ENTRETENIMIENTO
16/06/2018 5:48 AM CDT

¿Problemas en el paraíso alemán? Gundogan y Özil son abucheados por aficionados

Ambos futbolistas se enfrentan a la xenofobia pues ambos nacieron en Alemania, pero son de ascendencia turca. Además, Gundogan se metió en temas de política exterior y eso no le gustó a nadie.

Excélsior

Las críticas a dos jugadores por xenofobia y política exterior provocaron que la selección alemana partiera a su aventura mundialista en Rusia con algunas preocupaciones extradeportivas.

El debate sobre temas relacionados con la integración, el orgullo nacional y lo que significa representar al país dañó una iniciativa de la federación alemana para promover la inclusión y la tolerancia.

Ilkay Gundogan, volante de la selección, fue abucheado por aficionados alemanes el viernes de la semana pasada, durante un partido de fogueo ante Arabia Saudita.

Pese a los exhortos del seleccionador nacional Joachim LÖw para que el jugador recibiera aplausos al ingresar en la cancha, muchos aficionados lo increparon en el momento en que entró como sustituto y cada vez que tocó el balón durante el último cotejo amistoso de Alemania antes de la Copa del Mundo.

Thilo Schmuelgen / Reuters
Futbolistas de la selección alemana y la selección de Arabia Saudita.

Los silbidos y abucheos llegaron luego que Gundogan y su compañero de la selección Mesut Özil posaron para varias fotos con el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan en Londres, el mes pasado.

Ambos futbolistas, nacidos en Alemania, pero de ascendencia turca, obsequiaron a Erdoğan camisetas de sus clubes. Gundogan colocó un autógrafo en su casaca del Manchester City y dedicó el obsequio a "mi respetado presidente".

Erdoğan busca afianzarse en el poder durante unas elecciones previstas para este mes. Unos 1.4 millones de expatriados turcos tienen derecho a votar desde Alemania.

Beatrix von Storch, legisladora del partido ultraderechista alemán AfD, publicó en las redes sociales la pregunta de por qué Gundogan jugaba para la selección alemana si Erdoğan era su presidente.

Gundogan dijo que jamás fue su intención emitir una declaración con tintes políticos. Con motivo del partido ante Arabia Saudita, emitió un tuit en el que dijo: "El último encuentro antes de la Copa del Mundo... y todavía estoy orgulloso de jugar por este país".

Leonhard Foeger / Reuters
Gundogan se metió en problemas por sus declaraciones políticas

Özil permaneció en la banca ante los sauditas debido a una lesión de rodilla. Por lo tanto, no fue blanco de los abucheos.

Loew lamentó la reacción del público.

Esto me lástima, porque un equipo depende de que cada jugador reciba apoyo. Que haya silbidos hacia un jugador no ayuda a nadie.Low

No es la primera vez que Loew critica la conducta de los aficionados. Se disgustó tras un partido disputado en septiembre en Praga, como parte de las eliminatorias, cuando unos 200 fanáticos corearon consignas nazis y racistas.

Pero los silbidos a Gundogan no provienen esta vez solo de hooligans racistas.

La Federación pudo haber agravado la situación al amonestar públicamente a Gundogan y Özil. El presidente de la Federación Reinhard Grindel los criticó a ambos y exigió una explicación sobre las fotos con Erdoğan.

Aunque la Federación manifestó su orgullo por el hecho de que la selección tenga un plantel multicultural, surgieron cuestionamientos acerca de la lealtad de jugadores con raíces fuera de Alemania, como Sami Khedira, Antonio Ruedinger y Jerome Boateng.