POLÍTICA
12/06/2018 4:37 PM CDT | Actualizado 12/06/2018 4:50 PM CDT

Quién era Felipe Carrillo Puerto, presente en el tercer #DebateINE, y por qué hace falta gente como él

El tercer debate presidencial se lleva en un auditorio que lleva su nombre en el Gran Museo del Mundo Maya, acá te contamos por qué la historia le debe mucho.

Jonathan Jiménez.

Por: Ernesto Novelo Manrique y Jonathan Jiménez.

«Suku'un», que en lengua maya significa hermano, era el epíteto con el que muchos se referían cariñosamente a Felipe Carrillo Puerto, nombre que en la actualidad ha sido utilizado para bautizar parques, colonias, calles y edificios a lo largo del estado de Yucatán, así como la sala en donde se llevará a cabo el tercer debate presidencial. Pero, quién fue este personaje, qué tanto sabe la ciudadanía acerca de él y cuál es su legado.

Felipe, hermano de la prominente feminista yucateca Elvia Carrillo Puerto, nació el 8 de noviembre de 1874 en Motul, donde durante el auge henequenero fuera el corazón de la zona de dicha actividad.

Jonathan Jiménez.

Segundo de 14 hijos de un abarrotero mestizo. Creció dominando la lengua maya así como el español. Desde muy joven, aprendió a trabajar la tierra gracias a una parcela que le regaló su padre por haber concluido con éxito la primaria.

Su tendencia a la lucha social, que marcaría el resto de su vida, fue evidente desde temprana edad (entre sus lecturas juveniles se encontraron obras de Proudhon, Kropotkin, Reclus y el primer capítulo de El Capital de Carlos Marx). Con tan sólo 18 años, promueve e incita a un grupo de campesinos mayas a derribar una albarrada (cerca) con la que unos hacendados impedían que accedieran a su poblado y a sus milpas, acción por la cual cae preso.

En los años posteriores Felipe desarrolló diversas actividades como vaquero, leñador, conductor de ferrocarriles y eventualmente periodista tras vincularse con Delio Moreno Cantón, director de La revista de Mérida, de la cual se hace corresponsal de Motul. En 1907 funda el periódico El heraldo de Motul, bisemanario que utilizó para denunciar los abusos de los hacendados a sus trabajadores.

En 1909 apoyó la candidatura a la gubernatura del estado de quien lo iniciara en el periodismo, Delio Moreno Cantón, en la contienda contra Enrique Muñoz Aristegui, apoyado por Olegario Molina (uno de los principales miembros de la denominada Casta divina). Debido a un enfrentamiento por motivos políticos, Felipe mata a Nestór Arjona en defensa propia, acción por la cual es encarcelado de octubre de 1911 a marzo de 1913, tiempo que aprovechó para traducir al maya la Constitución de 1857.

Jonathan Jiménez.
Este es el interior de la expenitenciaría Juárez, donde estuvo encerrado Felipe Carrillo Puerto. Hoy, es parte de la Secretaría de Administración y Finanzas conservada en excelente estado.

A su salida de prisión en 1913, Felipe se comunica con el general Emiliano Zapata por medio de una carta. Después de la respuesta, Carrillo Puerto marcha a Morelos, donde en 1914 se entrevista con Zapata y se une a sus filas. Alcanzó el grado de coronel de caballería y formó parte de la tercera comisión agraria del distrito de Cuautla.

De 1915 a 1918 forma parte de la Comisión agraria de Yucatán donde desarrolla gran activismo en el Partido Socialista. Para esos años el auge henequenero, que su redituabilidad dependía del mercado externo y la explotación, llegaba a su fin. Ingresaron al mercado nuevos productores de fibra. Y los efectos de la Revolución obligaron a los hacendados a liberar su fuerza de trabajo, lo cual encareció el costo de la mano de obra.

En 1917, Carillo Puerto fue elegido presidente del Partido Socialista Obrero (fundado en 1916, que después pasó a ser el Partido Socialista de Yucatán y después el Partido Socialista del Sureste). Como dirigente del partido estableció los «jueves agrarios» y los «lunes rojos». En noviembre del mismo año fue electo diputado local y presidente de la legislatura correspondiente. Promulgó el nuevo Código de Trabajo del Estado de Yucatán.

En agosto de 1921, en Izamal, se llevó a cabo el segundo congreso del Partido Socialista de Yucatán, en donde se aprobó cambiar el nombre a Partido Socialista del Sureste y de postular a Carrillo Puerto como candidato a la gubernatura del estado para el período 1922-1926.

Jonathan Jiménez.
El municipio de Izamal es conocido por su característico color amarillo pintado en todo el centro de la cabecera municipal.

