NEGOCIOS
15/06/2018 8:54 AM CDT | Actualizado 15/06/2018 9:06 AM CDT

Trump lanza otro misil arancelario y China contraataca

El gobierno de Estados Unidos volvió a poner aranceles a las importaciones de productos chinos, pero Beijing está listo para contraatacar.

andriano_cz via Getty Images

El gobierno de Donald Trump lanzó otro misil arancelario a las importaciones de productos tecnológicos chinos, pero la administración de China ya anunció y prepara el contraataque.

Esta mañana, Donald Trump anunció que Estados Unidos implementará aranceles de 25% a importaciones chinas valoradas en 50 mil millones de dólares en productos relacionados a tecnología y propiedad intelectual.

Además del misilazo, Trump lanzó una amenaza. Dijo que fijaría más tasas de interés a otras importaciones chinas si el país asiático toma represalias.

La lista de aranceles incluye productos chinos del plan estratégico "Hecho en China 2025" para dominar las industrias de alta tecnología que "impulsarán el futuro crecimiento económico de China, pero que han perjudicado el crecimiento económico de Estados Unidos y muchos otros países".

China contraataca

Getty Images
Una guerra comercial se ve en el horizonte.

En respuesta a las medidas, China planea responder con aranceles de tamaño e intensidad similares en su contraataque a Estados Unidos, en momentos en que las dos mayores economías del mundo se perfilan a una disputa comercial.

"China no desea tener una guerra comercial pero el lado chino no tiene otra opción que oponerse fuertemente a esto, debido a la conducta miope de Estados Unidos que perjudicará a ambas partes", dijo el ministerio de comercio en su sitio web.

Los comentarios del Ministerio de Comercio chino se dieron a conocer minutos después de que el presidente Donald Trump anunciara que Estados Unidos podría 25% de arancel sobre bienes de China.

Los primeros misiles comerciales los lanzó EU en marzo con el anuncio de tarifas arancelarias a las importaciones de acero y aluminio. Luego China respondió con impuestos a importaciones de productos agrícolas estadounidenses. Tras los intercambios, los gobiernos de ambos países se habían sentado a dialogar y las aguas parecían tranquilas, hasta ahora...

Con información de Reuters.