POLÍTICA
07/06/2018 8:36 PM CDT | Actualizado 07/06/2018 9:07 PM CDT

Las ocurrencias del Bronco lo hacen salir airoso, entre selfies y porras, de #SinMiedoalaIbero

En la Ibero, Jaime Rodríguez, el Bronco, hizo chistes, habló de la muerte de su hijo y repitió que su esposa le sale más cara que su caballo.

Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, durante el debate en la Universidad iberoamericana. #SinMiedoalaIbero
TWITTER: @IBERO_mx
Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, durante el debate en la Universidad iberoamericana. #SinMiedoalaIbero

No era el clima de hace seis años, tampoco el candidato ni el partido. Este 7 de junio, los estudiantes de la Universidad Iberoamericana no obligaron al invitado a esconderse en los baños, ni formarán un movimiento. Con la visita del único candidato independiente a la presidencia de México hubo más risas, aplausos y porras, que cuestionamientos. Con el particular estilo que ha construido en campaña –franco, abierto, hablando sin tapujos–, Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, sorteó fácilmente el que parecía un día difícil bajo el hashtag #SinMiedoalaIbero.

A su llegada media hora antes del debate, el Bronco fue bien recibido por los estudiantes que se encontraban formados para ingresar al auditorio. Mientras el candidato que propone cortar las manos a los corruptos caminaba e intercambiaba saludos, se escuchaba la canción de Queen, Somebody To Love.

Formada para ingresar al auditorio "José Sánchez Villaseñor", una estudiante de la universidad reconoce que no se ha informado y que no conoce las propuestas de Rodríguez Calderón porque simple y sencillamente no piensa votar por él. Alejandro Ramírez esperaba otra cosa. Este estudiante confiesa que está ahí porque espera que el Bronco "dé propuestas, que no se quede en chistecitos como cortar la mano, que la comunidad participe y que nos quede claro lo que busca de una propuesta de presidencia".

Finalmente, Jaime Rodríguez Calderón hace su entrada al lugar, lo rodean los camarógrafos, y mientras camina se escuchan algunos aplausos, unos gritos de "Venga, Bronco", y una mujer joven sostiene una pancarta que dice "AQUÍ LA RAZA X BRONQUI" y que tiene un dibujo de una mano haciendo la señal de paz, con un charco de sangre. Una pancarta que parecía de apoyo al candidato, pero que al final no lo fue.

TWITTER: @IBERO_mx

Consciente del público que tenía enfrente, formado por estudiantes de preparatoria y universidad, el Bronco dijo que nunca pensó estar ahí, en una universidad extraordinaria. Pidió que no le preguntaran de sus libros favoritos (lo que arrancó risas) y mencionó que es un adicto a la tecnología. "Mi Facebook Bronco Investigation (FBI) está funcionando y despertando a las nuevas generaciones", dijo, provocando alboroto del auditorio. En este escenario joven, el candidato que aspira a la presidencia de México, el que cree que las encuestas son paleras porque lo ubican en último lugar, dijo que no está en la carrera para obtener votos, sino para despertar conciencias. "Sean atrevidos, vayan más allá. Rompan la comodidad; es mucho más emocionante el atrevimiento", dijo El Bronco.

Ser candidato me permite hablar con una sociedad que quiere cambiar pero no se atreve. -Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.

Jaime Rodríguez Calderón repitió una vez más el suceso de su vida que supuestamente lo hizo despertar. Como Jesucristo tras pasar 40 días en el desierto, el Bronco dijo en la Ibero que tras la muerte de su hijo Jaime Licencio Rodríguez Gutiérrez en 2009 –presuntamente asesinado por la delincuencia organizada, pese a que cuando sucedió oficialmente se habló de un accidente–, él se encerró por días, "limpió sus demonios" y le prometió que sería gobernador de Nuevo León. Lo logró en 2015 e hizo historia al convertirse en el primer gobernador independiente, pese a un pasado de 33 años en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). "Cuando los Tigres son campeones le hago fiesta y le llevo (a su tumba) un six de Tecate roja, que era la cerveza que él tomaba".

También habló del presunto secuestro de su hija Victoria cuando tenía dos años, un caso sobre el que ha dado versiones distintas, hasta en eso bromea. Dijo que le quería poner "Blindada Rodríguez", pero que su esposa no lo dejó. El exdiputado y expresidente municipal de García (2009-2012) habló de cómo enfrentó al crimen organizado –de los 2 mil 800 disparos que presume recibieron él y sus escoltas–, y se quejó de los partidos políticos, de la burocracia y de los medios de comunicación.

TWITTER: @IBERO_mx
Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en la Universidad iberoamericana. #SinMiedoalaIbero

Durante su ponencia, el candidato presidencial dijo que "la gente de Chiapas está esperando el asistencialismo", y criticó la falta de productividad del estado del sureste del país en comparación con Nuevo León.

