INTERNACIONAL
15/06/2018 2:42 PM CDT | Actualizado 19/06/2018 10:28 AM CDT

2,000 niños separados de sus padres bajo la represión fronteriza de Trump

La administración de Trump está bajo un intenso escrutinio por su actual política de "tolerancia cero" hacia el cruce ilegal de fronteras.

La administración de Donald Trump separó a casi 2,000 niños inmigrantes de sus padres o tutores en la frontera en un lapso de seis semanas, dijo el viernes un funcionario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

La administración está bajo un intenso escrutinio sobre su represión actual en la frontera, que tiene como objetivo perseguir a la mayor cantidad de personas posible por entrada ilegal, incluso si eso significa separar a los niños de sus padres.

Desde el 19 de abril hasta el 31 de mayo, las autoridades fronterizas separaron a 1,995 niños de 1,940 adultos con quienes viajaban, dijo un oficial del DHS a la prensa, confirmando los números reportados por primera vez por The Associated Press.

El presidente Donald Trump ha afirmado que las separaciones familiares no son su culpa, a pesar de que están sucediendo debido a la nueva política de "tolerancia cero" de su propia administración hacia el cruce ilegal de fronteras. Bajo esa política, las familias detenidas después de cruzar la frontera sin autorización se separan para que los padres puedan ser encarcelados, en lugar de mantenerse juntos y ponerlos directamente en los procedimientos de inmigración.

John Moore/Getty Images
Los agentes de la Patrulla Fronteriza de EU llevan a un padre y un hijo originarios de Honduras a la custodia cerca de la frontera de EU-México el 12 de junio cerca de Mission, Texas.

El Departamento de Justicia (DOJ) sigue lejos de alcanzar el objetivo de enjuiciar universalmente todos los cruces fronterizos ilegales, aunque un funcionario del Departamento de Justicia dijo a los periodistas que el porcentaje de personas atrapadas ilegalmente y llevadas al tribunal federal se ha más que duplicado desde que el fiscal general Jeff Sessions anunció el cambio el mes pasado.

Pero independientemente de si los fiscales pueden tomar todos los casos, las autoridades insisten en que los miembros de la familia ya no estarán exentos de enfrentar cargos criminales, lo que significa que las separaciones familiares en la frontera continuarán.

Funcionarios de DHS y DOJ, que se negaron a comentar por su nombre en una llamada con periodistas, acusaron a los opositores de esta medida de tergiversar los hechos y de argumentar a favor de un tratamiento especial para los padres inmigrantes. Argumentaron que dividir a las familias para enjuiciar a los padres por el ingreso ilegal, que es un delito menor para infractores primerizos, no es diferente de encarcelar a alguien por otro tipo de delito que alejarlos de sus hijos.

"Quieren que los inmigrantes ilegales obtengan mejores derechos que los ciudadanos de los Estados Unidos", dijo un funcionario sobre las críticas.

No existe una ley que requiera que el gobierno separe a las familias en la frontera, aunque Trump ha afirmado en repetidas ocasiones falsamente que es el resultado de leyes aprobadas por los demócratas. Si bien la entrada ilegal es un delito, las administraciones anteriores han evitado en gran medida enjuiciar a los padres. Esto no significaba que evitaran las consecuencias, aún enfrentaban la deportación, pero impedía la separación familiar a gran escala.

Este texto se publicó originalmente en HuffPost.