POLÍTICA
12/06/2018 12:37 AM CDT | Actualizado 12/06/2018 4:54 PM CDT

Yucatán, la tierra del venado y del faisán, ahí donde debatirán los candidatos

La sede del tercer #DebateINE en gobernabilidad, seguridad y empleo.

Jonathan Jiménez.

El Mayab –«la tierra de los elegidos» según algunas leyendas mayas– será la sede del tercer debate presidencial. Para los yucatecos, pareciera que poco sabe el centro del país sobre la historia, vida y tradiciones de los de «acá».

Escuchar a los yucatecos decir «acá» en vez de «aquí», es muy común. Es una de las muchas variaciones en el lenguaje que tienen por la influencia de la lengua maya así como puede ser por la cercanía con Estados Unidos o Cuba. Otro ejemplo clarísimo, es que «acá» no cantan «Las Mañanitas» pues «acá», cantan «En un día feliz» que es como la música de «Happy Birthday» pero con otra letra.

Yucatán, según algunas historias, al llegar los españoles y preguntar a los indígenas dónde estaban, estos respondieron «Ma'anaatik ka t'ann» que en idioma maya yucateco significa "no entiendo tu hablar" o "no te comprendo" y es por ello que quedó el nombre. Hoy, el término «del Mayab» es usado en múltiples estrategias de mercadotecnia que hasta una universidad lo usa en su nombre.

Yucatán, es un estado que se encuentra en el sureste del país, colindante con Campeche por el suroeste, con Quintana Roo por el sureste y al norte con el Golfo de México. Cabe señalar que, por la posición geográfica de las playas de Yucatán, la salida y puesta del sol, son por la playa por lo que muchos yucatecos disfrutan de estas grandiosas vistas pues, por ejemplo, Progreso se encuentra a sólo 25 minutos de la parte norte de la Ciudad de Mérida. Además, algo muy representativo es que gracias a las tormentas que se forman en el occidente de África, el polvo del Sahara viaja 7 mil 500 km en el aire para hacer que los amaneceres y atardeceres tengan tonalidades rojizas y anaranjadas.

Jonathan Jiménez.
Playón de Chuburná Puerto, a sólo 45 minutos de la parte norte de Mérida.

Recientemente, la entidad ha sonado en el centro y norte del país por sus altos indicadores de seguridad, de evaluación de gobiernos y demás. Ejemplo de ello, es la plataforma #DataCoparmex, la cual le permite a los empresarios evaluar el desempeño de los gobernantes. Como resultado, el promedio nacional fue de 31.8% de aprobación mientras que el estado de Yucatán, para el gobernador Rolando Zapata Bello –por parte del PRI–, obtuvo 71.3% de aprobación. En su contraparte, Nuevo León tiene 13.8% y Chiapas 4.4%. Dicha plataforma contempla 10 variables pero, muchos explican con la baja inseguridad que viven los yucatecos lo que hace que un ambiente propicio a la inversión ponga al actual gobernador tan bien evaluado.

De acuerdo con el reporte de cierre de 2017 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Yucatán tuvo una tasa de homicidios de 2.1 por cada 100 mil habitantes –10 veces inferior al promedio nacional– y de 3.22 con respecto al robo de vehículo –30 veces debajo del promedio nacional–. Esto ha propiciado el aumento en los niveles de migración hacia el estado y en particular a la Zona Metropolitana de Mérida en busca de seguridad, tranquilidad y calidad de vida. Sin embargo, esto no ha sido del agrado de los yucatecos –como muchos otros fenómenos migratorios–. De hecho a los foráneos se les denomina «huach», esta palabra es utilizada para referirse generalmente a las personas que vienen de fuera.

Adicionalmente, el estado cuenta con una gran inversión en infraestructura carretera. Por mencionar un ejemplo, la carretera que va desde Chichén Itzá hacia Cancún, es de cuota y todas las demás son libres y en su mayoría, se mantienen en buen estado.

Jonathan Jiménez.

Jonathan Jiménez.

Mérida, en particular donde será el debate, es muy cálido. No sólo por el sol que eleva las temperaturas por encima de los 30 grados, también por la humedad que eleva la sensación térmica. Tan solo, el pasado 30 de mayo se registró una temperatura máxima de 39.1 grados y una sensación térmica de 53, siendo sofocante salir a dar un paseo en la calle a pie. Por ello, la tradición de dormir en hamaca –indistintamente el nivel socioeconómico– o de usar ropa de lino (como la clásica guayabera) para acudir a eventos o en el día a día –la guayabera es una prenda mucho más fresca que una camisa/playera regular de algodón–.

