MÉXICO
15/06/2018 6:30 PM CDT | Actualizado 15/06/2018 6:32 PM CDT

Los tres italianos desaparecidos en Jalisco fueron entregados a Don Ángel

La investigación corroboran que los tres italianos fueron entregados a la misma persona.

Procesión y por las calles de Nápoles, familiares y amigos pidiendo la liberación de Raffaele Russo, de 60 años, de su hijo Antonio, de 25 años, y su sobrino Vincenzo Cimmino, de 29, todos napolitanos y desaparecidos el 31 de enero en la región de Jalisco, en Mexico.
KONTROLAB via Getty Images
Procesión y por las calles de Nápoles, familiares y amigos pidiendo la liberación de Raffaele Russo, de 60 años, de su hijo Antonio, de 25 años, y su sobrino Vincenzo Cimmino, de 29, todos napolitanos y desaparecidos el 31 de enero en la región de Jalisco, en Mexico.

Don Ángel es el nombre del hombre al que habrían sido entregados los italianos Raffaele Russo, Antonio Russo y Vincenzo Cimmino la noche del miércoles 31 de enero en Jalisco. "A través de los oficios de la investigación y de los interrogatorios de las audiencias que se llevaron a cabo en México en febrero, un nombre quedó en evidencia y este nombre es de un tal Don Ángel", lo confirmó el abogado de los italianos desaparecidos, Claudio Falletti.

Grupo Imagen conoció en exclusiva el contenido de la carpeta de investigación 12320/2018 de la Fiscalía de Jalisco y se pudo corroborar también la descripción de Don Ángel: "un señor moreno, chaparro, fornido, de una edad aproximada de 45 a 50 años", de acuerdo con las declaraciones de uno de los policías imputados.

El policía narra cómo su comandante les dio la orden a las 19:00 horas de acudir a la calle Juárez cerca de una gasolinera que se encuentra a la entrada del pueblo. "Estando ahí, el comandante nos mandó a mi compañero y a mí que nos trasladáramos a la gasolinera y que investigáramos si se encontraba ahí un vehículo en color blanco, tipo camioneta cerrada, de modelo reciente, con dos personas a bordo de nacionalidad italiana", se lee en el expediente.

Twitter

Según el relato del policía, tardaron 10 minutos en localizar el vehículo hasta que lo vieron saliendo de la gasolinera y confirmaron a su comandante que se trataba de los italianos, recibieron una nueva orden: "escoltar a las personas arriba del vehículo y llevarlos a donde empieza la carretera Tecalitlán a Jilotlán, a la altura de un contenedor de basura que está a la salida de la carretera Jilotlán".

De acuerdo con el testimonio, salió la caravana dos policías al frente, el vehículo de los italianos y detrás de ellos, la camioneta del comandante y un policía más.

Al llegar al lugar, llegó un vehículo tipo camioneta cerrada, en color tinto, la cual la vi con un logotipo tipo pajarito, de los de la marca Mazda", explicó el oficial y aseguró que en ese momento escuchó a su comandante llamar a un señor por el nombre de Don Ángel.

El pasado 3 de marzo, el juez de Control y Juicio Oral, Damián Campos García, del Sexto Distrito Judicial con sede en Zapotlán, concluyó que tres de los cuatro policías arrestados podrían tener vinculación con la "desaparición forzada" sólo de Antonio Russo y Vincenzo Cimmino, pues el Ministerio Público consideró que no había elementos suficientes para vincularlos con la desaparición del primer italiano Raffaele Russo. Y en ese momento la línea de investigación apuntaba a que Antonio y Vincenzo habrían sido entregados a un civil por órdenes de un superior.

Pero no sólo habrían sido entregados Antonio y Vincenzo a Don Ángel, los testimonios presentes en la carpeta de la investigación corroboran que los tres italianos fueron entregados a la misma persona, presuntamente responsable de zona de grupos criminales que operan en el lugar.

Extrañamente la Fiscalía mexicana jamás ha conectado las desapariciones de las tres personas, es decir siempre ha separado la posición de Antonio Russo y Vincenzo Cimmino, de aquella de Raffaele Russo. En realidad, los imputados que han sido interrogados han declarado que los tres fueron entregados a la misma persona y que los tres se encuentran, se encontrarían en el mismo lugar", puntualizó el abogado Claudio Falletti.

Han pasado 135 días de aquel 31 de enero que marcó la vida de las familias Russo y Cimmino.

Los familiares de los desaparecidos denuncian desde Nápoles la falta de colaboración de parte de las autoridades mexicanas para esclarecer el caso, pues han pasado más de tres meses de la audiencia y no ha habido nuevos arrestos, ni han recibido información oficial sobre el avance de las investigaciones.

El primero de septiembre es la fecha límite para el cierre de la investigación.