ESTILO DE VIDA
19/06/2018 5:59 AM CDT | Actualizado 19/06/2018 9:19 AM CDT

Uno de los mejores chefs del mundo escoge a México para hacer conciencia sobre el cuidado de los océanos

México se convierte en el destino para reflexionar sobre el medio ambiente. No queremos quedarnos sin sus increíbles playas.

Azulik

La mitad del oxígeno que respiramos se produce gracias a nuestros océanos. También, estos conforman el hábitat de 700,000 especies y el 97% del área habitable sobre la superficie terrestre; son una fuente de vida, de empleo y de entretenimiento para billones de personas.

Y ¿qué hemos hecho nosotros por ellos?

La respuesta se reduce básicamente a destruirlos. Se estima, según Greenpeace, que aproximadamente 12 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos cada año como consecuencia de la basura que generamos. Este plástico va desde botellas, hasta bolsas, popotes y cualquier otra cosa que se te pueda ocurrir que termine en la basura.

Cada vez son más los animales que mueren a causa de la creciente contaminación de los océanos y también cada vez son más las especies que se están extinguiendo como consecuencia de esto. Incluso el plástico se está convirtiendo en parte de la cadena alimenticia de los peces, pues al abundar en su hábitat, lo confunden con alimento, lo ingieren y es muy posible que este plástico ya haya llegado hasta tu plato en múltiples ocasiones. Podríamos ser nosotros mismos los próximos en sufrir las consecuencias directas del poco cuidado que le damos a los océanos.

Muchas organizaciones están trabajando al respecto y están tratando de impulsar a la gente a ser conscientes del daño que le estamos haciendo al planeta. Pero no es suficiente con crear y crear campañas si la gente no hace cambios en su vida diaria para contribuir con un problema que se está saliendo de control.

Cada vez, con mayor frecuencia leemos en las noticias y en las redes sociales que algún animal marino fue encontrado muerto por haber ingerido kilos y kilos de plástico, o por haberse atorado entre las redes de basura que se han formado con los desechos desmedidos que se arrojan día con día al mar. A lo mejor mucha gente no hace caso porque creen que no les afecta directamente, pero la mala noticia para todos aquellos es que sí les está afectando. Cada vez se obtiene una pesca de peor calidad por el notable deceso de animales marinos, por la extinción de especies enteras, y por la modificación en la dieta de los animales que sí se logran pescar. Si ellos comen plástico, tú también estarás comiendo parte de éste cuando menos lo creas: preparado sobre tu mesa.

¿Qué vendrá después si no ponemos un alto a este problema?

No lo sabemos, estamos muy cerca de causar un daño irreversible y queda en nosotros estar obligados a enfrentar las duras consecuencias que eso podría traer. Las campañas de grandes organizaciones no son suficientes si las personas no se comprometen a realizar pequeños cambios en su vida diaria, que eventualmente causarán una gran diferencia.

Afortunadamente, hay personas que sí lo están haciendo y que a partir de su propia iniciativa están incentivando a otros a hacerlo también. Claro que es un trabajo colectivo y que se necesita de todos para darle la vuelta al deterioro del planeta, pero son las pequeñas acciones las que realmente pueden generar dicho cambio.

El reconocido chef neoyorquino, James Kent, ganador del premio Bocuse d'Or y exchef del restaurante número 1 en el mundo según la lista San Pellegrino y The World's 50 Best Restaurants, Eleven Madison Park, es una de las personas que están dispuestas a trabajar por el planeta y se unió al movimiento por los océanos para reflexionar sobre la importancia de estos. Además, eligió a Tulum como el lugar que atestiguará un magnífico encuentro en favor del medio ambiente.

Azulik

Azulik, un exclusivo hotel en Tulum, Quintana Roo, será el destino al que llegará Kent para brindar una cena en colaboración con Wine & Food Festival para invitar a las personas a unirse, al igual que él, a generar un cambio en el planeta. Este hotel, caracterizado por su ambiente completamente natural, fue construido al borde de la selva maya, en torno a los árboles y es iluminado prácticamente con luz de velas. Azulik se ha convertido en el destino principal en México para quienes quieren entrar de nuevo en contacto con la naturaleza y disfrutar de uno de los mares más bellos, el Caribe. Y ahora también será el escenario de este encuentro entre la alta gastronomía y la naturaleza, para reflexionar sobre la importante y urgente necesidad de hacer algo para revertir todo el daño que hemos causado.

Azulik

México, por sus increíbles playas –sin duda las más hermosas del mundo—fue elegido como el destino ideal para este encuentro. Estar al borde de uno de los paisajes más memorables que se pueden tener, como lo es Tulum y las playas del Caribe, es una fuerte forma de hacerte reflexionar sobre lo que pasará si no hacemos algo al respecto. Simplemente perderemos todo ese maravillosos paraíso natural que tanto aporta a la vida del ser humano, desde el trabajo hasta el placer.

Así que el próximo viernes 22 de junio, en el solsticio de verano, a manera de celebración del día más largo del año, una magnífica cena ofrecida por este reconocido chef, dará lugar a un momento de profunda reflexión sobre el futuro que queremos para nuestro planeta.