"No ha podido salir adelante por la falta de visión que hoy tiene que darse al sureste del país", dijo el candidato, pese al reciente informe del Colegio de México Desigualdades en México 2018, que señala que las desigualdades están dadas desde el lugar en el que nacemos y que se van cruzando con otras nuevas a lo largo de la vida de las personas, principalmente para la población indígena y las mujeres.

Cuestionamientos

Todo eso hasta que tocó el turno de las preguntas. A través de un video, el estudiante de la Ibero Tijuana, invitó al aspirante a no mochar manos, sino a proteger a la comunidad LGBTI, a las personas con una discapacidad y en situación de pobreza. El candidato respondió que sí mochará las manos porque "es una actitud para tranquilizar a México", que cree en el respeto de todos, en la diversidad y que cada quien se case con quien quiera. Sobre el Nuevo Sistema de Justicia Penal, el Bronco dijo que ha causado muchos problemas, pero que hay que invertir en capacitación y darle un tiempo.

De pie, en medio del pasillo que dirigía al estrado, uno de los estudiantes lo cuestionó por querer gobernar al país "cuando abandonó a la gente de Nuevo León". Hasta de esta pregunta se libró, argumentando que había una persona en el cargo, que él habló con la gente y que les dijo "no sean egoístas, ayúdenme a despertar a México". Prometió que en caso de no ganar la presidencia el primero de julio, regresará a su cargo.

En uno de los pocos momentos tensos del encuentro, la estudiante Carolina Grimaldo cuestionó a Jaime Rodríguez por las irregularidades que hubo en las firmas para obtener su candidatura independiente. Él criticó la aplicación del Instituto Nacional Electoral (INE) para recolectar firmas, dijo que desconocía cuántas firmas había juntado. La joven estudiante no se conformó con una salida fácil y siguió cuestionando al candidato sobre las credenciales vencidas y de personas muertas. "Yo ya le demostré al INE que es un mentiroso y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación me dio la razón...si tú le creíste, ya es tu problema", respondió, provocando aplausos y gritos del público, compañeros de escuela de Carolina, mientras ella regresó a su lugar, molesta.

El estudiante José Francisco García también le preguntó que si en caso de ser culpable estaría dispuesto a cortarse las manos, a lo que contestó: "Si soy culpable, me las mocho; no tengo miedo porque sé que tengo la razón".

La moderadora Galía García Palafox cuestionó al Bronco y su imagen de "macho" por frases como: "Mi caballo sale más barato que mi vieja", "podemos ayudarles a las madres que eviten la cesárea y así la mamá sea más mamá", "a una niña gorda (embarazada) nadie la quiere", "creo en el matrimonio, no en otras sonseras, el matrimonio es hombre mujer". Jaime Rodríguez Calderón no solo volvió a decir que era verdad que su caballo salía más barato que su vieja, sino que argumentó que ella lo reconocía. Acusó a los periodistas de no haber dado la versión completa de las declaraciones y dijo que está a favor del matrimonio en general, no solo entre hombre y mujer. Sobre el aborto, el Bronco dijo que defendía el derechos de las mujeres a decidir, aunque no se comprometió a impulsar políticas públicas sobre el tema en caso de llegar a la presidencia.

Al final del debate, Carolina dijo al HuffPost que sabía que respondería así, pero que le pareció una pregunta necesaria porque intuía la ruta que seguiría el Bronco. "Primero negarlo, luego que las encuestas, que el INE, que el Tribunal, para mí es obvio, pero (quería) que quedara en evidencia que esta es la forma en la que él piensa". Carolina Grimaldo esperaba esa respuesta, porque "si admite que su candidatura es una excusa para mantenerse en el sistema político o para ganar dinero, que por ahí ya desaparecieron 14 millones de pesos, entonces no podría hacerlo".

Carolina dice que desde el movimiento Yo Soy 132 a su universidad "le falta crítica real; es muy superficial en su crítica y no entiende el aparato político mexicano". Mientras responde, Jaime Rodríguez Calderón se retira del auditorio, se toman selfies con él y lo despiden con gritos de "Bronco, Bronco, Bronco". Él avanza, decenas de estudiantes lo rodean y otros lo ven desde los barandales de los segundos pisos del edificio. A unos metros de donde se detiene Rodríguez Calderón para ser entrevistado por la prensa, la joven estudiante que portaba la pancarta con la leyenda "AQUÍ LA RAZA X BRONQUI" dice agitada que no le va al Bronco ni a ningún partido. "Pura ironía", dice, y pese a mostrar resistencia al principio, voltea la pancarta y muestra el letrero del otro lado de la pancarta: "ES CHISTE. NO REAL. 100% FAKE".

JOSÉ BELTRÁN
Pancarta de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, a su salida de la Universidad Iberoamericana.