ENTRETENIMIENTO
17/06/2018 10:11 PM CDT | Actualizado 17/06/2018 11:17 PM CDT

Capítulo 9 de 'Luis Miguel la serie': Marcela y el psiquiátrico

En este nuevo capítulo, la depresión de Marcela nos hace entender un poco más sobre su vida.

Instagram.com

Sí, Lucero apareció en este capítulo 9 de Luis Miguel la serie, pero eso no fue lo importante, aquí lo único que resalta es Marcela, su depresión y su desaparición.

Micky contrató a una investigadora privada, Inés Ramos, para que le diga dónde está su madre. Antes de empezar la búsqueda, Ramos le advierte que cuando se trata de estos casos, puede salir información dolorosa. Pese al aviso, Luis Miguel le da luz verde, pero con una condición, que no hable con su papá porque "es un mitómano". La investigadora no le hace caso.

Y es así como inicia la búsqueda profesional por Marcela.

La investigadora viaja a Madrid para hablar con Luisito Rey, quien le confiesa que los últimos en ver a su esposa, con vida, fueron sus primos, no sin antes resaltar que desde que tuvo a Sergio, su tercer hijo, cambió mucho. Y eso, al menos como lo pintan, fue verdad.

Al parecer, Marcela no quería que Sergio saliera del hospital, así que cuando el médico lo da de alta, la mamá de tres niños sufre tanto que no puede amamantar a su hijo.

Estando en su casa, Marcela se frustra porque Sergio no deja de llorar y no quiere comer. La esposa de Tito, comienza a ayudarle y se percata que más allá de un mal momento, Marcela está frustrada, triste y en depresión. Tanto que un día dejó a Sergio al cuidado de Alejandro y ella se encerró en su cuarto.

Micky, adolescente, y Luisito Rey regresan a México y se percatan de lo mal que está Marcela. Luis le pide a su cuñada que la lleve a un médico para que la revise y la cuide.

"Claro, Luis, no te preocupes", le contesta con tono irónico.

Mientras tanto, una demacrada Marcela celebra el regreso de su hijo a la casa, pero el adolescente no sabe cómo comportarse ante una madre demacrada y sola.

"Entiende algo, Micky: nada de esto es tu culpa", le dice Marcela a su hijo. En ese momento, Luis escucha esta frase y no sabe qué hacer. Su esposa le pide que después de la filmación de la película, pasen unos días en familia, juntos, sin trabajo.

La esposa de Tito lleva a Marcela al médico. Ahí, la madre y esposa le confiesa que fue abandonada por sus padres, así que está acostumbrada a la soledad, pero cuando se casó con Luis Rey, y tuvo a sus dos hijos todo eso cambió. Pero ese sentimiento de abandono regresó cuando su esposo y primogénito comenzaron a trabajar, así que nunca se comportó con sus dos hijos como lo hace ahora con Sergio.

Para "ayudarla", el médico le da unos ansiolíticos, pero le advierte que no puede volver a darle de comer a Sergio.

El paradero de Marcela

Luis Miguel (grande) ya tiene dinero y todo gracias a que está grabando un nuevo disco, por el cual obtuvo un adelanto de 20 millones de dólares, justo lo que le debía a Hacienda y a su "tío" Jaime Camil. Entonces, Micky decide comprar una casa en Acapulco frente a los Camil porque, querido lector, su papá, Luisito Rey, vendió sin avisarle a su hijo, la casa de Tecamachalco.

A Jaime Camil (papá, no al actor) no le parece mucho la idea, pues eso significa que su hija Érika, o sea Issabela Camil, y él estarán más tiempo juntos.

Mientras tanto, Erika tiene novio, hijo de un expresidente, y Luismi una conquista: una actriz que salió en la telenovela Quinceañera (que al parecer es Adela Noriega porque así la presenta, aunque... ¿será real?), pero se nota que ambos estaban tratando de poner celoso al otro y funciona.

Pero eso no es lo importante, de hecho, podemos omitir esa parte. Aquí lo que realmente importa es la llamada que la agente le hace a Luis Miguel sobre su mamá.

Según la serie -porque recordemos que no todo lo que vemos es cien por ciento real-, Marcela está o estuvo internada en un psiquiátrico en Canarias, España, y para prueba una foto en la que sale su mamá recargada en una ventana. Sin duda, una escena que conmueve.

Seguro será en el 10 y 11 capítulo, que justo lleva el nombre de Marcela, que sabremos más.

El fracaso de Luis Rey en televisión española

Luisito la está forzando. No encuentra un talento igual al de Luis Miguel, hasta que...

Su asistente le platica de un amigo con el que estudió y canta muy bien. Luisito queda encantado con su voz, pero no su físico, pues es un joven con lentes y gordo.

Para remediar la situación Rey maquila un plan estilo Milli Vanilli: contratar a un joven apuesto y doblarle la voz con el chavo que sí tiene talento.

Lo hace, pero Bosco, el joven guapo, pero que no canta, se revela en televisión y en vivo, quedando en ridículo y avergonzando a Luisito, quien lo preparó para triunfar en el mundo del playback.

¿Sobre Lucerito?

Nada relevante, en serio.