Cabe señalar que, la protección al medio ambiente es un tema relevante en la península. La deforestación es uno de los problemas y debe preocupar el desarrollo económico sostenible y sustentable. En el siguiente mapa, se podrá observar todos los cambios por la deforestación de 2001-2016 que ha sufrido la península de Yucatán para el desarrollo regional. Será interesante saber, qué ofrecen los candidatos en este rubro.

ProNatura.
ProNatura.

Por otra parte, Yucatán es una zona de contrastes económicos por diversas razones. De acuerdo con cifras de la Secretaría de Fomento Económico de Yucatán, el estado ocupa el segundo lugar nacional en tasa de desocupación (1.7%). Las microempresas representan cerca del 96% de las unidades económicas registradas en 2013 y, de acuerdo con muchas opiniones expresadas por los yucatecos, hay necesidades de inversión y de diversificación de actividades económicas. Como proyecto especial, hoy se cuenta con la primer Zona Económica Especial de Progreso y está dedicada a servicios de tecnologías de la información –a pesar de contar con un puerto de altura a 10 minutos–.

Jonathan Jiménez.

Es un estado de grandes espacios turísticos por su gran variedad de sitios arqueológicos y de espacios naturales únicos en el país. Tiene playas con colores similares a los de las costas de Quintana Roo –Cancunito o el Cuyo–, tiene lagunas de colores inimaginables –Las Coloradas o la Laguna Rosada de Telchac–, tiene más de 2 mil cenotes y grutas, según la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente. Esto, es algo que los candidatos deberán preservar pues no solo forman parte de la riqueza del estado, también de la identidad nacional.

Jonathan Jiménez.
Playa Pública de Cancunito; Carretera Río Lagartos - Las Coloradas.

Jonathan Jiménez.
Las coloradas son charcas rosas donde se cosecha sal.

Jonathan Jiménez.
Cenote Nah Yah, en el municipio de Tecóh, es semiabierto, pues tiene entrada de luz y espacios de caverna.

Sin embargo, el atractivo más grande es su gente, que tiene grandes historias que contar. Serapio, por ejemplo, es guía de turistas en Las Coloradas. Es proveniente de Quintana Roo aunque sus padres nacieron en Valladolid, Yucatán al igual que su esposa. Hace cuatro años llegó a vivir a la localidad de Las Coloradas y empezó trabajando como pescador pero, la venta no le alcanzó para cubrir sus gastos y por ello empezó como guía de turistas. Gracias a una cooperativa, se logró llegar a un acuerdo con la empresa salinera con el fin de evitar la contaminación o maltrato de las lagunas a cambio de que los miembros de la cooperativa puedan hacer de guías turísticos.

Jonathan Jiménez.

Él no sabía si quiera que el debate se llevará a cabo en Mérida, Yucatán. Una de sus preocupaciones es que "se están olvidando de sus raíces" y cuenta que la lengua maya se está perdiendo. Sus tres hijos y próximamente cuatro, no reciben educación o libros en maya y es él quien se encarga de enseñarles. Al preguntarle por qué, responde que la gente se burla de quienes hablan una lengua indígena. Cuenta que "hay veces que cuando escuchan hablar a alguien en maya, la gente se burla y le dice «mayita» y es por la vergüenza o en algunos casos discriminación, por lo que la gente olvida quiénes son".

Cabe señalar que, según el censo 2010 del INEGI, cerca del 28% de la población del estado hablaba una lengua indígena y posiciona al estado como la tercera entidad federativa con mayor proporción de habitantes que hablan alguna lengua indígena. Algo, que seguramente deberán contestar los candidatos, es qué lugar ocupa la población indígena en su cosmovisión de gobierno y de desarrollo económico.

Yucatán, es un estado muy representativo del país, pues la gran Chichen Itzá, octava maravilla del mundo, se ubica a escasos minutos de la capital del estado, regalándoles su esplendor a locales y turistas.

Sin embargo, para entender a los yucatecos es necesario visitar Yucatán. Poco es lo que se sabe sobre sus arraigadas costumbres y tradiciones e incluso de su forma de hablar, ya que comparte pocas similitudes con otros estados y no se sienten del todo parte de la Federación. Es, sin duda, un reto para los candidatos atender las necesidades urgentes de seguridad en el país, de desarrollo económico sustentable, de promoción del turismo, de protección del medio ambiente y mitigación de efectos del cambio climático así como protección de los derechos indígenas y la preservación de sus raíces.