Carrillo Puerto gana las elecciones con 62 mil 801 votos contra 2 mil 818, del candidato del Partido Liberal Yucateco (PLY).

Compañeros: para todos los trabajadores debe ser este un día de alegría, de contento, porque hoy se realiza uno de los grandes sueños del Partido Socialista del Sureste; porque aquí estamos reunidos todos los socialistas de verdad para venir a celebrar el triunfo de nuestra causa [...] por eso compañeros, desde hoy debemos decir y hacer ver a esos señores que nosotros sí podemos hacer algo por ustedes y decirles también que sin los trabajadores no existiría esa catedral, ni ese palacio; sin los trabajadores no habría este parque, donde todos vienen a recrearse y a respirar el perfume de las flores, sin los trabajadores no existirían los ferrocarriles, los automóviles, los coches; nada de lo que es útil al hombre existiría sin los trabajadores [...] La tierra es de ustedes (y) ustedes la van a recuperar [...] Y siendo de ustedes la tierra, y siendo ustedes quienes la trabajan, lo natural es que las cosechas también les pertenezcan. —Discurso pronunciado por Carrillo Puerto desde los balcones del palacio de gobierno, originalmente en idioma maya, siendo el primer gobernador en hacerlo, durante la toma de posesión el 1 de febrero de 1922.

Carrillo Puerto empezó a llevar a cabo acciones como la repartición agraria, la educación racionalista y la libertad a los trabajadores mayas de las haciendas. En marzo de 1922, se integraron las facultades de medicina, jurisprudencia e ingeniería, el instituto literario, la escuela normal mixta y bellas artes, formando la Universidad Nacional del Sureste. Durante su gobierno las profesoras Rosa Torres y Genoveva Pérez fueron las primeras mujeres en la historia de México que ocuparon puestos de elección popular. Se gestionaron también leyes de previsión social y del trabajo.

Las acciones emprendidas durante el gobierno de Carrillo Puerto dañaron aún más los intereses económicos y políticos de los hombres de poder en Yucatán. El 28 de noviembre de 1923 se decretó la Ley de Incautación y Expropiación de Haciendas Abandonadas, que autorizaba la expropiación de los henequenales que no estuvieran siendo cultivados.

La oportunidad de los hacendados para deshacerse de un gobierno que atentaba contra sus intereses, la encuentran tras el golpe de estado de quien había sido presidente provisional Adolfo de la Huerta. Mérida cae en manos de los "delahuertistas" y es obligado a escapar del estado. El 21 de diciembre de 1923 fue aprehendido en Holbox, Quintana Roo, y lo trasladaron a la penitenciaría de Mérida.

Jonathan Jiménez.
Este es el exterior de la expenitenciaria Juárez, donde estuvo encerrado Felipe Carrillo Puerto. En frente, está el parque de la paz y el Zoológico Centenario.

Jonathan Jiménez.
La celda 43 era en la que se encontraba preso Suku'un Felipe antes de ser fusilado. Fue fusilado en el panteón civil el 3 de enero de 1924 junto con 12 colaboradores, entre ellos tres de sus hermanos.

Jonathan Jiménez.
Dentro del cementerio general de Mérida, se encuentra el hemiciclo dedicado a Felipe Carrillo Puerto, así como su tumba.

El eco de la obra de Felipe Carrillo Puerto ha quedado impregnado incluso en los murales de Diego Rivera y José Clemente Orozco. Personaje clave para el entendimiento de la historia yucateca, una vida llena de matices, que va más allá de su actividad política, pues permeó incluso en la trova yucateca, ya que encargó a Luis Rosado Vega escribir y a Ricardo Palmerín musicalizar una de las más famosas obras de este movimiento: «Peregrina». Dedicada a la periodista estadounidense Alma Reed con quien mantuvo un intenso romance.

Jonathan Jiménez.
En el cementerio general es posible apreciar grandes mausoleos de un lado de la calle.

Que se sigan nombrando auditorios en su honor, pero que cada vez que se lea, sobre todo en estas épocas electorales, nos traiga a la mente la constante lucha por la equidad social, el amor por lo nuestro, por nuestra cultura, por el rescate de nuestras lenguas originarias que hoy, muchos ven amenazadas; que cada vez que se pronuncie su nombre, en nuestras cabezas se dibuje la palabra «Libertad».

Jonathan Jiménez.
Las esculturas que acompañan a los seres queridos de las personas enterradas en el cementerio general.

Fuentes:

Redescubriendo a Felipe Carrillo Puerto ¿Apóstol de los mayas, ideólogo del socialismo yucateco, intelectual no reconocido?de Elda de Jesús Moreno Acevedo,

Zapatismo con vista al mar: El socialismo maya de Yucatánpor Armando Bartra