MÉXICO
24/06/2018 12:05 AM CDT | Actualizado 24/06/2018 1:52 PM CDT

#CRÓNICA Del grito de puto, a la virilidad de Zague y la esperanza de unión

La convivencia en el Ángel de la #MarchadelOrgullo y los fans de la Selección.

@Wikichava / @Carloszup
La foto más famosa de la edición 40 de la marcha del Orgullo LGBT+

Había duda en el ambiente sobre qué pasaría este sábado 23 de junio en el Ángel de la Independencia. Y era razonable. Algunos imaginaban que podrían darse episodios de violencia entre los asistentes a la edición 40 de la #MarchadelOrgullo LGBT+ (que tradicionalmente inicia desde este punto) y los fanáticos que llegaran al lugar, en caso de que la Selección Nacional de Futbol de México le ganara a la de Corea del Sur en el Mundial Rusia 2018.

Ya desde antes de que Javier Hernández El Chicharito metiera el segundo gol de este partido había aficionados en el Ángel, aunque en menor proporción respecto a los gays, lesbianas, trans y personas heterosexuales afines a la comunidad LGBT+ que se reúnen habitualmente en la marcha. También hubo miembros de esta última comunidad que usaban playeras de la Selección Nacional y enviaban mensajes de inclusión.

Ellos se combinaban con algunas familias que miraban a la distancia el festejo de la marcha. A uno de estos padres le pregunté qué pensaba de lo que estaba viendo. Cambió la cara seria con la que analizaba a las parejas agarrada de la manos, a las drags, a los osos. Sonrió nerviosamente y respondió: "Todo bien".

La diferenciación aún más clara entre los motivos para estar ahí se dio pasado el mediodía, cuando después de las canciones interpretadas por el dúo Jesse & Joy —y ya con el triunfo de México de dos goles a uno sobre Corea del Sur— se formaron los primeros grupos de aficionados que agitaban intensamente las banderas tricolores y cantaban porras.

Se escuchó el tradicional "México lindo y querido", también "Olé, olé", el "Chiquitibum", fragmentos del himno nacional mexicano y otra en la que repetían "dale, dale, dale México". Varios de los pamboleros mostraban la emoción de ver que su festejo podía ser compatible con el de la #MarchadelOrgullo LGBT+

Cuando las cosas cambiaron

Hasta ahí todo muy bien. Sin embargo, conforme avanzaba el festejo, subió el "ánimo" y vino el tradicional grito de "eeeeh...", acompañado del suspenso con el que les gusta 'jugar' a algunos aficionados sobre qué palabra continuará esta frase. Algunas veces lo hicieron con la palabra México, pero en otras sí llegó el acostumbrado -y cientos de veces criticado- puto. Hubo una persona que incluso gritó "eeeeeh.... LGBTTTTTI". A un aficionado, llamado Alfonso, le pregunté qué pensaba del uso de la palabra puto y me dijo que no reflejaba "una homosexualidad", que estaban mal quienes pensaban que ese vocablo simbolizaba una agresión. "Es como decir un pendejo, es como decir un cabrón. Sí", argumentó.

Cuando le pregunté además qué sentiría si él fuera gay y se refirieran a él así, o qué pensaría si le dirían así a un amigo o familiar, respondió: "No soy gay y no me importa". Continué. "Pero, ¿y si una persona gay te dice que esto le duele y le lastima?, ¿dejarías de usar esa palabra?". Se quedó en silencio y soltó un seco "sí".

Los aficionados de la Selección comenzaron ser mayoría y a darle la vuelta al monumento a la independencia con la conga "Vámonos al Ángel, una vuelta al Ángel". Continuaban los tradicionales cantos de amor a México, ocasionalmente se sumó el "Miénteme con un beso, que parezca de amor", de Luis Miguel. También hubo cantos de "el que no brinque es puto" y luego, la forma de decir puto sin mencionarlo: "El que no brinque es coreano, el que no brinque es coreano" y "sueco el que no brinque" (en referencia al próximo rival de que tendrá México en el Mundial).

Al cuestionar a otro de los aficionados sobre el uso de la palabra castigada por la FIFA, me dijo: "La palabra puto no es ofender; (es) una, una, no sé... yo puedo ser heterosexual y tú homosexual, no es tirarle a los gays. Puto tú, puto yo. Punto, y soy heterosexual". Cuando le dije yo era gay y que a mí —y a muchos más— esa palabra nos ofendía, respondió: "Ah bueno, te pido una disculpa si te afecta. Pero con todo respeto: puto tú, puto yo güey. Y yo soy heterosexual". Continué cuestionando a ese primer aficionado sobre si tuviera un hijo, un sobrino, un amigo al que le incomodara esta expresión. "Ok, si les molesta es malo. Pero no es por tirar a un tema de género, no es tirarle a los gays ni a los heterosexuales. Nada que ver", finalizó. No hubo manera de que realmente se pusiera en mi lugar.

