en Brasil. REUTERS/Bruno Kelly

Una bebé jaguar que nació a principios de este mes en Nuevo Laredo, Tamaulipas, abre la esperanza de que esa especie endémica en México tenga posibilidades de salir de la lista de animales en peligro de extinción. Pero para lograrlo, los veterinarios han tenido que recurrir a una medida extrema: separarla de su madre, porque intentó asesinarla.

El 6 de junio pasado, en el Zoológico de Nuevo Laredo, nació en cautiverio Xel-Ha, una cría de dos jaguares que han pasado la mayoría de su vida en un ambiente artificial: su padre, Yamato, es un jaguar de 10 años proveniente del Zoológico del Centenario en Mérida, Yucatán, y su madre, Balam, de ocho años, cuyo origen es el Zoológico de Puerto Vallarta. Ambos forman parte de las 112 especies con las que cuenta el parque tamaulipeco, cuyas puertas abrieron en 2007.

La noticia del nacimiento de Xel-Ha fue celebrado con mesura al interior del zoológico y se dio a conocer a la prensa hasta el 13 de junio, debido a que la cría permaneció en estado crítico durante 72 horas. La razón: Xel-Ha sufrió altos niveles de estrés cuando fue retirada de su madre inmediatamente después de ser parida.

La madre, Balam, por su crianza en un ambiente artificial, es una gran reproductora, pero no es apta para la crianza, contó la directora del zoológico, Gina Ferrara, al Huffington Post México. En el pasado, Balam asesinó a dos de sus crías y, si se le dejaba cerca de Xel-Ha, ella podría ser la tercera.

Pese a los primeros días difíciles, hoy Xel-Ha es una cría sana y rodeada del equipo veterinario del zoológico. Para suplir a la madre, su "familia humana" la alimenta con una fórmula de leche que simula la materna, bebe agua con electrolitos, se le suministran con frecuencia vitaminas y duerme en un especio con temperatura controlada, blindada de las altas temperaturas que en estas fechas golpean a la frontera de Tamaulipas.

"Hasta ahora tenemos cinco jaguares que se han criado exitosamente con nosotros. Seis, si contamos a la bebé", contó Gina Ferrara. "Dentro de lo próximos años, queremos que estos jaguares puedan ser liberados en parques protegidos para que sus crías crezcan en ambientes naturales".

En 2017, la Universidad Nacional Autónoma de México publicó un estudio elaborado por el Instituto de Ecología, que calculó que en el país quedan menos de 4 mil jaguares. La fórmula con la que Xel-Ha nació y es criada podría aumentar esta cifra en los próximos años.