MÉXICO
07/06/2018 6:00 AM CDT | Actualizado 07/06/2018 7:31 PM CDT

La red de empresas que vendió al IMSS equipo médico también falsificó documentos y usurpó identidad

La segunda entrega de una investigación de 'Animal Político' reveló que la red de empresas favorecidas por el IMSS falsificó marcas y registros sanitarios.

Una red de empresas —con vínculos familiares— no solo fue beneficiada con contratos por funcionarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sino que además falsificó registros sanitarios para seguir vendiendo equipo y utilizó el nombre y los documentos oficiales de una empresa para participar en licitaciones, sin autorización de la dueña, revela la segunda entrega de un reportaje de Animal Político.

"María Isabel Camacho Ruiz, cabeza de la red, utilizó a dos empresas: International Equipment JCB —de la que es apoderada según el acta ante Registro Público— e Innovación MEC, compañía constituida por Miriam Escalona, exabogada de Camacho Ruiz, para vender equipos al IMSS que no tenían registro sanitario ni eran de la marca que informaron en su oferta", indica el reportaje.

Camacho Ruiz usó a la empresa Innovación MEC para vender equipo de alta especialización médica, como unidades de monitoreo de signos vitales, equipo de diagnóstico cardíaco y de rayos X, mobiliario hospitalario como camillas y camas especiales, entre otros.

Sin embargo, esto ocurrió sin el conocimiento y autorización de la propietaria legal de la empresa —Miriam Escalona y su sobrino Guillermo Escalona—, con quien María isabel Camacho había trabajado meses antes. Para lograrlo, Camacho Ruiz tuvo que falsificar firmas y usurpar su identidad ante el IMSS, la Secretaría de la Defensa (Sedena) y en trámites bancarios.

Este reportaje llega un día después de que el IMSS negara que sus funcionarios favorecieron con contratos a dicha de empresas. "En esta administración los procesos de compra se han consolidado en transparencia y libre competencia para los proveedores", indicó el instituto.

La falsificación de registros sanitarios, firmas y usurpación de identidad

A través de su red de empresas, María Isabel Camacho logró venderle al IMSS equipo de rayos X que carecía de permisos sanitarios, por 16.7 millones de pesos.

En la licitación T294-2015, que se realizó en diciembre de 2015, la empresa Innovación MEC participó en un concurso cerrado para venderle al hospital general de Zona 68, de la delegación regional Oriente del Estado de México, una "Unidad Radiológica y Fluoroscópica Transportable Tipo Arco en C".

En el proceso de licitación, la compañía presentó un registro sanitario folio 0359E2014. En el documento, del que Animal Político asegura tener una copia, se lee que dicho registro fue otorgado por la Cofepris a la empresa Dacega, y permitía comercializar un "Sistema de Imagen de Rayos X Advanced TRX".

Cuartoscuro

Sin embargo, en los archivos de Cofepris lo que se observa es que ese registro se otorgó, en realidad, a la empresa Karl Storz Endoscopía México para la venta de Fibroscopios - Gastroenterológicos.

Cofepris

Cofepris confirmó a Animal Político que el registro sanitario no se le otorgó a ninguna de las empresas de la red. Este último dato también fue confirmado por el IMSS.

Pero este caso no fue el único, solo que en esta ocasión fueron descubiertos. En 2016, en una compra conjunta entre el IMSS y la Sedena marcada con el folio E11-2016, una revisión concluyó que en las propuestas de equipo había un uso ilegal de los registros sanitarios, por lo que fueron rechazados de la competencia para vender a ambas dependencia varias Centrales de Monitoreo hospitalario y una Unidad de Anestesia básica.

Acerca de la usurpación de identidad, Escalona Correa se enteró dos años y medio después de que Isabel Camacho utilizó su nombre para ganar 47 licitaciones, y comenzó una batalla legal para deslindarse de esas acciones.

Escalona proporcionó a Animal Político los documentos que prueban que esta red utilizó el domicilio de su empresa para otras en las licitaciones; registró como empleados suyos a miembros de la red, incluido un exfuncionario del IMSS y su madre; falsificó su firma en facturas y realizó movimientos hacendarios de manera virtual.

En entrevista con Animal Político, la contadora Isabel Camacho, su abogado Jorge Federico Solórzano y su socio, el exfuncionario Javier Israel Fernández negaron las acusaciones y aseguraron que se trata de un intento de extorsión por parte de Escalona.

Finalmente, el sitio de noticias solicitó al IMSS su postura respecto a los contratos firmados con una empresa cuya propiedad nunca confirmó, lo único que dijo la institución es que no había ninguna investigación al respecto.

Lee el reportaje completo en Animal Político.