ENTRETENIMIENTO
23/06/2018 9:42 AM CDT | Actualizado 23/06/2018 6:46 PM CDT

La política social que ha convertido a Islandia en la 'sorpresa' del Mundial

Tuvo un papel destacado en la Eurocopa de 2016 y esta es la primera vez que participa en un Mundial, #Rusia2018.

Volgogrado, Rusia, 22 de junio de 2018: Aron Gunnarsson de Islandia y Oghenekaro Etebo (i-d) de Nigeria luchan por el balón en su partido del Grupo D de la Copa Mundial de la FIFA 2018 en el Estadio Volgograd Arena. El equipo de Nigeria ganó el juego 2: 0.
Sergei Bobylev via Getty Images
Volgogrado, Rusia, 22 de junio de 2018: Aron Gunnarsson de Islandia y Oghenekaro Etebo (i-d) de Nigeria luchan por el balón en su partido del Grupo D de la Copa Mundial de la FIFA 2018 en el Estadio Volgograd Arena. El equipo de Nigeria ganó el juego 2: 0.

Con una población de poco más de 300 mil habitantes, Islandia se ha convertido en la gran sorpresa del futbol mundial. Tuvo un papel destacado en la Eurocopa de 2016 y esta es la primera vez que participa en un Mundial.

Instalaciones para entrenar de primera, el alto nivel de formación de los entrenadores y una buena generación de jugadores, que comenzó a formarse 15 años atrás a partir de una política social que buscaba combatir el consumo de alcohol que, en aquel momento, estaba aumentando entre ese sector de la población. Así, el Estado islandés ha visto en el deporte un motor de desarrollo social.

Esos podrían ser los tres principales factores que están contribuyendo al éxito reciente del equipo nacional islandés (KSI).

Tradicionalmente, el deporte que más afición ha tenido entre los islandeses es el balonmano, ya que, debido a sus características, permite ser practicado durante todo el año. Sin embargo, desde hace más de 20 años el futbol se ha convertido en el otro referente deportivo nacional. "El crecimiento del número de aficionados, entrenadores y jugadores no puede ser entendido sin analizar las decisiones políticas que ha habido detrás. El futbol es más que un mero espectáculo deportivo en Islandia, es una cuestión de política social", escribe David Hernández, especialista en geopolítica, comunicación y estrategia política y gobernanza, en El Orden Mundial.

Pero además habrá que considerar que los equipos islandeses se basan en la motivación intrínseca, lazos de amistad y un fuerte trabajo en equipo, elementos que se han ido desapareciendo en los deportes comerciales.

Pero también... la selección nacional de Islandia ha logrado hacerse de un fuerte capital social, teniendo a todo su país apoyándola en los grandes eventos. Los juegos del equipo nacional son para los islandeses no solo justas deportivas, son importantes para el orgullo y la identidad nacional.

AFP/Getty Images

AFP/Getty Images

Xinhua News Agency via Getty Images

GESTIÓN DEL TIEMPO LIBRE

En 1998, cerca del 40% de islandeses entre 14 y 16 años reconocían haberse emborrachado en el último mes, una cifra que los situaba a la cabeza de los países europeos. Pero para 2016, la cifra había disminuido al 5%. "El punto central de este exitoso trabajo se ha centrado en cómo gestionar el tiempo libre y el ocio de los adolescentes, así como canalizar problemas como el estrés, la frustración o la soledad. Es en este espacio donde el deporte cobra una importancia vital y donde el futbol se ha consagrado como una herramienta social muy útil", apunta Hernández.

"Cuando las autoridades islandesas pusieron en marcha su programa, donde se incluía la práctica deportiva, no tenían en mente convertir el pequeño país en una revelación futbolística. Su propósito era encontrar un entorno para los menores que combinara dosis de diversión y entretenimiento, favoreciera la socialización y difundiera valores como el respeto, la disciplina, el trabajo en equipo y el esfuerzo. Se ha necesitado de una considerable inversión pública, realizada principalmente por los Ayuntamientos de cada municipio, para proporcionar las instalaciones deportivas necesarias para la práctica del futbol", analiza el también doctorando en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid.

Según cifras de la Asociación de Futbol de Islandia, desde el año 2000, la infraestructura para soccer ha crecido considerablemente y se puede entrenar y competir en instalaciones de primera todo el año, aún en los helados inviernos.

En total, hay 179 campos de tamaño completo en Islandia (césped natural o césped artificial, al aire libre o bajo techo), es decir hay uno por cada mil 800 habitantes.

Algunas cifras (Fuente: KSI)

Campos artificiales interiores en tamaño completo = 7
Campos artificiales interiores en la mitad de tamaño = 6
Campos artificiales al aire libre en tamaño completo = 24
Campos artificiales al aire libre en la mitad de tamaño = 6
Mini campos al aire libre con césped artificial = 154
Campos de césped natural al aire libre en tamaño completo = 148

Igualmente, existe un paquete de ayudas sociales del Gobierno dedicado a financiar el deporte para los menores de edad. La familia de un escolar islandés recibe cerca de 300 euros anuales por cada hijo para poder costear los gastos de la práctica deportiva.

Por otra parte, existen programas específicos de la Administración Pública para formar técnicos deportivos, además de becas para ampliar sus conocimientos en centros deportivos en el extranjero.

Aunque Islandia solo cuenta con 100 jugadores profesionales, tiene más de 500 acreditados como entrenadores de futbol, de los cuales 185 poseen una licencia de la FIFA. Solo diez son mujeres.

En Islandia hay registrados 90 equipos de futbol, integrados en asociaciones o clubs deportivos de barrios o municipios.

Hoy, todos los clubes que juegan en las dos divisiones superiores e incluso la mayoría de los clubes fuera de estas dos divisiones tienen entrenadores calificados con niveles UEFA-A y / o UEFA-B que trabajan en todas las categorías juveniles.

La población de Islandia es de alrededor de 335 mil personas. De ellas, 35 mil juegan regularmente al futbol.

Hace 20 años, o más, las principales características del jugador islandés arquetípico eran la fuerza física y una actitud que lo dejaba todo en el campo. Para la Federación de Futbol de Islandia, esos elementos siguen presentes, pero mucho han ayudado las instalaciones y el entrenamiento de alto nivel que reciben los islandeses desde temprana edad.

En el pasado, rara vez vimos a una generación atravesar un gran número de jugadores con talento, uno como la generación que ahora juega un papel clave para el equipo nacional. Una gran parte de ellos tenía alrededor de 10 años cuando todo comenzó, hace 15 años". Federación de Futbol de Islandia.