ENTRETENIMIENTO
23/06/2018 11:06 AM CDT | Actualizado 24/06/2018 10:05 PM CDT

México imparable: crónica de un triunfo anunciado sobre Corea del Sur

El sueño mexicano continúa, pues con la victoria sobre Corea del Sur, la Selección Mexicana encabeza el grupo F con 6 puntos.

El sueño continuó en el Rostov Arena. El estadio recibió al México que venció a Alemania 1 a 0, y a la Corea del Sur que cayó frente a Suecia, también 1 a 0. Realidad o quimera, la Selección Mexicana llegaba al encuentro con 50% de posibilidades a su favor.

Siempre indescifrable, Juan Carlos Osorio decidió mantener, para variar, la tropa que logró la osadía de doblegar al Campeón del Mundo. Y así empezó la serie de conmociones que se originaron en noventa minutos.

Miguel Layún, antiguo culpable de las frustraciones coapeñas, no se había encontrado con el gol pero no dejó de buscarlo. El capitán Guardado repartió sobriedad en el medio campo. Hirving Lozano, uno de los paladines más jóvenes de México, dejó la vanguardia para defender el arco mexicano. Una falta en contra del nuevo héroe nacional, el sobresalto.

El grito ahogado en las tribunas se escuchó después de que Javier Hernández, el jugador mexicano más conocido en Corea del Sur, disparó a Choo Hyun-woo sin herirlo de gravedad.

Cuando la felicidad roza tus pies no la dejas ir, así, México conquistó a la gorda para no soltarla. Según los hombres que, con una pizca de malicia, aprendieron a medir el añico, el Tri tuvo 72% de posesión del balón durante la primera mitad.

Heungmin, oriundo de Chuncheon, amenazó el espacio perteneciente a Guillermo Ochoa. Se meten con uno se meten con otros diez. Al minuto 23, un contragolpe de Lozano fue la promesa de una victoria más, Corea se salvó. Sin embargo, la voluntad del destino es irrefutable. Al 24 se marcó penal, sin necesidad de recurrir a la tecnología, y Carlos Vela no perdonó. GOL, GOL, GOL, explotó el campo y las tribunas. GOL, cantaron millones de gargantas también desde tierras aztecas.

Damir Sagolj / Reuters
Carlos Vela metió el penal que puso a México a la delantera, 1-0, frente a Corea del Sur.

Las pausas de medio tiempo han servido para reflexionar sobre los laureles conseguidos, con autoridad, por la escuadra de Juan Carlos Osorio. Pero los mexicanos solo quieren ver a su equipo más tiempo, como hasta el séptimo partido.

Excélsior

Al regresar, con levedad y prisa, los coreanos se apuntalaron en el sector mexicano. Al puro estilo de Jaime Rodríguez Calderón, Corea del Sur exigió la mano de Salcedo. Nada.

En el minuto 67, capitán por capitán, salió Guardado y entró Rafa Márquez para seguir haciendo historia.

Después de 65 minutos, una jugada que inició en la cancha de Corea del Sur colocó en Lozano el balón en el momento preciso para que este conectara con Chicharito. Tempo: GOL, GOL, GOL.

KHALED DESOUKI via Getty Images
Gol de Javier Hernández anotó el segundo gol del partido entre México y Corea del Sur.

Más cambios para el minuto 70. Lozano se fue, con la honra en la espalda, para darle un espacio a Jesús 'Tecatito' Corona.

El temor de ganar un partido para perderlo en los últimos instantes provocado por traumas mundialistas, no se hizo presente. "Esta vez sí vamos a ganar", escuché decir a alguien en esta redacción, y allá, en el suelo ruso, la sensación no fue distinta: Vamos a ganar.

Los momentos de desesperación suelen catalizar las pulsiones más combativas, el equipo dirigido por Shin Tae-Yong inaugura una feria de faltas en el terreno de juego. El arbitro Milorad Mazic estrenó la primera amarilla de la justa en el minuto 79, cortesía de Wooyoung, quien esperó a que llegara Chicharito para dejarle un souvenir.

Además de la ofensiva coreana, otra alarma se mantenía potencial: el infame grito de Puto en las tribunas, sobre el que los mexicanos más tercos ya estaban advertidos. Hasta el minuto 80, pareció no haberse escuchado, en cambio los coros de la fanaticada rindieron homenaje a la gran labor del timonel del Tri: el cántico de Profe Osorio, retumbó en el Rostov Arena.

El tiempo como complemento es siempre un arma de dos filos y México, como una de sus frecuentes víctimas, lo sabe. Minuto 92, Corea del Sur no se quiso ir sin la diana. Una descarga de Heungmin profanó las redes de Guillermo Ochoa para hacer la declaración de que, aunque ya se van, sí fueron a la Copa Mundial de Rusia 2018.

El silbatazo, que no final porque ése sonará hasta el 15 de julio, acabó con la lid entre México y Corea del Sur.

Aunque no es la primera vez que México podría avanzar con, al menos, seis puntos en la bolsa, este mundial se prepara para romper el estigma del quinto partido, porque si ya ganamos dos, ¿por qué no seguir con otros cinco? Imaginémonos cosas chingonas, dixit.