En los cantos alrededor del Ángel también se hizo presente la figura futbolística mexicana que más ha estado en boca de todos recientemente, por la difusión de un video en el que se muestra su pene: Luis Roberto Alves Zague. Los aficionados ahí presentes demostraron cuánto este deportista se ha convertido en su top of mind de masculinidad. "Suecia ya lo sabe, le toca la de Zague" y "Corea se empinó y Zague la metió" fueron algunas de las expresiones que se escucharon.

Eythel Aracil
La presencia de Zague en porras y en imágenes.

Eythel Aracil
Las playeras inspiradas en el video íntimo de Zague.

Ese extraño 'silencio'

Lo que se apreciaba cada vez menos hacia las dos de la tarde eran personas que asistieran principalmente por la marcha del Orgullo LGBT. Normalmente a esa hora, en el día de esta celebración, la avenida Reforma de Ciudad de México está repleta de transportes en los que bailan grupos de personas, hay mucha música y colorido.

Pero en el Ángel prácticamente solo se escuchaban los gritos referentes al triunfo de México. Minutos después, al alejarme de este lugar, comprobé que la mayoría de los camiones de la marcha avanzaban por la avenida Río Rhin —en la Colonia Cuauhtémo—c, y al llegar a la Glorieta de la Palma, en Reforma, daban vuelta a la izquierda, hacia el Centro. Este cambio fue el que permitió que los aficionados tuvieran la glorieta del monumento a la independencia para celebrar el triunfo y con el que se busco evitar confrontación.

En la glorieta del Ángel, Fernanda y Maricarmen —una pareja de lesbianas dedicadas a la docencia— también estaban extrañadas de que no hubiera en ese momento tanto colorido y el mismo ambiente de otras ocasiones (estoy seguro que luego avanzaron por Reforma y descubrieron lo mismo que yo).

Maricarmen consideró buena idea que hubieran coincidido la celebración de la marcha y la del futbol: "Está bien que se hayan juntado, ¿sabe por qué? Porque hay personas que no conocen o no han visto la marcha. Y entonces se empiezan a involucrar, que no solo es exhibicionismo, como le dicen. Sino también se vienen a proyectar derechos que queremos seguir exigiendo".

"Todo mundo tenemos derecho a exhibirnos de la manera que queramos", agregó Maricarmen, "el único problema es que nos han inculcado que eso está mal y que no se debe de hacer. Y es una forma de decir "no, está bien. Tú lo quieres hacer, ¿te sientes bien? ¡Hazlo!"

Eythel Aracil
Nemma Queen, drag participante en la Marcha del Orgullo LGBT+ 2018

Fernanda recordó que estamos en un país donde hay la libertad de hacer esto. "Tenemos que aprender a respetar todas las expresiones: si es venir desnudo, tienes que respetarlo. La calle es de todos. Pero es lo que quieres ver. Si quieres ver exhibicionismo, es lo único que verás; si quieres ver a familias que vienen aquí a exigir derechos, a que se les trate como iguales, a que no haya discriminación, eso es lo que tú vas a ver".

Fernanda también recordó cómo, aunque muchas personas no consideran el grito de puto como algo homofóbico, claramente ocurren hechos de este tipo relacionados con ese vocablo. "Han habido muchos gays que esa es la última palabra que escuchan: 'por eso te pasó, por puto'. Y viene con odio". Recientemente fueron asesinados tres activistas gays en Guerrero: Rubén Estrada, Roberto Vega y Carlos Uriel López.

Eythel Aracil
Los asistentes a la marcha del Orgullo LGBT+ en CDMX recordaron a tres activista gays asesinados recientemente en Guerrero.

Por otro lado, esta pareja sí tiene esperanzas de que se puedan erradicar expresiones como el grito de puto. "Simplemente en el pasado nunca se pensó que se pudiera hacer una marcha gay. Se decía "no se puede, no van a poder salir, no van a poder expresarse". Y se pudo, pero se trata de que todos estemos de común acuerdo", explica Fernanda. Para Maricarmen se trata de enseñarle a los niños a que no utilicen este tipo de expresiones, confía en que el cambio se verá dentro de algunas generaciones: "No será de la noche a la mañana. Pero creo que sí se puede".

Eythel Aracil
Convivencia entre asistentes a la marcha del Orgullo LGBT+ y al festejo por el triunfo de México sobre Corea del Sur en Rusia 2018.

Deseos vs realidad

La Secretaría de Seguridad Pública reportó saldo blanco en este festejo. Sin embargo, sí hubo provocaciones:

Twitter
No hubo manera de que un grupo de aficionados al futbol suprimiera el famoso grito.

Imaginémonos cosas chingonas, va. Imaginémonos un México sin la palabra "puto". Imaginémonos un México donde 7 de cada 10 personas de la comunidad LGBT no sean discriminadas. Imaginémonos un país donde no exista un 44% de personas que no estén dispuestas a permitir que en su casa vivan homosexuales.